Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
"Florentino, fíchalo"

"Florentino, fíchalo"

Escrito por: Miguel Cuesta29 julio, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El niño que todos llevamos dentro se hizo carne en Jorge, un pequeño de unos 6 años, que desde el patio de butacas del Teatro Reina Victoria de Madrid hizo una pregunta a Cristiano Ronaldo. No formuló ninguna duda ni quiso satisfacer ninguna curiosidad que tuviera sobre el portugués. Lo que dijo Jorge fue lo que sentimos, aún después de un año, muchos aficionados:

- Me dio mucha pena que te fueras del Real Madrid.

El público estalló en aplausos y se sintió plenamente reflejado en las palabras del pequeño que rápidamente obtuvieron respuesta de un sonriente Cristiano:

- A mí también.

Este fue uno de los grandes momentos de la entrega del Premio Marca Leyenda a Cristiano Ronaldo en su retorno a la capital de España donde, según confesó el propio Ronaldo, viene más de lo que el gran público sabe. Una gala amenamente conducida por el presentador Felipe del Campo y capitaneada por Juan Ignacio Gallardo, artífice de la reunión de tantas caras conocidas. Porque sin duda la gran imagen del día, de la semana y probablemente del mes, incluso del año, fue el reencuentro ante las cámaras de Florentino Pérez y Cristiano Ronaldo. Un año después de que sus posturas se alejaran para no volver a reconciliarse ambos estaban juntos y pareciera como si nada hubiera cambiado. Cristiano agradeció desde el corazón la presencia del presidente y Florentino le correspondió subiendo al escenario para fundirse en un largo abrazo e intercambiar unas palabras cómplices. En ese momento sólo se escuchó un grito en todo el patio de butacas:

- ¡Presidente, fíchalo!

A lo que Florentino respondió abriendo los brazos en un gesto que casi denotaría un “si pudiera...”. Nadie lo esperaba, nadie dio crédito en el teatro cuando vio aparecer a Florentino Pérez unos pasos más atrás de Jorge Mendes, el agente de CR7. Había rumores minutos antes, pero cuando apareció hubo más de uno que se frotó los ojos. La presencia de Florentino es un gesto de profundo afecto por el que ha sido el Di Stéfano de su tiempo, ya que el momento seguramente no ha sido el más favorable dada la necesidad del equipo de volver a mostrar una ambición que se perdió con la salida de Cristiano Ronaldo. ¡Bravo por su valentía!

Y bravo también por Cristiano por limar asperezas con los aficionados de Madrid que siguen idolatrándole. Los gritos de “vuelve”, “eres el mejor”, “ganarás el Balón de Oro”, “siuuuuu” los respondió Cristiano con risas, guiños y palabras amables.

- “El Real Madrid es el club que me ha marcado, he estado aquí nueve años y por eso tengo un cariño muy especial por Madrid. Regresar a Madrid siempre es especial, es de las ciudades más bonitas del mundo. Viajo mucho y no veo muchas ciudades mejores que Madrid. Es una ciudad a la que tengo mucho cariño. También por la historia que he dejado aquí, mucho de este premio es por todos los clubes donde jugué, pero sobre todo por el Real Madrid”.

Cristiano terminó su discurso con una frase que hizo emocionarse a más de uno y que, junto a las imágenes vividas con el presidente, vienen a certificar que el divorcio puede terminar en convivencia amistosa y quién sabe si en algo más en el futuro.

- Espero volver lo más pronto posible a Madrid porque es una ciudad que me encanta.

Gestos de un lado y de otro de reconciliación, no en vano Cristiano Ronaldo sigue muy presente en el Santiago Bernabéu para los visitantes del Tour. Vídeos, trofeos, fotografías del portugués pueden ser contempladas por todo el recorrido. No por nada el director de Marca le dijo a Cristiano que aquí, en Madrid, tiene tres casas: la suya de la Finca, la redacción del periódico y el Santiago Bernabéu. Cristiano se marchó entre bastidores y el telón bajó sin volverse a subir por mucho que desde la platea se pidiera un bis. Todas las miradas fueron ya para Florentino Pérez y Mendes que departían teléfono en mano y mandando, el presi, mensajes sin cesar con las gafas sobre la cabeza. Quién sabe si en esos instantes se estaba cocinando ya el futuro de James dentro o fuera del club blanco.

En la calle decenas de aficionados se agolpaban en la estrecha acera de la Cuesta de San Jerónimo. Mucho calor, carreras, gritos, selfies. Jorge Mendes salió por la puerta principal llevándose consigo a toda la multitud y en el camino un coche se frenó en seco, se bajó la ventanilla y se escuchó un grito:

- ¡Eh Jorge!

La voz era familiar. Cristiano Ronaldo aprovechó para una última broma y atraer hacia sí nuevamente a todos. El vehículo prosiguió su marcha dejando atrás un nuevo halo de melancolía por el último galáctico blanco. Y allí, en mitad de la calle, nos quedamos muchos sintiéndonos nuevamente como Jorge, el pequeño niño que vestía la nueva equipación del Real Madrid, la segunda ya que no se enfunda Ronaldo, y un sentimiento que sigue acompañándonos.

Nos sigue dando mucha pena que te hayas ido, Cristiano.

11 comentarios en: "Florentino, fíchalo"