Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Floren se hace un lío, pero As no

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Floren se hace un lío, pero As no

Escrito por: La Galerna25 mayo, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La patata caliente del probable cese de Ancelotti centra la atención de los medios. Tanto As como Marca insisten en la falta de apoyo que esa eventual decisión concita entre los aficionados, así como en el seno de la plantilla. Y se felicitan por el ascenso del Betis, club que (salvo error u omisión, y podríamos abrir un debate) consideramos amigo, y ya no quedan muchos de esos. Una cosa que alegra a Rafael Gordillo tiene que alegrar el corazón del madridismo. Extendernos más en ello comienza a avergonzarnos.

marca.750 (2)

Hay que señalar en honor a la verdad que las estadísticas que maneja Marca respecto al apoyo popular a la continuidad de Ancelotti coinciden aproximadamente con los que manejamos nosotros. Nuestra TANGANA arroja en este momento un 69% vs. 31% en el dilema Carlo sí/Carlo no, a favor del italiano. Nuestra muestra estadística es probablemente más exigua que la del Diario de la Hernia pero probablemente más madridista o con un volumen de "infiltrados" más reducido. A esta hora, parecería aventurado negar que, de ser cesado Carlo, Florentino estaría tomando una decisión de escaso respaldo popular y casi nulo predicamento entre los miembros de la primera plantilla. Ninguna de estas dos variables, desde luego, demuestran que una eventual destitución sea una decisión errónea. Solo demuestran lo que demuestran, que es justamente lo que tratamos de indicar: la gente no está a favor de ese cese, y los futbolistas tampoco.

Es una buena patata caliente la que arde en manos del Presidente en estos momentos. Si despide a Carlo y le sale mal, se le acusará eternamente de haber errado por no haber seguido los designios de la mayoría, en terrible testarudez. Si lo mantiene y le sale mal, se le acusará de tomar decisiones a la ligera, al albur del miedo a los pitos del Bernabéu o el capricho de los futbolistas. De esto último, de hecho, se le acusará de inmediato, sin que nadie espere a ver qué tal sale la jugada, y se le acusará por parte de la misma prensa que hoy le insta a confiar en Ancelotti.

 

as.750 (2)

 

Por su parte, As participa de la polémica con un sesgo más malévolo: "Florentino se hace un lío", titula. ¿Y qué se hace, nos preguntamos afanosos, el que sacude a Ancelotti durante varios meses para luego defender su continuidad con el único objeto de atacar a quien aparentemente la cuestiona? A veces, no nos hagan mucho caso, nos da por pensar que As tiene algo contra el Presidente del Real Madrid.

La Galerna, por su parte, no es groupie de Florentino. Ni su editor ni sus colaboradores, que se sepa, han soñado nunca con dormir sobre su moqueta o coleccionar restos de las tostadas de su desayuno. Pensamos que su obra hasta la fecha es difícilmente discutible en lo que toca a la salud financiera y la proyección institucional de la institución, y más discutible en lo concerniente a los logros deportivos, pero ¿qué parte de culpa le corresponde en esto último? En fechas en las que todo el mundo, y quizá con alguna justicia, se parte el pecho protegiendo a Ancelotti, cabe preguntarse hasta qué punto un señor que ha puesto a disposición de sus sucesivos entrenadores a Sergio Ramos, Benzema, Cristiano, Bale, Kroos, James, Isco, Keylor Navas, Modric o Varane no merece que alguna vez alguien piense que hace casi todo lo necesario por facilitar ese éxito deportivo, y si no merece también que alguna vez se concluya que algunas variables, por muy Ser Superior que sea, están fuera de su control, y sí en cambio dentro del ámbito de control de sus entrenadores.

 

mundodeportivo.750 (2)

Entretanto, todo es armonía y amor en el seno del barcelonismo. Flautas dulces y traveseras engalanan el paso del gentil minué que Messi y Luis Enrique ensayan dando gráciles saltos que sortean cuerpos lánguidos, los cuales yacen en el suelo del vestuario exhaustos de tanto amor. Dani Alves, tumbado semidesnudo, es alimentado por Neymar, que sentado junto a él sostiene un racimo de uvas negras mientras Jordi Alba tañe las cuerdas de un arpa con delectación de profundo humanista.

Nada de esto sale en la portada de Mundo Deportivo, pero sí, muy probablemente, en páginas interiores. Por lo demás, ¿las palabras "... un Barça enchufadísimo para conseguir el Triplete" computan para ser juzgadas como prepotencia por público y crítica, o esas cosas solo son arrogantes cuando se dicen desde Madrid?

 

sport.750 (2)

Poca novedad ofrece Sport respecto a su hermano no sé si gemelo pero desde luego casi intercambiable Mundo Deportivo, salvo la entrega de una muestra de arroz Montsiá que no recibe, en cambio, el que adquiera en el quiosco el diario del Grupo Godó. Para que luego digan que el papel ya no tiene nada que hacer frente a los medios online. Entra tú en La Galerna y pide una muestra de arroz, ya verás qué risa. El único alimento tangible que circula con La Galerna lo hace entre sus colaboradores y se manifiesta en forma de tapa que acompaña a las imprescindibles cervezas, y si no que se lo pregunten a Nacho Faerna, que tuvo que auxiliar en su embriaguez al editor de esta revista en un bar cercano (¿a qué si no?) al Santiago Bernabéu.

Qué bien viene el arroz, en todo caso, para engalanar la salida del templo de Messi y Luis Enrique cuando por fin contraigan matrimonio. Los amores más reñidos son los más queridos.

Arroz para tu sustento, bañador del Barça para tu solaz veraniego y bufanda del Barça para resguadarte del frío. No dirás que Sport no cubre todas sus necesidades.

Y aun así, lo seguimos confundiendo con Mundo Deportivo. Qué injusto es el mundo.