Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El Caos del Real Madrid

El Caos del Real Madrid

Escrito por: Athos Dumas4 septiembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Una de las mejores películas del gran Akira Kurosawa (autor entre otras muchas, de obras maestras como “Los siete samuráis”, precursora de “Los siete magníficos”, “Yojimbo”, inspiradora clara de “Por un puñado de dólares”, “La fortaleza escondida”, madre de la saga de “Star Wars”, y tantas otras como “Barbarroja”, “Rashomon”, “Dersu Uzala” o “Kagemusha”) es una de las últimas que filmó, allá por 1985, que tituló acertadamente como “Ran”, que en japonés significa más o menos “Caos”.

Inspirada en “El rey Lear”, de William Shakespeare (Kurosawa era un enorme admirador del bardo de Stratford-upon-Avon y ya adaptó, a la japonesa,  en los años 50, un espléndido “Macbeth” titulado en España “Trono de sangre”), “Ran” o “Caos”, podría definir en cierto modo el verano que hemos sufrido muchos madridistas con los no supuestos fichajes, las no salidas del club, las absurdas portadas analizadas a diario en nuestros Portanálisis, las trolas lanzadas como globos sonda en los distintos Chiringuitos televisivos y radiofónicos, todo ello bien condimentado y aderezado con los megáfonos estridentes del madridismo de redes sociales, el célebre y tantas veces insufrible Twitter Madrid.

“Ran” o “Caos”, podría definir en cierto modo el verano que hemos sufrido muchos madridistas

La cuestión es que en el madridismo jamás hay unanimidad, ni siquiera cuando se logra el hito histórico de alzar tres Champions consecutivas. Siempre hay críticas desagradables, cogorzas infinitas de avinagramiento, y nunca faltan riadas de mala uva a cada minuto.

Nunca se sabe cómo acertar con esta “afición”. Este año, los deberes se hicieron en junio en forma de las llegadas – en su momento, bastante bien recibidas – de Hazard, Mendy, Jovic, además de la de Militao, cerrada en marzo, y la de Rodrygo, a quien ya se ató a finales de 2018. Pues bien, hacer los deberes con antelación es igual de malo para mucha gente que, por ejemplo, traer el último día de mercado a un Gareth Bale o a un Ronaldo Nazario. Fichar a principios de julio está mal visto, como también lo está comprar jugadores a mediados de agosto. Cualquier fecha y cualquier compra es un error y un motivo de queja y de manifestaciones obscenas y maleducadas.

Cualquier fecha y cualquier compra es un error y un motivo de queja y de manifestaciones obscenas y maleducadas.

En el film de Kurosawa, el personaje del “Rey Lear” nipón es un noble feudal llamado Hidetora Ichimonji, que, ya entrado en años, decide repartir el control de sus posesiones entre sus tres hijos, Taro, Jiro y Saburo (en la versión de Shakespeare, el reparto lo hacía Lear entre sus tres hijas, Gonerilda, Regania y Cordelia). No vamos a contar ni la obra del gran Shakespeare, ni el argumento de “Ran”, pero el caso es que, a raíz de la partición de los bienes del patriarca japonés, se desencadena un auténtico tsunami entre el padre y sus herederos, con guerras entre ellos, traiciones, alianzas, intrigas y desenlaces inesperados.

Visualmente, la película de Kurosawa es maravillosa, ya que al asociar un color a cada uno de los hermanos (el amarillo para Taro, el rojo para Jiro y el azul para el más joven, Saburo), más el color blanco propio del patriarca Hidetora, nos encontramos que en cada escena bélica o en las escenas de las negociaciones y de las intrigas, el contraste y la mezcla entre los tres colores, unido a los maravillosos paisajes de la isla nórdica de Hokaido, hace que cada fotograma sea una obra de arte, un lienzo multicolor digno del mejor de los pintores impresionistas.

Pero, a su vez, la impresión del caos permanente crea una verdadera confusión al espectador, que asiste a un espectáculo único y desconcertante, visualmente impagable (ganó el Oscar a la mejor Dirección Artística).

Más o menos como lo que hemos vivido en las últimas semanas en las redes sociales: peleas dialécticas - por ser generosos - entre todo tipo de “clanes”: seguidores de Keylor, odiadores de Bale, anti-zidanistas, mourinhistas, ramistas, antiflorentinistas, oficialistas, piperos, ortodoxos, ultras y cientos de tribus más. Al final hay extrañas alianzas y pactos contra natura, gente que defiende lo indefendible y que ataca lo inatacable, creando una atmósfera caótica en la que es difícil comprender nada.

peleas dialécticas entre todo tipo de “clanes”: seguidores de Keylor, odiadores de Bale, antizidanistas, mourinhistas, ramistas, antiflorentinistas, oficialistas, piperos, ortodoxos, ultras y cientos de tribus más

En la película “Ran”, es el personaje del bufón de Hidetora Ichimonji, insisto, el bufón Kyoami - el “fool” en inglés shakespeariano -, quien pone algo de coherencia dentro del desbarajuste generalizado. No es de extrañar pues que más de uno - y de dos -personaje(s) protagonista(s) - no desvelaremos cuáles -, según va evolucionando la acción va(n) perdiendo paulatinamente el juicio ante tanta confusión creada por unos y otros.

