Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
España es el Atleti

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

España es el Atleti

Escrito por: La Galerna19 noviembre, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. El 17 de mayo, la Real Federación Española de Fútbol anunció la llegada de Luis Rubiales a la presidencia del organismo. Han pasado seis meses desde entonces y el bagaje no puede ser más negativo.

Todo empezó cuando, tras un ataque de celos, despidió a Lopetegui justo antes del debut de España en el Mundial de Rusia. La selección llegaba invicta y con un estilo reconocible y eficaz, pero Rubiales, con la inestimable colaboración de la prensa, decidió dejar al combinado nacional sin su referente por el simple hecho de que este había firmado con el Real Madrid. Lo que pasó en el Mundial ya lo sabemos todos.

Semanas después, el presidente del Sevilla acusó a Rubiales de rendirle pleitesía "descarada" al Barcelona después de que el número uno de la RFEF perjudicase a la entidad hispalense llevando la Supercopa de España a Marruecos.

Con el verano a punto de finalizar, la selección inició su camino en la UEFA Nations League. El objetivo era liderar el grupo para así acceder a la Final Four. No sólo no lo ha conseguido, sino que los dos últimos encuentros -derrota en casa ante Inglaterra en octubre y derrota en Croacia el pasado jueves- han dejado sensaciones muy preocupantes, especialmente en el aspecto defensivo -seis goles encajados-.

Seis meses lleva Luis Rubiales en el cargo. Seis. Seguramente no tenga la culpa de la mala imagen ofrecida en los últimos encuentros oficiales de la selección y tampoco de los errores individuales de algunos de los futbolistas. Sin embargo, sí es culpable de haber desmantelado un proyecto en el que todos creían y de generar un conflicto entre dos de los clubes más importantes de España por su trato de favor al Barcelona. El problema es que nadie señala a Rubiales. Nadie. Normal, ya que los que deberían hacerlo fueron cómplices, en su momento, de la brutal campaña contra Lopetegui.

Relaño, por ejemplo, trata a España como si fuera el Atlético de Madrid, poniendo paños calientes e intentando que lo entendamos. Que no se ha conseguido el objetivo, pero más se perdió en Cuba y vinieron cantando. No se critica al combinado español, menos todavía a Luis Rubiales, quien parece que vivirá con una comodidad extraordinaria su mandato al frente de la RFEF.

En las portadas del día tampoco se hurga en la herida.

Se habla de "primer aviso", se informa que Kane acabó con el sueño de la 'Final Four' para España. Pero poco más. Ni rastro de Luis Rubiales y tampoco grandes críticas para una selección que no es ni la sombra de lo que era hace medio año.

Al menos nos queda Dembélé, que hace poco era mejor que Neymar y ahora vive en un ultimátum infinito.