Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
De esteladas, estadios y libertad de expresión

De esteladas, estadios y libertad de expresión

Escrito por: Manuel Matamoros25 noviembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

I. En un sugerente artículo publicado en El Mundo, mi colega Eva Cañizares Rivas y el Profesor de Filosofía del Derecho José Luis Pérez Triviño revisaban el conflicto entre el FC Barcelona y la UEFA a cuenta de las esteladas y se preguntaban «¿Quién limita la libertad de quién?»

La libertad de expresión, bálsamo de fierabrás de la pretendida justificación de toda clase de fechorías, no es un derecho absoluto, ya recuerdan ellos, «como sabe cualquier jurista». Y así es. Incluso para los que, como yo, la consideramos un derecho fundamental tan pertinente a la esencia misma de la persona que pensamos —con el Tribunal Supremo de los EE.UU. de América— que el acto de quemar una bandera nacional puede estar amparado por la libertad de expresión, en atención a la circunstancia en que se produzca.

esteladas en estadio

II. Es casi un postulado —pacíficamente admitido por todos, salvo por descerebrados absolutos, y a tenor de la línea editorial del diario AS, por una minoría de seres formados e informados cuyo oportunismo está por encima de sus convicciones morales— que la prevención de la violencia en el ámbito de los espectáculos deportivos de masas, y particularmente el fútbol, proclives a la exaltación de las pasiones, con los resultados funestos para la vida e integridad de las personas que la Historia ha puesto de manifiesto, merece especial consideración. Parecería, así, especialmente desaconsejable, desde el punto de vista de la protección de la seguridad pública, añadir el componente político al de la rivalidad futbolística, para no incrementar exponencialmente los kilotones de la bomba latente.

Se trata, pues, de un argumento digno de tomar en consideración, en cuanto a una eventual limitación legítima del ejercicio de la libertad de expresión en los estadios, en relación con ese ámbito y el contexto circunstancial en que se pretende su ejercicio. Pero no desviaré más la atención del aspecto del conflicto que más suscita mi interés, con éste otro en el que, con toda seguridad, pondrá su mayor acento la UEFA.

III. Es una falacia que las exhibiciones colectivas de esteladas en un minuto determinado de los partidos sean «un acto de expresión individual del socio» (Joan Laporta). Puesto que es falsa la premisa en que se fundamenta, constituye una desviación sofística del razonamiento jurídico pretender que están amparadas por el derecho a la libertad de expresión.

Lejos de un acto espontáneo de expresión individual, se trata, patentemente, de una reunión de un colectivo de personas, previamente concertada y promovida, con objeto de expresar colectivamente una posición política. Que para llevarla a cabo se utilice la vía pública o un estadio, que es también un «lugar de tránsito público» aunque ese tránsito venga limitado por la previa adquisición de una entrada y otras normas particulares, no constituye un elemento diferenciador a efectos del derecho que se ejercita.

El lícito ejercicio del derecho de manifestación obliga a comunicar a la autoridad, con la antelación previa prevista en la Ley, las características y el objeto de la convocatoria y a identificar al organizador, entre otras circunstancias relevantes.

Entre sus consecuencias más significativas, la de la potestad de la autoridad de prohibir la manifestación cuando existan fundadas razones de alteración del orden público, con peligro para las personas o los bienes, lo que remite al punto II de nuestra exposición. Con su convocatoria clandestina se secuestra a la autoridad pública el ejercicio de dicha potestad. Desde el punto de vista de la seguridad pública, las potenciales consecuencias negativas de este hecho aún son más graves —aunque nada cambie la esencia de ese secuestro el que se lleve a cabo en uno o en otro estadio—cuando se trata de exportar su ejercicio, como pretendía Joan Laporta en el caso del último clásico, a estadios ajenos al del FC Barcelona.

IV. La utilización del estadio durante un espectáculo público de libre concurrencia como ámbito del ejercicio de una reunión o manifestación política no convocada con publicidad, da lugar necesariamente a que un colectivo de personas, que puede ser mayoritario o no —es un aspecto irrelevante de la cuestión—, se vea obligado a participar subordinadamente de la manifestación de los ideales políticos de otro colectivo que se adueña ilícitamente del espacio público para ello.

De aquí la pertinencia de la pregunta que se hacen los autores del artículo citado: «¿Quién limita la libertad de quién?»

Todo lo anterior, que vale para las exhibiciones de esteladas, vale también para cualquier clase de manifestación política de un colectivo de personas más o menos organizado dentro de un estadio durante un partido de fútbol. Durante años, muchos socios del Real Madrid lo hemos sufrido en el estadio Santiago Bernabéu. Por lo que a mi compromiso personal con el futuro del club al que amo respecta, no lo volveremos a sufrir.