 

Sinceramente, a mí me cuesta entender el grado de histerismo al que estamos llegando dentro del madridismo. La temporada pasada fue desastrosa y la que está iniciando va con mal pie, sin duda. Pero para algunos que hemos visto pasar 32 años sin oler ni de lejos una Copa de Europa,  llegar a estos niveles de contaminación acústica y cibernética cuando apenas hace 15 meses y una semana estábamos pegando botes - al menos este humilde escribidor - tras conquistar la 13a en Kiev, dan ganas de perder el norte y algunos tornillos, y dedicarnos a contemplar otro tipo de eventos deportivos que afecten menos a las emociones cerebrales: la gimnasia rítmica, el bádminton, los bolos montañeses o el lanzamiento de jabalina.

Todos tenemos nuestras preferencias, algunos habríamos querido, por ejemplo, reforzar el centro de nuestra zaga, otros hubiesen querido que Kubo se quedase en la primera plantilla, y a otros les hubiese gustado jubilar a más de uno de los veteranos. Hay decisiones que se han tomado que han sido dificilísimas de entender y de digerir. Pero, sinceramente, no es de recibo esta jaula de grillos que se forma cada día entre el madridismo. En eso, también, como en las victorias, somos un club excepcionalmente singular.

sinceramente, no es de recibo esta jaula de grillos que se forma cada día entre el madridismo. En eso, también, como en las victorias, somos un club excepcionalmente singular.

El caos, la incoherencia y la inexistencia de tener un plan conduce a la desintegración y a la frustración. Sigo pensando que hay un plan. No caigamos en guerras fratricidas como la del clan Ichimonji. Bastante tenemos con hacer frente a nuestros enemigos y rivales naturales, que disfrutan como nadie con nuestras diferencias.

47 comentarios en: El Caos del Real Madrid

  1. Por fin algo de ilusión (color) en este mundo oscuro.
    Efectivamente podríamos ser líderes si llega a entrar el palo de Jovic y pitan el penalti a VINI.
    Pero no paso y …
    Pues a seguir somos del Madrid y hasta final hay que creer.
    Zizou se empeñó en Pogba y no quiso otro, puede parecernos mal o bien (a pocos) pero es lo que quiso y yo por lo menos sigo confiando en ZIZOU.
    Falta mucho y todavía no hemos visto a HAZARD jugar confiemos.
    Parece que por el momento BALE está en otra onda, va cogiendo color pues si sigue así y se le añade al BENZEMA de la temporada pasada y HAZARD pues no pinta mal.
    Son conjeturas claro está pero porque verlo todo oscuro en vez de colorido ?
    Confiemos !!!!

  2. Muy bien dicho y escrito !!

    Tiempos aquellos en los que una hora eran sesenta minutos. Hoy todo se mide por cuota de pantalla y triunfos. Lo demás, abismo. En fin, confiemos en nuestro equipo. Ellos a TRABAJAR y nosotros a apoyar ( por lo menos al principio).

  3. La realidad es que en lo que va de temporada aun no ha pasado NADA (ni bueno ni malo) y ya tenemos que soportar incendios y el anuncio de cataclismos varios entre el madridismo.
    Gente gritando "¡vamos a morir todos!" como el histérico al que suelen abofetear, para que se calme y no espante al personal, en la típica/tópica película de catástrofes.
    De verdad, que se lo hagan mirar.

  4. Me pongo en pie. Si no fuera por la adicción que tiene uno a La Galerna, dan ganas de limitar el madridismo a los 90 minutos (o 180, o 270 como mucho) semanales de fútbol real, y olvidarse de todo el resto del tiempo. Ah, y el basket. Y el Castilla de Raúl..., y el CD Tacón, bueno, paro ya.

  5. Y gracias por hacer mención al "madridismo" (por llamarlo de alguna manera) de twitter.
    Ni en los peores antis he visto tanta crueldad, mala educación y desprecio al club, a sus jugadores, a la directiva y a los aficionados que no pensamos como ellos que en algunos de los más famosos (y no tanto) perfiles (anónimos casi todos ellos) de Twitter.

  6. cuanta razon en tu GALENAZO Athos,,,,,,,son peores todos esos seudosmadridistas que lo lo antis. a estos al menos los ves venir sabes quienes son......¡¡¡¡¡¡HALA MADRID SIEMPRE¡¡¡¡¡¡¡¡¡
    CONFIANZA plena en J.A. SANCHEZ, DON FLORENTINO Y EL GRAN ZIZU..........

