Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Dos años de Galerna

Dos años de Galerna

Escrito por: La Galerna21 mayo, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cumplimos dos años de vida precisamente hoy y algunos colaboradores de La Galerna, acompañados de ilustres simpatizantes del periodismo deportivo, nos felicitan (no todos) y explican lo que estos dos años significan para ellos.  

 

Fantantonio (La Galerna): Cuando hace dos años Jesús Bengoechea, el patrón, me propuso enrolarme en un barco que estaba por zarpar, La Galerna, el Madrid tenía entre manos otra semifinal de la Copa de Europa. El rival era la Juventus, el mismo equipo que dentro de veinte días se cruzará con el Real en la final de Cardiff.

Yo pensé, recuerdo, estrenarme con un artículo que rememorase mis Madrid-Juve. La botadura del navío se retrasó un tanto, y entre medias el Madrid cayó merced a Morata. Dos años más tarde, el Madrid tiene una Copa de Europa más y está a un partido de ganar otra; entre medias, La Galerna ha trazado su ruta por el océano abierto de los medios de comunicación digitales. Navega con viento de popa, firme, segura. Su tripulación es gente seria, sagaz, brillante, capaz de abordar a cualquier enemigo y darle matarile incluso a los mejores buques de la Royal Navy. Yo, especialmente, me siento honrado de pertenecer a ella, de disparar de vez en cuando desde mi puesto en la santabárbara. En el tiempo que ha ido entre un duelo en la cumbre con la Juve y otro, La Galerna se ha establecido como una tribuna plural y, por encima de todo, libre: un lugar donde el madridismo se puede mirar al espejo y reconocerse orgulloso, pues su único compromiso es con la honestidad. Brindo por más años de buenos vientos, y Copas de Europa.

Vicente Azpitarte (Libertad Digital): Ante un océano informativo como es la red, con sus borrascas y sus anticiclones, la Galerna aparece de Cantábrico a Mediterráneo para salvaguardar las grandes esencias del madridismo. Son muchos los portales que cuentan el segundo a segundo de los de Chamartín pero ninguno analiza la realidad blanca como este vergel de opinión, análisis y profundidad. La Galerna es el Real Madrid, con sus Copas de Europa, sus estrellas, sus aficionados y su Bernabéu. Larga vida a este tour de sentimientos. #NoLoPuedenEntender

John Falstaff (La Galerna): Que el segundo aniversario de La Galerna coincida con el día en que el Real Madrid se hará probablemente con su trigésima tercera Liga no hace sino subrayar el espíritu festivo de esta publicación. Porque cuando uno piensa en La Galerna, la palabra que le viene a la cabeza inmediatamente es felicidad.

Felicidad es lo que sentí cuando supe de la creación de La Galerna bajo el temerario y rompedor lema de “Madridismo y sintaxis”. Ahí es nada: aunar dos mundos por desgracia tan opuestos como el fútbol y el cuidado del lenguaje. Felicidad es lo que sentí cuando supe que al frente (y a la retaguardia, y a los flancos) estaba Jesús Bengoechea, a quien había conocido virtualmente poco antes gracias a alguna colaboración ocasional con un medio online de cuyo nombre no quiero acordarme, en el que Jesús escribía regularmente.

Felicidad es lo que sentí cuando leí el manifiesto fundacional, en el que Bengoechea proponía una publicación desacomplejadamente madridista y presidida por el apoyo decidido al club, la crítica constructiva, el buen gusto, el humor y la ironía como forma de desactivar al antimadridismo rampante.

Felicidad es lo que sentí cuando Bengoechea aceptó insensatamente mi atrevido ofrecimiento a colaborar, pese a mi absoluta inexperiencia en estas lides.

Felicidad es lo que sentí cuando lo conocí en persona poco después, y comprobé que era uno de esos raros casos en que la persona al natural no desmerecía, sino que incluso mejoraba, la idea que me había hecho de ella a través de nuestros contactos virtuales, y ello a pesar de su más que discutible gusto para elegir calzado.