 

Abogado. Colaborador de ZoomNews y tertuliano en diversos medios de comunicación. Madridista.

44 comentarios en: De esteladas, estadios y libertad de expresión

  1. Es un trapo con una estrella. ¿Por qué tanto lío? ¿Es una esvástica? ¿Es una bandera rojigualda con el águila imperial? No. Ah, perdón, que esas dos banderas sí que han entrado en el Bernabeu, especialmente la segunda. Harto de banderas y tribus adorando a su tótem. Por una parte -la independentista- y por la otra.

  2. Todo eso es cierto y encima el Madrid pierde de manera vergonzosa. Eso es lo grave, lo otro no tiene remedio. El gran problema de España, es que está llena de españoles y los que no quieren serlo, son los peores.

  3. Buenas tardes D. Manuel, podía haberse dejado de tiquismiquis jurídicos y argumentos de leguleyo y haber
    ido al grano, el Madrid esta en todo su derecho de admitir o no los símbolos que le parezcan pertinentes
    que eso puede ser bueno para la seguridad y el buen orden que debe presidir cualquier acto colectivo,
    pero este derecho que el ordenamiento jurídico le proporciona al Madrid, ( y a cualquier otro club), es una facultad no una obligación, por lo tanto el Madrid no esta obligado a hacer de censor de cosas que ni este
    Gobierno, ni los tribunales han declarado ilegales o delictivas. GRAVISIMO ERROR coartar la libertad de expresión, la censura aunque sólo sea realizada sobre una persona, nos mancha a todos, hace ya bastantes años un expresidente del gobierno español, entonces presidente,-socialista él- dijo durante un viaje a Nueva
    York, que prefería morir apuñalado en el metro de la citada ciudad, que vivir tranquilamente en Moscú
    El Madrid debe ser referente en todo, pero en la defensa de las libertades, en primera fila y a la vanguardia
    Si queremos un Madrid vivo, incardinado con su entorno, un club que sea el orgullo del pueblo, QUE CENSUREN OTROS,
    A su comentario del día 23/11/15 a las 11: am en el artículo de D. Ramón le conteste con otro comentario
    mío a las 12.07pm, que básicamente eran una serie de preguntas, hoy con su artículo ya me ha contestado
    una parte de ellas.
    Saludos blancos y comuneros

  4. Buenas tardes me pregunto desde hace ya varios días (y no termino de encontrarle sentido al artículo de D. Manuel) que necesidad tiene el Madrid como institución de agraviar a varios millones de catalanes que son
    independentistas, ( mayoritarios o no, ya se vera) y que se sienten representados por la bandera del antiguo
    Reino de ARAGÓN, con la estrella solitaria. Por Dios bendito si todo el problema se reduce a una o dos visitas
    al año de uno pocos centenares de seguidores del Barcelona ¿ 300 ? ¿400? que antes de entrar al campo
    son cacheados y registrados concienzudamente y que por lo tanto sólo pueden pasar la tela y no el palo
    que les sirve de soporte. Debemos ser conscientes que en otras regiones del Estado el independentismo
    ya es mayoritario ( País Vasco), o tiene fuerza política ( Navarra, Galicia, Canarias, Valencia ) , repito¿ que necesidad tenemos de abrir un frente de guerra en el cual no tenemos nada que ganar?
    No deja de ser curioso que los mismos que pontifican de que el club debe de ser universal, a la mínima
    se enredan en particularismos. Este club es la leche.
    Saludos blancos y comuneros

    1. Querido amigo,
      Creo que al principio del artículo queda clara mi postura a favor de la libertad de expresión, como después su tesis central de que enfocar este asunto como un problema que atañe al ejercicio de ese derecho fundamental es una forma de desenfocarlo.
      Se trata, precisamente, de que nadie agravie a nadie. Y para ello no hay más que ejercitar el núcleo de facultades que constituye cada derecho de acuerdo con la configuración esencial de ese concreto derecho y los límites que le son propios. Pretender hacer pasar un derecho por otro distinto es una forma falsaria de pretender amparados ciertos actos por la Ley que no los ampara.
      No quiero ver una manifestación política del independentismo catalán en nuestro estadio, como tampoco quiero ver la manifestación contraria, que consistiría en que la grada del Bernabéu cante "Arturo os engaña, Cataluña es España", con el ánimo de agraviar a aquellos que tú pretendes que mi tesis desampara.
      En cuanto a los registros, en fin. En el Bernabéu los padecen ellos, y tan duros como los que padecen ellos son los que padecen los integrantes de la grada del Madrid, igualmente registrados y cacheados, de acuerdo con la carga que obliga a soportar a cualquier espectador de un espectáculo deportivo del Reglamento para la prevención de la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte. De lo que ocurre en otros estadios, hablamos otro día.
      Espero haber contestado a las cuestiones que planteas.

