Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Entrevistas
Juanpa Frutos: "El Barça tendría 2 ó 3 ligas menos sin su saldo arbitral"

Juanpa Frutos: "El Barça tendría 2 ó 3 ligas menos sin su saldo arbitral"

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon23 junio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Las redes sociales profundizan allí donde los medios, anclados en el sistema, no se atreven ni a asomarse. Nos encontramos en una cafetería madrileña con Juanpa Frutos (@juanpfrutos), tuitero madridista que, junto a @Maketolari, lleva años destapando las anomalías estadísticas que afligen al Real Madrid en las competiciones nacionales. Juanpa aparece presto y dispuesto con su ordenador y numerosas hojas de Excel que evidencian el diferente trato arbitral recibido por el Real Madrid con respecto al Barcelona. A nuestro juicio, es indiscutible que las frías cifras y realidades que exponen deberían al menos suscitar un hondo debate. 

Eres muy conocido en Twitter Real Madrid, junto con Maketo Lari, porque gracias a vosotros los madridistas tenemos conocimiento del saldo arbitral que tiene el Real Madrid en relación a otros equipos. ¿Nos puedes hacer un resumen de los datos más significativos, tarjetas rojas, penaltis, sobre todo en comparación con el Barcelona, que es el rival que con el que competimos por todos los títulos?

Todo esto viene por Maketo Lari @maketolari, que es el que hizo la primera comparativa en tarjetas rojas entre Real Madrid y Barcelona, y de ahí ya salió un dato asombroso. Lógicamente a partir de ahí muchos culés, muchos atléticos, lo que quieren demostrar es que esa diferencia se debe exclusivamente al estilo de juego etc... Entonces, para tratar de demostrar que eso no era así, a mí lo que se me ocurrió es completar esos datos con otros equipos de la Liga española y añadí al Atlético de Madrid, el Sevilla, el Athletic Club de Bilbao, el Espanyol y el Valencia, que son equipos, todos ellos, que han estado durante todos estos años en Primera División.

Y además equipos con estilos diferentes de juego.

Exacto. Es ahí donde se ve que hay una diferencia en cuanto al saldo arbitral que es difícilmente explicable bajo ningún punto de vista que no sea el estrictamente arbitral. Ni el estilo, ni los jugadores, ni los entrenadores, ni nada, salvo que está ocurriendo una cosa muy rara con los colegiados, y esa cosa muy rara se complementa con las declaraciones célebres de Alfons Godall, que fue vicepresidente económico del Barcelona de Laporta y número dos de la Junta Directiva.

Ahora iremos con Godall, pero haznos un resumen de esa comparativa de equipos. Por ejemplo en el saldo de tarjetas rojas.

Nuestros números son para competición nacional. El saldo de tarjetas rojas en Liga, desde la temporada 2004- 2005, que es cuando comenzamos a analizar, es que el Barcelona está con un saldo favorable de +53 mientras que el Real Madrid está en -1.

Si lo entendemos correctamente, a lo largo de los últimos 15 años, el Barcelona ha jugado contra todos los equipos de la Liga, y en esos partidos han expulsado a rivales suyos en una cuantía que es 52 veces superior al número de jugadores del Barça expulsados contra esos mismos rivales. En cambio, en el mismo periodo de tiempo, al Real Madrid le han expulsado un jugador más que a todos sus rivales en esos duelos. Una diferencia de 54 nada menos.

Exacto. Una diferencia de 54 tarjetas rojas, que es una barbaridad si además lo comparamos con el saldo de los 15 años anteriores, que fue el dato que aportó Pedro Martín de la Cope y al que nosotros no teníamos acceso porque únicamente accedemos a webs públicas y gratuitas, que no tienen datos más atrás de 2003 o por ahí.

¿Cuáles son los datos que daba Pedro Martín con respecto a esos años anteriores a 2004?

Efectivamente son muy muy curiosos porque lo que dice es que en los 15 años anteriores, desde el 1989 al 2004, lo que ocurrió es que había un empate técnico entre el Real Madrid y el Barcelona. El Real Madrid tenía un saldo de +23 y el Barcelona de +21.

Un empate técnico en toda regla.

Un empate técnico, porque si en 15 años el Madrid saca dos rojas de saldo al Barcelona, no se puede decir que sea una ventaja que te dé opciones a ganar más Ligas de ninguna forma. Pero si la diferencia es de 52, como sucede en los tres lustros siguientes, eso ya es más extraño y tiene mucho peso.

¿Por qué ese cambio a partir de 2004?

