Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Gorilas en la niebla

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Gorilas en la niebla

Escrito por: La Galerna22 abril, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Desde el portanálisis nuestro de cada día sabemos que es complicado fabricar portadas deportivas en esta tesitura, no cabe duda. Hacer periodismo deportivo sin nada deportivo que echarse a la boca salvo los partidos vintage, taconazos eternos de Fernando Carlos Redondo mediante, es a todas luces insuficiente para el arte y confección de cuatro primeras planas. Y es que al coronavirus, allá donde se junten multitudes, le va desde el fútbol en el estadio a la petanca en el camping. Curiosamente, el único deporte que rechaza el dichoso Covid-19 es esa práctica tan nacional nuestra que consiste en tocarse los nísperos. Ahí España es potencia, plusmarquista y todo lo que haga falta, campeona olímpica del quejío también como nos demuestra cada jornada asimismo la prensa deportiva catalana.

Tal día como hoy, sin botas sobre el verde ni zapatillas sobre el parqué ni sudores sobre la pista, la verdadera noticia deportiva de la jornada se cuece en los despachos federativos del Consejo Superior de Deportes, la Liga y la Real Federación Española de Fútbol. Un pequeño tostón sí, pero es lo que toca, por mucho que un día más (sin verte, que diría John Secada) Mbappé vuelva a lucir una imponente sonrisa profident de Donatello, la tortuga ninja, no el escultor renacentista, engullendo una pizza en las alcantarillas.

Kylian convertido en conejo de la chistera y comodín de la llamada para las portadas, desde mucho antes del estallido, habría de dar paso hoy a la noticia deportiva del día, un curioso milagro que emerge al albur de la grave, gravísima zozobra, al que el virus cabrón ha sometido, somete y someterá a todo espectáculo deportivo. Suele decirse que de toda crisis surge una oportunidad y así ha sido. Enemigos íntimos como Rubi y Tebas, los Rasca y Pica del balompié federativo cañí, se han sentado en torno a una mesa y han alcanzado un acuerdo en virtud del cual la Liga ejercerá un mecenazgo de más de 200 kilos sobre el resto de deportes que conforman el escenario deportivo patrio, una lluvia de millones que alcanzará, incluso, a la Federación Española de Fútbol de Rubiales que, ya saben, mantiene una sintonía con la Liga tan mimética, sólida y sincronizada como la de Pipi Estrada con sus fuentes en el twitercolero de la pandemia.

Habrá que agradecer a una mujer, Irene Lozano, presidenta del CSD, el que se haya arremangado las mangas, como al Doctora Diane Fossey en Gorilas en la Niebla, no sólo para sentar en la mesa a los dos orangutanes que rigen los designios del fútbol español, sino para que lleguen a un acuerdo amistoso sin darse golpes en el pecho. Ha sido Irene y no tú Relaño, a pesar de las muchas homilías dedicadas al asunto desde tu púlpito.

Tampoco parece hoy el día adecuado para recordar la mofa y escarnio -con cierto tufo machistoide- que se cernió sobre Lozano cuando pensó ante los micrófonos de Onda Cero que la Eurocopa se disputaba en Estambul. A la hora de la verdad, resulta que Irene es de las pocas, sino la única, miembra  -que diría Bibiana Aído- que ha hecho bien su trabajo.

A rebufo de Marca, sin entrevista con presidenta del CSD alguna, Ouija Today nos regala en portada una especie de Holandés Errante psicodélico trufado de colorines para, en esencia, contarnos lo mismo que su adversario en las cumbres deportivas de los quioscos de la meseta. Eso sí, cuando media Europa comunitaria anda a tortazos a propósito de los coronabonos y la otra media confinada y muriendo en las UCIs llamar Plan Marshall a esto de la pelotita se nos antoja cuanto menos demasiado osado.

Y es que podría ser que esto del confinamiento haga alucinar en colores en la redacción de AS. Desde aquel chroma verde utilizado hace dos días para mostrar un apretón de manos entre Tebas y Rubi nada ha vuelto a igual. Tan es así que la Ouija recuerda, en los bajos de su portada, que a partir del domingo los niños podrán salir a pasear.

Sin duda una gran noticia para que los infantes que parecen confeccionar las delirantes primeras planas del Sport puedan darse un garbeo. Así les da el fresco, se airean y, sobre todo, metabolizan, si es que pueden, los litros de bilis antimadridista que bullen desenfrenados en sus azulgranas estómagos.

Eso sí, y por responsabilidad social, que cuando los redactores de Sport salgan a la calle lo hagan por favor de uno en uno y acompañados de un adulto. Bien podría ser Florentino Pérez, cuya figura sacan a colación prácticamente a diario y de quién sin duda allá no descartan que haya estado implicado en la fabricación del virus en aquel lúgubre laboratorio de Wuhan. Lo que ellos llaman lista negra, y más en los tiempos que corren, vendría a ser un ejemplo de previsión y buen tino. Hay a quien le sobran jugadores en la plantilla y hay a quien tiene que llamar a las vacas de Setién para completar la convocatoria. Hay listas negras que incluyen más de 15 Copas de Europa y hay listas de la compra de tipos que te han denunciado tres veces y te reclaman 40 millones desde París. Hay quien luce a jóvenes como Brahim y hay quien lo peta en el FIFA como Ousmane Vendelé y Quillo Barrios. Hay quien dice que a todos estos de la portada del Sport los quiere largar Florentino y hay quien asegura que Riqui Puig no quiere irse del Barça para, al tiempo, acabar jugando en el Betis.

En definitiva, hay de todo en la viña del Sport.

Un idílico viñedo que hoy profana en cierto modo su vecino en los quioscos con sus ofertones por Arthur Melo. Incautos de nosotros que pensábamos que el buen hacer del Barcelona le permitía tener ya su plantilla cerrada. No obstante, en Can Barça deberían aprovechar esas presuntas ofertas por Melo, no vaya a ser que le dé por mojar de nuevo en aguas turbias. Si su venta posibilitará un nuevo fichaje estelar con el que hacer soñar al soçi no lo sabemos. Pero intuimos que el único fichaje  del FC Barcelona en mucho tiempo será el Jaume Carreter.

Es economista, así que teniendo en cuenta su nueva oficina, tendrá que hacer buenos números.

Pasad buen día, amigos galernautas, si podéis.

Si no podéis, ánimo.