Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Florentino Pérez ya tiene posibles sustitutos

Florentino Pérez ya tiene posibles sustitutos

Escrito por: Van Cleef18 agosto, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Chiste:

Un hombre ya de cierta edad y de porte más bien rechoncho, llega a un gimnasio para inscribirse en él. El empleado que le atiende le hace algunas preguntas de costumbre.

- ¿Desea realizar algún ejercicio en concreto? ¿Utilizar algún aparato determinado? ¿Prefiere que le orientemos profesionalmente sobre lo que más le pueda convenir?

- Yo lo que quiero es tener el aspecto físico de un auténtico Hércules -responde el cliente mientras le da un bocado a un enorme donut de chocolate y se relame los dedos.

- Bien. Pues, por lo que veo, es mejor que se vaya dejando bigote.

- ¿Dejarme bigote...? ¿Por qué...?

- Porque me da la sensación de que lo máximo que conseguirá usted es tener el aspecto físico de un auténtico Hércules... Poirot.

Fin del chiste.

Si nunca lo habían escuchado y además no les ha hecho gracia es porque me lo acabo de inventar. Pido disculpas, aunque lo importante aquí está en la categoría del establecimiento en sí mismo; del gimnasio.

Pertenece a ese tipo de lugares a los cuáles uno acude con la intención de conseguir un objetivo determinado. En el caso de un gimnasio, obtener un cuerpo danone o un aspecto físico Ramboidal. En el caso de una autoescuela, adquirir los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para poder sacarse el carnet de conducir. En el de una academia, formarse adecuadamente para, por ejemplo, aprobar unas oposiciones. Y así podríamos seguir con un sinfín de negocios por el estilo.

Y ya que hablamos de negocios, ¿por qué no abrir el nuestro propio referente al Real Madrid?

Quien más y quien menos, todo el mundo tiene la ilusión diaria de ser el Presidente del Real Madrid para poder así actuar a su antojo e imponer sus sabias y categóricas decisiones. Pero, para ello, es necesaria una previa instrucción básica -aunque profunda- en materia de presidencialismo y madridismo puro y duro. Y ahí es donde entra en juego nuestra particular escuela o academia, que impartirá esas y otras importantes asignaturas.

¡Vamos allá!

Ya tenemos nuestro local para impartir las clases. El letrero que colgaremos a la entrada del mismo podría rezar algo así como: "ACADEMIA DE CURSOS OFICIALES PARA LA CONSECUCIÓN DE LA PRESIDENCIA DEL REAL MADRID".

Si se les ocurre algo más breve, avísenme, por favor. Hay que ir encargando el cartel.

Ahora necesitamos a alguien que atienda de primera mano a los clientes que vayan acudiendo a nuestra peculiar academia. ¿Y por qué no usar a nuestro ya conocido empleado del gimnasio? ¡Ese sí que tenía aspecto de verdadero Hércules! ¿Y por qué molestarnos siquiera en preguntarle su auténtico nombre? ¡Llamémosle Hércules, sin más, desde este mismo instante!

Así pues, ya tenemos a Hércules instalado en la recepción de nuestro original negocio. Comienzan a llegar los primeros clientes.

- Buenos días. Quisiera inscribirme.

- Muy bien, caballero. Tiene que rellenar este formulario. Y para que tengamos en cuenta a qué módulo le convendría a usted asistir en un principio, necesitamos una breve descripción de los que serían sus argumentos y proposiciones una vez llegado a la presidencia del club. Eso nos permitirá elaborar un perfil de cada candidato y nos orientará sobre qué tipo de asignaturas serían las más adecuadas para el mismo. De este modo, se le incluirá a usted en un grupo en el que predominarán opiniones similares a las suyas, haciendo más amenas y llevaderas las clases al tener compañeros afines a sus ideas.