  7. Mira por dónde, hace un montón de años que vi la película Ran, maravillosa visualmente, y un poco fatigosa para mi gusto occidental, y hasta hoy no me he enterado de que Ran se traduce como Caos en español.
    Bien traído lo del caos, por el caos en el que estamos sumidos los madridistas tras atravesar la "summeriana"sin recibir el maná de los fichajes.
    Como los fichajes se hicieron al principio, recordemos el de Hazard, y hemos aguantado la canícula con las incesantes "noticias" sobre el inminente fichaje de Pogba o el de Neymar, reclamado también en estas páginas, parece que no se hubiera fichado a nadie, y que la política de fichajes es, una vez más, un desastre.
    Yo tabién tengo dudas sobre el futuro inmediato, y "hubiera reforzado el centro del campo" (*), pero visto que no puedo hacer nada al respecto, (Floper no me consulta), prefiero ser paciente y esperar a ver como resulta la temporada.
    Para incendiarios ya tenemos a los de la canallesca.
    Saludos.
    (*) Esto se ha convertido ya en una cláusula de estilo en los comentarios sobre la actualidad madridista.

  8. Admirado, Athos, comparto completamente lo expuesto. Pero permíteme que ahonde en una frase tuya, "Sinceramente, a mí me cuesta entender el grado de histerismo al que estamos llegando dentro del madridismo.", ¿no te parece normal llegar a ese histerismo con todo lo que se dice, durante tantos años, desde los medios? Sabes muy bien que se genera opinión desde esos potentes altavoces además de un caldo de cultivo catastrofista para cuando vengan mal dadas. el caso es que en este mismo oasis madridista también se fomenta ese histerismo. Artículos de opinión que avalan ideas de distanciamiento entre directiva y entrenador, por ejemplo ahondan y siembran en las incertidumbres y las desazones de aquellos que están algo desencantados.

    Esto da pábulo al madridista amargado y con ínfulas exégetas del porvenir. Sobre esto he escrito en el portanálisis de hoy, miércoles, que te pongo a continuación...

    1. Lo peor de los amargados es que no se guardan su amargura para sí sino que necesitan compartirla, es decir, dar la lata a los demás con sus sensaciones negativas y sus correspondientes funestos augurios durante toda la temporada pero cuando no se cumplen esas predicciones no hay forma de compensar, indemnizar, resarcir a los damnificados de esa amargura que nos ha esparcido durante tanto tiempo.
      ¿Por qué no selo guardarán para sí y su entorno más próximo? Nada, hay que dar la matraca y fastidiar a todo el personal durante todo el tiempo por un "ya lo dije" pero cuando no se cumple, no hay manera de compensar a los que se "comen" esta amargura suya y terminan por un "te fastidias con j" y la desfachatez del "yo tenía razón pero afortunadamente no ha salido así, por suerte". Y al día siguiente, otra vez los peores presagios porque la vida es así y hay de todo en la viña del Señor y a los que nos gusta ver el vaso medio lleno de nuestro equipo y esperar, a veces más confiados, otras con cierta zozobra, pero siempre esperanzados, nos ha caído el castigo de sufrir a estos cultivadores de amargura que propala y quiere contaminar a los madridistas y así, que el madridista no sea feliz. Y por supuesto, si se puede, encender una pira y linchar a todos los integrantes del club, despreciar los hechos cuando te llevan la contraria, apelar a la suerte como único rival de tus presagios, en definitiva, desprestigiar cualquier logro que se consiga porque no se podía conseguir según las predicciones de estos amargados. ¡Cómo si no tuviéramos suficiente con la prensa!

      Aquellos madridistas que aún guardan fe y que siguen disfrutando de las victorias de su equipo, son héroes ante tanto doble rasero, señalamiento, cizaña y mala leche vertida sobre sus ilusiones desde los potentes altavoces mediáticos que juzgan, aunque no sea su labor, permanentemente al RM con memeces que no se plantean con los demás. A esta heroicidad hay que añadirle la virtud de la templanza y la resiliencia para poder sobrellevar a tanto madridista pastoreado o con ideas inculcadas desde estos medios y por supuesto, a los amargados que en su afán de compartir su desazón, angustia, sufrimiento y derrotismo, dan la murga incesante a cualquier ocasión como por ejemplo que el que se va era el salvador del club y el que se queda era el que tenía que haberse marchado o cuando no se echa o ficha al jugador que el amargado desea, entonces el apocalipsis ya está aquí, como él, desde siempre, había avisado.

      En fin, los amargados vencen, se van de rositas y cuando el tiempo y los hechos no les dan la razón ¿cómo se compensa e indemniza el castigo de haberlos soportado durante tanto tiempo? La nada, ellos siguen incansables, porque son así, al igual que la prensa cuyo objetivo no es la verdad sino rellenar con el RM.