Felicidad es lo que sentí cuando fui después conociendo a un buen número de colaboradores de La Galerna, y cuando poco a poco la admiración hacia ellos, sin retirarse nunca de escena, fue dejando hueco a la amistad, una amistad que no ha dejado de crecer desde entonces. (Abro un paréntesis, caros lectores, para decirles que si ustedes conocieran a las personas que hacen posible esta publicación todavía les gustaría más La Galerna. Creánme si les digo que es un grupo humano excepcional al que no guardo rencor pese a que se niegan a venir a visitarme bajo el pretexto barato de que California no les queda a mano).

Felicidad es lo que sentí y lo que siento al ver que La Galerna ha echado raíces y es seguida con lealtad y complicidad por unos lectores que exigen ser tratados como seres inteligentes, que se niegan a comulgar con ruedas de molino y que aprecian y valoran el esmero en el uso del lenguaje, el rigor y la coherencia en la articulación de las ideas, así como el sentido del humor que apela a la inteligencia. Felicidad es lo que siento al ver que el Real Madrid y el madridismo están de enhorabuena, y que La Galerna, en su modestia, es uno de los motivos para ello.

Felicidad, mucha felicidad.

Felicidades.

Andrés Torres (Sin Filtros, La Galerna):

Corrían malos tiempos para la lírica

La loa al madridista era pírrica

La plaga anti comenzaba a ser vírica

Presta a traer proporciones bíblicas

Hubo quien en los kioscos de la meseta busco cobijo

Y se sintió canijo ante tanto colchón y canaleta

En la oscuridad Hernia y Ouija conspiran

Mientras miles de madridistas fatigados expiran

No en vano tertulianos desalmados

Y de antimadridismo ahitos

Cargan en las teles sin tino

Contra todo aquello que huele a Florentino

El apocalipsis estuvo cerca

Allá arriba a la derecha

nos conminaron a la extinción

Como en Atapuerca

Así su prensa de combate

Aún practica con deleite

El arte de la insidia

Y hacer de la ciencia-ficción, historia

Para pararles los pies llegó La Galerna

Lo saben en Pekín

Lo saben en Berna

Platón estuvo aquí

En nuestra caverna

Repasando cada día cada portanálisis

Tu galernauta revista de prensa

 

Ramón Álvarez de Mon (La Galerna): Dos o tres meses antes de la creación de La Galerna, desvirtualicé a Jesús tomando unas cervezas. Cuando me comentó el proyecto que estaba preparando no dudé ni un segundo en subirme, era un orgullo que me quisiese tener en cuenta. Jesús quería crear un lugar de encuentro para el madridismo con opinión propia de calidad en el fondo y la forma. Dos años después, el principal objetivo perseguido se puede decir que ha sido un éxito. La Galerna se ha convertido en un punto de encuentro para el madridismo, un lugar de referencia.

Además, Jesús ha creado una familia, una comunidad que integramos sus colaboradores y todo aquel lector que devora cada Portanálisis cada mañana. Gracias, Jesús, por haber creado La Galerna.

Alberto Cosín (La Galerna): ¡Feliz segundo aniversario, La Galerna!
En este tiempo he tenido la suerte de compartir medio con plumas de un calibre extraordinario. De dar a conocer un poquito más la historia del Real Madrid. De contagiarme de un mayor optimismo y positividad en torno al equipo de mis amores o de poder compartir velada con el mejor extremo izquierdo que ha visto el balompié mundial. ¡Brindo por muchos más años exitosos!

Paul Tenorio (La Razón, El Chiringuito, La Galerna): Es obligado celebrar con júbilo el segundo aniversario de La Galerna. No sólo porque este soplo de aire fresco digital ha venido acompañado de la Undécima en fútbol y la Novena en Basket para el Real Madrid, sino también por la calidad de sus textos en un acartonado panorama mediático que busca el click a través del reclamo fácil y el engaño, por la profundidad de sus análisis en un periodismo que se queda en la superficie, o por su pertinente lucha, a través de la razón, los argumentos y la educación, contra los que menosprecian y vilipendian continuamente al mejor club de la historia y de la actualidad, ya sean antimadridistas o madridistas disfrazados. Por sus entrevistas, por piezas literarias que son auténticas joyas, por su mirada futbolística profunda, por su templanza y eterna defensa del sentido común, por su pluralidad de opiniones, por su brillante red de colaboradores y por la excelente dirección de su creador, Jesús Bengoechea... ¡Muchas felicidades y a por muchos años más!