- Me parece una excelente idea. Pues bien, lo primero que haré al llegar a la presidencia será una buena limpieza. Empezando por el entrenador, cuerpo técnico y la mayoría de los jugadores. ¡Un lacito a cada uno y adiós muy buenas! ¡Faltaría más! ¡Ya está uno hasta las narices...! ¡Si hay que fichar un equipo nuevo completo, se ficha y punto! ¡El dinero tiene que estar sobre el terreno de juego, no en el estadio ni en caprichines de esos...!

- Muy bien, señor. Tomamos nota. Ya le avisaremos cuando todo el papeleo esté finiquitado para el comienzo de las clases.

El siguiente cliente en llegar es un tipo muy joven, con aspecto hipster. Lleva un par de periódicos bajo el brazo. Si estiramos bien el cuello y forzamos la vista, constatamos enseguida que se trata de AS y Marca, pues son ya muchos años empapándonos de "Portanálisis" y los identificamos al primer vistazo...

Hércules le recibe exactamente igual que al primer cliente, soltándole el mismo rollo arriba ya descrito. Y nuestro hipster nos suelta el suyo propio:

- La clave está en hacer fichajes inteligentes. Si uno permanece constantemente bien informado es fácil hacerse con auténticas joyas en el mercado. Yo intentaría fichar a Pogba, a Eriksen, a Van de Beek, a Sané, a Ndombelé, a Pjanic, a Mario Hermoso, a Rabiot, a Sterling, a Icardi, a ... -sigue diciendo nuestro joven, mientras acaricia inconscientemente los diarios que lleva bajo el brazo.

El siguiente en ser atendido por Hércules tiene todo el aspecto de un pescadero de mercado. Incluso lleva puesto el mandil típico del gremio, un tanto mugriento. Y sus manos muestran rastros de sangre de atún. De hecho, él mismo confirma nuestras sospechas acerca de su oficio:

- Tengo un puesto de pescado en la esquina. Me será muy cómodo asistir a las clases al salir.

Hércules le informa de la conveniencia de asistir a ellas previo paso por algún tipo de aseo. También le pide que indique alguna de sus proposiciones.

- ¡Estoy harto de tantas especulaciones veraniegas en cuestión de fichajes! Cuando yo sea presidente ficharé en el más absoluto de los secretos. Los jugadores, nada más firmar (también en secreto), serán introducidos en vehículos con ventanillas tintadas y llevados inmediatamente a Valdebebas, donde permanecerán recluidos y entrenarán en un sector especial, lejos de cualquier teleobjetivo, hasta que empiece la temporada oficial. ¡Nada de presentaciones de los jugadores uno a uno! ¡Nada de partidos de pretemporada! ¡Absolutamente nadie sabrá qué jugadores han sido fichados, o traspasados o cedidos, hasta el último día! Se hará una presentación conjunta de todos ellos, retransmitida en directo por RMTV para todo el mundo. ¡Los ingresos por publicidad de este evento serán fabulosos! ¡Tendrá mucha más audiencia y mucho más suspense que los Oscar de Hollywood! Y así también evitaremos las críticas antes de tiempo de la prensa deportiva a nuestros nuevos jugadores.

Hércules realiza los trámites de costumbre y se despide del pescadero, rechazando amablemente el ofrecimiento de medio kilo de boquerones sobrantes que éste llevaba ocultos en alguna parte.

Los siguientes en entrar a nuestro establecimiento son un matrimonio de mediana edad, en el que ella parece llevar sin duda alguna la voz cantante:

- Yo siempre digo que hay que estar con los tiempos que corren. Mi marido será el Presidente. Y yo...

- ¿La Primera Dama...? -intenta adivinar Hércules.

- ¡De eso nada, majete! ¡Yo la Presidenta de las chicas! Porque, evidentemente, habrá secciones masculinas y femeninas de todos los deportes que tenga el Real Madrid este.

- Solo tiene fútbol y baloncesto, cariño... ya te lo he dicho... -dice apesadumbrado el pobre caballero.

- ¡Pues lo que sea! ¡Pero yo no voy a quedarme en casa mientras tú te diviertes por ahí presidiendo esto y aquello!