Sería muy ingenuo pensar que es casualidad porque en 2004, precisamente, hubo unas elecciones para la presidencia de la Federación Española de Fútbol que presidía Villar. La Liga de Fútbol Profesional había decidido votar al candidato opositor, que era Gerardo González. Y entonces, en el último momento, Laporta, el presidente del Athletic de Bilbao, el presidente de la Federación Catalana y alguno más deciden traicionar el voto acordado por la Liga de Fútbol Profesional y apoyan a Villar. Ese apoyo le da precisamente la reelección a Villar y a partir de ahí pasan cosas. Esto se produce en noviembre de 2004. Poco después, casualmente (nótese la ironía), se cambia el método de designación arbitral. De un método que era pseudo aleatorio, donde un ordenador elegía qué árbitro tenía que pitar cada partido, a un método a dedo, que es el método de designación actual y que mientras no cambie es muy difícil que podamos cambiar esta tendencia de saldo arbitral que tenemos ahora mismo. Entonces, lo que hace Sánchez Arminio a partir de 2004 es ir designando a un árbitro detrás de otro que da como resultado un saldo que, como hemos visto, es muy favorable al Barcelona y desfavorable al Madrid.

Según tus cifras, en los 15 años siguientes , es decir, mientras gobierna Villar, el Barça duplica el saldo favorable de expulsiones.

Más que duplica: de +21 pasa a +53. Y el Real Madrid, por el contrario, de +23 pasa al -1. O sea que a la vez que mejoran muchísimo los datos del Barcelona, empeoran muchísimo los del Real Madrid. Y además esto se corrobora con los datos del resto de equipos, por ejemplo el Sevilla están +16. Que el Madrid o el Barcelona estén entre +20 y +25 mientras el Sevilla está en +16 es algo que todo el mundo entendería como normal y una cosa lógica. Que esté el Madrid en -2 cuando el Sevilla está +16 o cuando el Atlético de Madrid está en +8, pues es que no tiene ningún sentido, porque son equipos donde ya el estilo de juego no se puede de ninguna manera poner como razón de que esto ocurra, y máxime cuando tenemos las declaraciones de Alfons Godall donde claramente dice “decidimos traicionar la disciplina de voto de la Liga de Fútbol Profesional y obtuvimos ventajas en el saldo arbitral”. Es que lo dice claro, y el periodista le repregunta y contesta “¿y qué es el saldo arbitral? Pues la diferencia entre eventos a tu favor y eventos en tu contra, y sobre todo en comparación con los rivales”. Esa es la clave, a mí me da igual si me pitan 20 penaltis y en contra me pitan 10, es decir si tengo un saldo de +10 en penaltis, si mi rival tiene un saldo de +40.

Claro, no es lo que te beneficia o te perjudica a ti solo, sino lo que beneficia o perjudica a tu competidor también.

A los rivales también, claro.

en los 15 años posteriores a la reelección de villar con el apoyo de laporta, y con respecto a los 15 años anteriores, el barcelona pasa de +21 a +53 en saldo de tarjetas rojas. el Real Madrid, por el contrario, de +23 pasa a -1.

Pero además me decías antes que esa diferencia tan bestia se da sobre todo en los partidos fuera de casa. En casa tienen un saldo muy parecido Barcelona y Madrid.

Así es. Mientras el Barcelona tiene un saldo en casa en Liga desde 2004 -2005 a la actualidad, de +19, el Real Madrid tiene +14. Es decir, que en los saldos de tarjetas rojas en casa, cuando el Barcelona juega en el Nou Camp y el Real Madrid juega en el Bernabéu, son saldos perfectamente equiparables. En 15 años una diferencia de 5 rojas en casa no es llamativa.

Estamos cerca del empate técnico que comentábamos antes.

Una cosa razonable. Pero claro, la diferencia por tanto viene fuera de casa, donde el Barcelona tiene un saldo de tarjetas rojas de +31, mejor incluso que en casa, lo cual es curioso.

O sea en aquellos partidos que son más complicados…

Más complicados, donde más tienes que meter la pierna posiblemente y más tienes que defender. Estamos hablando de partidos en Villarreal, en Bilbao, en el Calderón o ahora en el Wanda, es en estos partidos donde mejor saldo tiene el Barcelona, y el Real Madrid pasa de tener el +14 de los 15 años anteriores a tener un saldo de -16. No creo que nadie pueda decir que el de los últimos tres lustros es un Madrid más violento que el de los tres lustros anteriores. Es más, el mero hecho de que el Madrid sufra más expulsiones que los rivales (generalmente defensivos) con los que juega es ya realmente apabullante.

¿Y qué pasa con los penaltis?

