Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El largo y cálido verano.

El largo y cálido verano.

Escrito por: Patricio Cuadra4 septiembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Se acabó el verano. No, no es que hayamos viajado en el tiempo hasta el 23 de septiembre, que por cierto, vaya miseria de viaje en el tiempo, sino que a las 00:00 del día de ayer, acabó lo que de un tiempo para acá se ha venido a llamar “summeriana”. Tras la decepcionante temporada que tuvimos que padecer el año pasado, estábamos todos asomados al balcón esperando ver el desfile de jugadores salientes y sobre todo de los entrantes. Todos deseosos de que se consumara aquella revolución que anunció Zidane, aquello de se irán cinco o seis y vendrán otros cinco o seis. Pues bien, de aquel final de mayo a este inicio de septiembre, Zidane no ha decepcionado en su vaticinio. Sí, lean bien, no ha decepcionado. Para empezar, no recuerdo a Zidane pronunciando la palabra “revolución” cual beatle alopécico, y sí hablando de “habrá cambios, pero muchos jugadores se quedarán aquí”. La promesa ha devenido en realidad, aunque con la pequeña trampa de que se fueron quienes quisieron irse y se quedaron los que quisieron quedarse, lo cual, a mi entender, dice muy poco de la dirección deportiva del equipo. O dice mucho. Dice que esta es errática, improvisada, que se trae talento pero que no se le da la oportunidad de ratificarlo en la primera plantilla. Hay una desconfianza de Zidane en la savia nueva, o una deficiencia a la hora de ir integrándola en la ya consolidada. Desde mayo, Zidane creó en su laboratorio un sistema de juego cuya piedra angular sería Pogba, confiado en que Florentino obraría su magia y el Manchester United cedería ante los encantos del presidente. Pero ni hubo magia ni los muros del United cayeron para que Pogba los atravesara de camino al Bernabéu.

Se le señaló la puerta de salida a Bale, pero este ni siquiera se acercó a ver si estaba entreabierta. A James se le puso la maleta teñida de rojiblanco en esa misma puerta de salida, pero después del episodio lamentable del 27 de julio en la International Champions Cup la maleta se quitó de en medio y nunca más se supo. Y Pogba flotaba en el ambiente mientras el centro del campo se vaciaba en cesiones y ventas. Acabará viniendo, ya lo veréis, igual que Neymar se irá al final al rinconcito del noreste. Y Zidane-Paul Newman, el incendiario, empezó a desechar a todos los Eriksens, Van de Beeks y similares que se le ofrecían, mientras que Florentino-Orson Welles le dejó hacer confiando en la relación casi paterno-filial que ambos tienen y en esa intuición de quien ya lo ha visto todo en la vida. Y mientras tanto, nosotros, sentados en el patio de butacas, hemos visto pasar este largo y cálido verano moviendo la cabeza de derecha a izquierda en un continuo no, no, y no. Sudando y no sólo por las altas temperaturas, temiéndonos una repetición de la temporada pasada, intentando encajar a Pogba en el centro del campo, estudiando geometría euclídea para poder entender el 5-3-2, el 4-3-3, el 4-4-2 o cualquier otra disposición que pudiera desplegarse en el terreno de juego, o todas a la vez, que más que el ballet del Bolshoi a veces el equipo nos parecía la función de fin de curso del colegio de cualquiera de nuestros hijos, y Zidane, en vez de Herbert Von Karajan o Zubin Metha, un loco cualquiera en el arcén de una autopista agitando los brazos para vete tú a saber qué. Pero, pese a todo ello, y dada la confianza inquebrantable que le debemos al Real Madrid, hemos de mantener la fe en que, al final, todo saldrá bien. Y que en este fin de verano, mientras nosotros seguimos sudando la gota gorda haciendo cábalas y mesándonos los cabellos, Zidane y Florentino están sentados en el muelle de la bahía, adaptando la canción de Otis Redding, viendo partir a los infieles, dejando el tiempo correr, sabiendo que más pronto que tarde, volverán.

Patricio Cuadra
Letrado y aprendiz de escritor y @cuadrablanco en las redes sociales. Sarcástico, curioso, paladín de la oratoria, la ortografía y la gramática. Deportista, amante del café y de un buen gintonic. Siempre del lado de la defensa de la justicia social. blog: patriciocuadrablanco.blogspot.com

7 comentarios en: El largo y cálido verano.

  1. A mí la resolución final de la summeriana no me gusta. He de empezar admitiéndolo. Me resisto a creer, más que nada porque no podría asumirlo, que ciertas historias personales de Zidane estén detrás de la salida de Marcos Llorente. Y creo que si el objetivo número 1 era Pogba, habría que haber parado la operación del canterano al menos hasta que este fichaje se concretara.
    El resultado es que solo tenemos un mediocentro puro, más unos cuantos jugadores que pueden retrasar su posición para hacer un apaño. Y espero que cuando falte el brasileño se opte por poner un doble pivote con dos de esos apaños, porque ahora mismo es irremplazable. Otra esperanza es que Valverde explote esta temporada y se muestre bastante mejor de lo que hasta ahora me ha demostrado. Buenas características físicas y técnicas las tiene, pero siempre le he visto algo perdido tácticamente (a veces, menos, también a Llorente).
    Un buen equipo técnico (y el del Madrid lo es, no solo Zidane) busca sacar el mejor partido a lo que tiene. Y esa es mi esperanza esta temporada. En ese sentido, vi variantes interesantes en el partido de Villarreal. Lástima que fueran arruinadas por dos acciones puntuales, especialmente la primera, que echan a perder todo el trabajo de una semana. Habría que añadir una tercera acción puntual: el penalti no pitado por el dúo árbitro-VAR. Pero quizá debamos asumir que jugamos con hándicap, para no amargarnos más. Incluso con el hándicap de que, de haber ocurrido exactamente la misma jugada en la otra área con el mismo resultado, la prensa estaría hablando de escándalo en el estadio de la Cerámica, e indagando el color de la bolsa que llevaba el árbitro a la salida.
    En fin, todo mi apoyo al equipo, deseando que todos den todo en cada partido. Les pondría antes de los mismos el video de la goleada del Atleti en pretemporada, para que salgan cabreaditos.
    P.S. Un poco de comunicación por parte del club en cuanto a los qués y los por qués no vendría mal. De lo contrario, será Piqué el que nos lo explique todo. A su manera.