Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El encefalograma de Puigdemont

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El encefalograma de Puigdemont

Escrito por: La Galerna19 enero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Como decía hace poco Boadella del encefalograma de Puigdemont, "no es que sea completamente plano, pero sí con pequeñas colinas".

Lo mismo puede decirse del juego del Real Madrid ayer en Butarque. El encefalograma ha pasado de la más absoluta planicie a registrar la presencia de alguna vida (abracemos la buena nueva) si no en el aspecto del juego al menos sí en el del resultado (0-1), lo que no es mala señal. Puestos a disponer un orden a la hora de recuperar cosas, optamos por las victorias antes que por las sensaciones, por la misma razón por la que uno prefiere recuperar su cartera antes que obtener la petición de disculpas del ladrón.

La prensa catalana, que nos quiere bien, que dice cada noche una pequeña oración por nosotros (un poco como si Francesc Aguilar se metamorfoseara en Aretha Franklin, que ya es metamorfosearse), no es tan optimista como nosotros. Y no será porque la prensa catalana le desee ningún mal al Real Madrid, club al que de manera excepcional se refiere en sus portadas hoy Sport, por ejemplo. Lo que ocupa a Folch y amics no es por supuesto el Madrid (nunca se acuerdan de él) sino la política de blindaje de contratos del Barça. Pero ya decimos que hoy, sin que sirva de precedente, hace Sport una pequeña mención al club de Chamartín y el partido de Butarque. Bajo esta línea.

Sí, amigos. "Asensio salva al Madrid in extremis". ¿Salva al Madrid de qué?, nos preguntamos afanosos. ¿Acaso era ya el partido de vuelta y el Madrid se encontraba contra las cuerdas? ¿Es que el Madrid estaba virtualmente eliminado, y fue el gol salvador de Asensio el que recató al Madrid de esa ignominia? El gol de Asensio llegó en el último suspiro del partido, pero no todo gol que llega en el último suspiro de un partido salva in extremis de nada a quien lo marca: un empate a cero con todo el partido por jugarse en el Bernabéu no era (si dejamos el mal juego aparte) ningún desastre, pero ya nos dice Sport que sí, que sí que lo era, y quiénes somos nosotros para contradecir a Folch y amics.

Las frases denigratorias de todo lo que tenga que ver con el Madrid se han labrado un lugar tan irreductible en el habla cotidiana de la gente que ya damos cualquier frase por buena, no se establecen filtros, y es así cómo cualquiera puede decir sin temor a que nadie le rectifique que Asensio "salvó (?) al Madrid in extremis (?)" como podríamos decir que el beso que le dimos a nuestra mujer en el umbral de casa, después de una leve disparidad en torno a las extraescolares del niño, salvaron in extremis nuestro matrimonio.

¿Por qué no? Es el Madrid. Vale todo.

Mundo Deportivo, que celebra la renovación de Piqué como si del fin del calentamiento global se tratara, dedica también (y también como excepción, no penséis mal porque nunca lo hacen) una línea al Madrid.

"Asensio evita el bochorno blanco en Leganés".

¿A qué bochorno se refieren?

Si se refieren al bochorno del mal juego blanco (hubo mal juego, no sabemos si al punto del bochorno), ese mal juego no se vio influido por el gol postrero de Asensio, que en nada cambia el desarrollo anterior del partido.

Si se refiere al resultado, estamos en lo mismo: ¿habría sido bochornoso empatar a cero un partido de ida de Copa ante un Primera, con el segundo encuentro en el propio feudo? Bochorno. Salvar in extremis. La magnificación de todo lo tocante a las malas etapas del Madrid es moneda, ya decimos, de uso tan común que ha anulado toda capacidad de análisis. No hay término que sea demasiado dramático para referirse a un partido muy gris del Madrid gracias al cual está, aunque la terminología en modo alguno lo refleje, prácticamente clasificado para semifinales.

Y sí, fue Asensio quien con su gol postrero nos dejó ahí. Un Asensio sobre el que Zidane, preguntado en rueda de prensa, dijo: "Puede dar más, como todos", lo que sirvió al ínclito periodista Jesús Gallego para emitir un tuit censurando a Zidane "el palito" para "el nene". A Gallego se le olvidó (?) lo de "como todos" por las mismas razones por las que Asensio "salvó al Madrid in extremis": porque él lo vale y, sobre todo, porque con el Madrid vale todo. Valor (o valors) por partida doble.

"Un golazo y nada más", titula por su parte The Ouija Daily, siempre en busca del reverso negativo y hallando ahora el del himno de Jabois ("Hala Madrid y nada más"). En su parte superior, la primera plana de los chicos de Relaño hace alusión al autor de la puñalada del sábado. ¿Qué puñalada del sábado?, os preguntaréis con nosotros. La portada del As de ayer domingo obviaba dicho incidente, como si no hubiera existido. Acaso arrepentidos de la omisión, la traen hoy a la palestra desde la nada de ayer pero sin que palabras como Frente Atlético o Atlético de madrid sean mencionadas. Anatema.

La pregunta es muy simple: ¿llegará un día en que el Atlético de Madrid sea mediáticamente interpelado sobre lo que hacen sus aficionados violentos, o preferirán los medios seguir centrando sus críticas en la supuesta falta de espontaneidad de la ejemplar Grada de Animación del Real Madrid?

Pasad un buen día.