En el saldo de penaltis no hay mucho que decir en mi opinión. El Barcelona tiene un saldo favorable en estos últimos 15 años de +77 y el Real Madrid tiene un saldo favorable de +62. 15 penaltis en 15 años, francamente, no me parece que sea una barbaridad.

Durante estos últimos 15 años de los que hablabas, en los que el Barça ha ganado muchas ligas, algunas de forma muy apretada, ¿tenemos una estimación de cómo se ha traducido en puntos esa diferencia de saldo en expulsiones?

Hay ligas donde claro que es significativo. En estos últimos años, el Real Madrid y el Barcelona están aproximadamente en 2,20 puntos por partido. Pero cuando reciben una expulsión están en 1,7 ó 1,8 puntos por partido. La conclusión es clara: no menos de dos o tres ligas barcelonistas habrían cambiado de signo sin escandalosa diferencia en número de expulsiones.

Muchos madridistas se quejan de que el Madrid ha “tirado“ casi todas las Ligas que no ha ganado en estas 15 temporadas. Supongo que estos datos son una buena respuesta a los que sostienen eso.

Claro. Ha “tirado” algunas, ha ganado otras y ha perdido varías por muy poco y con gran peso del factor que comentamos.

no menos de dos o tres ligas barcelonistas habrían cambiado de signo sin esa escandalosa diferencia en número de expulsiones.

Pero aquello que torpemente admitió Godall, ¿cuánto dura?

Aquí yo discuto mucho con todos los periodistas, por ejemplo Sergio Valentín, que siempre tratan de dejar el episodio cerrado allá por 2012, que es cuando el señor Godall hizo las declaraciones, cuando gana la liga Mourinho. Godall le viene a recriminar a Rosell que no está a lo que tiene que estar con la Federación. Sin embargo, y lo está demostrando Maketo Lari, justo desde 2012- 2013 hasta la actualidad es peor que antes, o sea, que no vamos a mejor sino a peor.

¿Imaginas qué ocurrirías si lo que reconoció Godall lo hubiera manifestado Butragueño? ¿Qué pasaría sí Butragueño hubiese salido ahí fuera a admitir la importancia de tener una buena relación con la Federación para que los árbitros te traten bien?

Imagínate. Todo el mundo diría que la Liga no tiene ninguna credibilidad, cero. Esas declaraciones de Butragueño saldrían de continuo en todos los telediarios... Vamos, durante años.

¿Podrías abundar en lo que decías sobre el método de designación de los árbitros, cómo este cambia en 2004 y la repercusión que esto tiene?

Se pasa a una designación a dedo y sin ninguna transparencia. El dedo es muy importante, porque el dedo es lo que ocurrió en el Moggigate, o sea todo el problema del Moggigate es el dedo. El problema era que las designaciones que hacía eran de árbitros que eran favorables a la Juve.

¿Cuántas veces la gente se reiría, llamaría conspiranoicos a los que empezaron a hablar del Moggigate?

Imagínate.

¿Pero tú encuentras similitudes con lo que ocurre aquí?

Hay similitudes evidentes. El Moggigate al final era el método de designación, árbitros que sabías que te iban a tratar bien… Mira, otra pista de todo esto es la que la dio Florentino Pérez. Dijo el año pasado en el verano que había que cambiar dos cosas: “el método de designación arbitral y el método de puntuación arbitral para ser más transparente”. Eso dijo. Él habló de transparencia, no sé cómo nadie puede oponer a que haya transparencia en las designaciones y en las puntuaciones de los colegiados. En el siglo XXI no tener transparencia de las puntuaciones arbitrales me parece increíble. Cómo narices puede pasar que termina una temporada, salen las puntuaciones de los árbitros, se hacen públicas y todos los árbitros tienen entre un ocho y medio y un nueve y medio. Ocurre que, como ellos los errores arbitrales sólo se valoran como tales si son errores técnicos, las puntuaciones salen así de estupendas, y concluyes “bueno, son todos muy buenos árbitros”. Vale, pues si todos son muy buenos árbitros, que los elija un ordenador para cada partido. Si son todos buenos, ¿por qué no los elige aleatoriamente un ordenador?

Ese parece un argumento definitivo.

Y luego la puntuación hace también el que sea transparente. Si la puntuación es transparente, está en una web detrás de cada partido. Recuerda el penalti de Rulli a Vinícius. ¿Qué pasaría si le dan un 9? Pues se montaría un escándalo. Cómo le van a poner un 9 con un fallo tan grueso. Oye, que al fin y al cabo en todas las profesiones tú tienes que hacerlo bi