Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El lado bueno de la historia

El lado bueno de la historia

Escrito por: Manu Cárdenas1 marzo, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El hedor a podrido siempre acaba saliendo por mucho que intentes enmascararlo. Por muy controlado que creas que lo tienes, con el tiempo se suele filtrar por la rendija menos pensada. Es lo que tiene vivir durante 20 años entre basura: tarde o temprano acabas llenándote la camiseta de mierda, y hay manchas que no se van, o eso espero.

Pero no quiero hablar sobre Negreira, ni sobre árbitros, ni de Sánchez Arminio, ni de Villar, ni de Tebas, ni de los medios de manipulación. E incluso me las ingeniaré, como muchos intentan, para obviar al Barça en todo este asunto. Vaya, se me escapó.

Yo quiero hablar de la esencia de estos supuestos comportamientos. Hablemos de victimismo y de grandeza, de dos formas opuestas de entender la vida y competir por lo mismo.

Puedes tener la suerte de haber sido educado en la grandeza, o incluso de haber elegido conscientemente el camino difícil, porque elegir ser grande es el camino difícil.  Si eres de los primeros te felicito; si eres de los segundos te felicito aún más.

El que es grande, en definitiva, entiende la vida desde la honestidad y la exigencia hacia sí mismo. Construye su historia con dignidad, admirando a muchos, pero sin compararse con nadie. Es un líder natural que no entiende de atajos y acepta con naturalidad lo escarpado del camino. Convendremos en que tener grandeza en un país de mediocres te hace aún más grande.

En el otro extremo está el victimista. Alguien acomplejado, ruin, sin moral. Se comporta con bajeza y no es cabal. Para alguien así, el fin siempre justificará los medios. El que va de victima por la vida se tensa ante la brillantez, se incómoda, se ofende, e intentará subirse a los hombros de quien sea para parecer más alto. En definitiva, es lo que se conoce como un mierda.

Desgraciadamente, la brillantez y el esfuerzo no siempre te conducen al éxito o al reconocimiento. Lo que ha pasado todos estos años en las competiciones domésticas lo evidencia.

Me temo que los colaboradores necesarios pronto echarán tierra al asunto, nos venderán el pestazo a podrido como una nueva forma de perfume, e incluso dirán que es culpa nuestra tener una pituitaria tan sensible.

Parece que no queda otra que aceptarlo, es lo que hay que diría Koeman. En una sociedad apresurada y sin pensamiento crítico, la mentira de muchos es más cierta que la verdad de unos pocos.

En cualquier caso, doy gracias a mi padre por lo mejor que me dejó, el amor al Madrid. Como bien dijo Courtois, estoy sin duda en el lado bueno de la historia.

1-1 (4-3): Desierto de juego, oasis final

 

 

@eltodocampista

Un comentario en: El lado bueno de la historia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Historia por hacer

«Historiadores del mundo, podéis empezar a tomar nota. Porque algún día os tocará contar cómo empezó a forjarse el nuevo Imperio del @realmadrid».

✍️@PedroneUsted

👇👇👇

Al igual que cuando ganamos el Mundial, hoy toca entonar de nuevo: ¡Viva España (y viva @7olgacarmona)!

Un triunfo de la selección que sirve de excusa a los diarios para no hablar de otros temas. Lo contamos en el #Portanálisis

👉👉👉http://tinyurl.com/266puvxj

Marzo es un mes singular desde tiempos de la Roma clásica, y no es casualidad que el @realmadrid siga la estela de nuestros antepasados y saque las garras de verdad a partir de esa fecha.

Los idus del Madrid, por @salva_martin

👇👇👇

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram