Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Escohotado
Entre la vocación y la obligación

Entre la vocación y la obligación

Escrito por: Antonio Escohotado11 marzo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Rara vez le tocará al Real jugar un partido más perdido desde antes de empezar, y ese hubiese sido quizá el resultado, de no ser al menos tan probable que el voluntarioso Valladolid reprodujera las carencias rematadoras exhibidas en el Camp Nou, y fallase al menos tantos goles como los merengues esta temporada. Cuán lejos se encuentra por ahora de su mentor Ronaldo Nazario, quizá el mejor ariete de todos los tiempos de no ser por Messi y su homónimo.

Me sorprendió la enésima oportunidad deparada a Kroos, que reclama un descanso profundo, o cuando menos salir en los segundos tiempos –ante rivales sin la explosividad inicial-, porque tras refulgir entre quienes solo pierden el balón mediando falta lleva demasiados partidos ejemplificando errores no forzados, los más dolorosos. Quizá sus dones para el fútbol superan el amor hacía él, y está a tiempo para retirarse colmado de gloria profesional y recursos materiales antes de cumplir los treinta años, con medio siglo abierto al aprendizaje de oficios menos agonísticos en el día por día.

Sobre el césped le tuvimos hasta bien entrado el segundo periodo, colaborando en el primer gol vallisoletano por no meter la pierna, cuando parecía cantada la presencia de Valverde, un volante prometedor y perseguido aún por no acertar en el último toque, como hoy tras la única aunque espléndida arrancada de Asensio. Otro llamado a reaparecer era Odriozola, que cumplió con notable alto a mi juicio, ofreciendo una alternativa al aturullamiento de Carvajal estos últimos tiempos.  También se me ocurrió que Marcelo podría cubrir su banda coordinado con el ya indiscutible Reguilón, porque el Real necesita a la vez menos coladero y más creatividad. Nadie ha exhibido tanta como el brasileño, una síntesis de iniciativa con técnica estratosférica, que quizá reverdeciera con un colega capaz de bajar esprintando.

También fue un regalo ver las diabluras de Modric, coronadas por un merecido tanto, y el retorno del Benzema inaugurado esta temporada, que tras marrar por poco un obús a la escuadra cabeceó a las redes como un crack, y ejecutó el penalti de modo inapelable. Tristón últimamente, Nacho tiene motivos para alegrarse con la tenacidad que redundó en el gol del empate, y sospecho que al aficionado no le faltan tampoco, porque jugar por jugar –con la única exigencia de volver a la Champions- es lo idóneo para saber quién es quién, y madurar el proyecto de futuro.

Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

4 comentarios en: Entre la vocación y la obligación

  1. Buena suerte ayer, de ésa que hablaba Luis Aragonés. Voy a tener que rendirme con Kroos, cuando salió Valverde hubo intercambio de posiciones, Modric tomó el carril del diez y dio una lección en la posición de interior izquierda. Siento que no le guste jugar de mediocentro porque sería una gran alternativa a Casemiro, esa alternativa la tenemos en Valverde (muy buenos minutos ofreció de escudero de Modric), pero el técnico sigue empeñado en mantener al brasileño en el puesto, algo incomprensible si no se utiliza bien su gran pase en largo pues en la salida del balón y en la creación es un cero a la izquierda.

    Yo también pensé que era partido para Marcelo, no es lógico el cambio faltando dos minutos y es otro feo del técnico a sus jugadores, también feo Ramos ejerciendo de presidente, el equipo no tiene dirección y Florentino está clavando el error de los galácticos. Agarrémonos que vienen curvas.