Jesús Alcaide (Real Madrid TV): No pienso felicitar a nadie. Ni a Jesús Bengoechea ni a ninguno de sus ilustres mosqueteros que día a día me obligan a leer una montaña de artículos ante la seguridad de que si no lo hago me habré perdido una referencia, una opinión, un juicio  importante, con sentido, con fuste y fundamento sobre el Real Madrid. Y sobre todo, con buena sintaxis.
No voy a felicitar a nadie por una sencilla razón. Esta gran idea de la Galerna se me tendría que haber ocurrido a mí. La creación de un pozo de sabiduría en el que están prohibidos el mal gusto, la peor dicción y el nulo juicio habituales en la prensa tradicional que se ocupa del mejor equipo del siglo XX, del XXI y de los venideros, era un invento que, por fuerza, debería haber surgido de mi cerebro. Siempre renegando del periodismo de bufanda antimadridista, colchonero o azulgrana, mayoritario pese a que la población común es preferentemente blanca, de aguantar que tras un 5-0 a cualquier rival todos los focos se centraran en el mal gesto del portero de la puerta 47 o en que el lateral del Madrid había subido por la puerta trasera del bus, y el extremo por la izquierda, prueba contundente de un cisma en el vestuario. En fin, siempre hasta el gorro de que no se le permitiera al madridismo disfrutar de sus victorias porque aún no se ha enfrentado a alguien importante o porque esta plantilla se ha hecho con criterios mercantilistas o por capricho. Y al final es el señor Bengoecha quien enciende la luz, abre las ventanas y deja entrar el aire fresco de la cultura, el saber y el amor al Real en un mundo asfixiante y dominado por lo cutre y lo anti.
Maldita sea. Vuestro es el mérito, amigos. No os felicito pero os leo, que ya es bastante.
Hala Madrid. Y no paréis nunca. Que tengo que seguir leyendo.
Fred Gwynne (La Galerna):
Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida ya la dí
cuando el yugo del esclavo
como un bravo sacudí.
Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria el Madrid.
Diosa Maracaná (Madridista Real, La Galerna): 21 de mayo de 2015. Recuerdo esa mañana como si fuera ayer: Jesús y yo sentados en una cafetería cerca del Bernabéu, leyendo las primeras reacciones al lanzamiento de La Galerna y haciendo tiempo para tomar un taxi rumbo a la entrevista que le haríamos a Joaquín Leguina. Dos años han pasado y mucho ha llovido desde entonces. Aunque yo ya no esté tan involucrada en LG es imposible olvidarme de todo lo que viví con la que siempre será mi familia. Algún día tendría que escribir sobre tantos recuerdos y anécdotas, los duros comienzos tras una temporada en blanco, la salida de Ancelotti y llegada de Benítez, el show mediático alrededor de la salida de Casillas y la forma en que se informaba sobre renovación del contrato de Ramos. Hasta los grandes momentos vividos en LG como las entrevistas a Arbeloa y a Gento, el final apasionante de la temporada pasada, la Undécima, la Eurocopa, la Supercopa y el inicio de una temporada ilusionante al mando de Zidane y Laso. Pero los mejores siempre serán los compartidos con los galernautas, construir junto con ellos una comunidad de madridistas con un sentimiento de identidad, seguidores del Real Madrid con visiones distintas pero unidos por un sentimiento. Lo mejor de LG es esta familia de ya más de 12.000 galernautas. A todos: ¡gracias por formar parte de y creer en este proyecto! ¡Hala Madrid!
Jorge Martín, Jorgeneo (La Galerna): No es la primera vez que me pasa. Ya me ocurrió hace años cuando estuve de casa rural en un pueblo de Asturias. Los dueños era un matrimonio mayor que aprovechaban todo lo que les daba un huerto y una granja muy bien cuidadas. Tenía ya 24 años, pero creo que fue la primera vez que probé el sabor verdadero de un tomate. Hace dos años que Jesús me invitó a participar en algo por lo que