      1. Buenas noches D. Manuel, he aquí el asunto de la cuestión, que a usted no le interesa ver una manifestación independentista en el BERNABEU, pero ¿Y al Madrid como institución que le interesa?
        ¿Meterse en guerras con lo medios que si apoyan al independentismo y nos van a poner de franquistas para arriba? ¿ Sabe usted que esa guerra la tenemos perdida porque el C.E.M.A.M. de Madrid se van a callar como falsarios que son?.¿ No cree usted que aunque hubiese un sólo independentista forofo del Madrid tiene derecho a nuestro respeto?. ¿Y si en el futuro hubiese en las dos Castillas hubiese una fuerza nacionalista no- españolista con fuerza significativa ( cosa por ahora difícil, pero no imposible),
        también CENSURAMOS?. ¿QUÉ LE DEBEMOS A ESTE MISERABLE ESTADO ESPAÑOL, que desde hace
        muchas décadas nos ningunea y nos burrea?. Mire D. Manuel el problema lo desenfoca usted, porque este tema que estamos debatiendo no es un problema jurídico, es un problema POLITICO, y como tal
        requiere una respuesta que no sea un mala aplicación de leyes y reglamentos obsoletos.
        Dentro de un mes, hay elecciones generales en el Estado Español y podemos encontrarnos con cerca de 100 diputados reclamando una reforma constitucional que incluya el reconocimiento del derecho
        de autodeterminación, y digo 100, sólo si el P.S.O.E. no se suma a la reforma, que a lo mejor si
        dependiendo de la aritmética electoral. En fin dejémonos de intereses particulares y atendamos al
        interés del Madrid, en sentido amplio, con amplitud de miras y defendiendo siempre la libertad
        en todas sus dimensiones, el pueblo nos lo agradecerá.
        Saludos blancos y comuneros

      2. Buenas noches otra vez, no entiendo que tiene de malo que una parte mayoritaria o no, de la grada grite la estrofa Arturo os engaña, Cataluña es España, yo no lo haría porque en mi modesta opinión es un error
        meternos en cuitas ajenas, que ni nos van ni nos vienen, pero a mi no me molesta que haya gente que
        piense distinto a mí, están en su derecho.
        Saludos blancos y comuneros

        1. A un español le deberia "ir" y no le deberia de ser ajena la integridad de su pais. Pero claro el españolito contemporaneo es de los mas nefasto y ridiculo que te puedes echar a la cara hoy en dia....

      3. Manolo no hay quien te entienda para de hacer el cafre con tu lenguaje vacuo, pedante y redicho, esas construcciones tortuosas que terminan en una simpleza no necesaria a la que para colmo se llegaria en medio parrafo resultan ridiculas. No se que pretendes pero es un esperpento la forma de tu discurso.

        Mejor no entrar en el canto maricomplejines de "Arturo o engaña" porque.....

    2. Buenos días esta visto que hay gente que no le interesa entender, ¿Por qué no te entra en la cabeza
      que en Cataluña hay millones de personas que no se sienten españolas? .
      ¿Por qué no te entra en la cabeza que hay millones de personas que en Cataluña piensan que siendo independientes van a vivir mejor y ser más libres?. Y esto es un problema político que requiere
      soluciones políticas. Derecho a decidir, con referéndum de autodeterminación, se llama la solución
      política, como en Canadá con Quebec, como en el Reino Unido con Escocia, como en Serbia, con
      Montenegro y algunos casos más que no recuerdo, en democracia los problemas se resuelven
      hablando y votando, también se solucionan temporalmente como en España en 1936. ¿No será este tu modelo?

      1. Madre como esta el patio ......., Escocia es lo mismo que Cataluña si......, opresion y demas le ha faltado decir, y encima sale con que si el 36...... joder, este tendra el fusil del tatarabuelo cargado debajo del colchon y todo

        1. Madre como esta el patio........ que no te enteras Contreras, que a mi no me tienes nada que decir,
          díselo a los millones de catalanes que no se sienten españoles, y no desinformes que aquí nadie ha
          hablado de opresión; si no se dialoga y no se vota, como vas a resolver un problema POLITICO, COMO EL CATALÁN, tu intenta disimular, que la ideología derechosa te puede.
          Salud

          1. Rogaríamos mayor contención en los humos del debate, señores. No solo por la consabida educación, sino sobre todo para que puedan ser convenientemente entendidas y explicadas las posturas en discusión. Muchas gracias.