Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Don't stop me now

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Don't stop me now

Escrito por: La Galerna1 febrero, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Nos gusta la portada de Marca. Así, digámoslo ya de entrada para remarcar la excepcionalidad de la circunstancia. Es cierto que nunca llueve a gusto de todos, pero a base de chaparrones, en esta sección ya solo vestimos con ropa impermeable y hoy nos aventuramos a quitarnos alguna capa para que el sol que parece empezar a calentar nos llegue sanador. No queremos la paz de los cementerios, por favor, pero todo mortal -también el madridista, aunque la fuente de su filia sea eviterna- precisa de una mirada cómplice, de una palmadita en la espalda y hasta de una celebración, aunque esta sea parcial.

A nosotros nos pasa que estas parcialidades nos llenan el pecho de contento. Sabemos de sobra que lo que hay que ganar son títulos, que lo importante es la meta y que en el palmarés no figura un 6-0 contra el Espanyol en una tarde de revolera en el Bernabéu. Dicho esto, ya nos dirán ustedes qué demonios es una meta sin los pasos previos que hacen que esta aparezca como posibilidad de llegada, qué carajo es un título si no la suma de victorias pequeñas y qué diantres es un palmarés al margen de puntuales celebraciones encadenadas. Por lo demás, optamos por la alegría no solo porque el equipo ayer la transmitiera a raudales, sino porque no concebimos que el madridismo pueda ser otra cosa que su puesta en acto, su búsqueda y su triunfo. No vaya a ser que, a fuerza de los peros de cada día -sin duda también ellos necesarios si son pensados como estímulo-, llegue el momento en que el Madrid acabe ganando algún título y ya tengamos el cuerpo oxidado para asistir a la fiesta y nos salga una mueca en lugar de una sonrisa.

Marca Portada 01.02.16Así que "juego, set y Cristiano". Nos gusta el titular, aunque no ignoramos que la metáfora tenística está ya algo manida. Hubo juego ayer en el Bernabéu, y qué juego, amigos: velocidad de balón, movilidad de los jugadores, implicación defensiva de todos y cada uno, mirada alta, objetivo al frente... la belleza de un colectivo cohesionado que sabe lo que quiere y se sabe virtuoso en la capacidad de conseguirlo. Nada más y nada menos que eso. Un vals acelerado al ritmo del Don't stop me now de Queen, un alto voltaje de AC/DC, una delicia, todos los amperios, luces de feria, danzad, danzad, benditos.

Tres goles marcó Cristiano. Otros tres, habría que decir. Como quien no quiere la cosa y la quiere toda, como quien otra vez parece sacar contundente fuerza de cada sospecha sobre su estado de forma. Tal es la voracidad del portugués, en plena sintonía con la nuestra, con la de un equipo que siempre debe salir a querer más y mejor y no a mirarse el obligo ni el escudo como Narciso en el arroyo. Que quiten los espejos del vestuario, que la imagen del equipo la refleje esta crónica de Mario De Las Heras, que el próximo partido sea igual, y también el siguiente y el de más allá, que podamos decir a posteriori que estos días fueron tan solo los del inicio de la fiesta.

Portada As 01.02.16El diario As también destaca la figura de Cristiano en su portada, si bien se muestra algo más distante en el elogio: "El Bernabéu disfruta", dice el medio de Relaño, sin implicación afectiva, como atestiguando una realidad externa que ni le roza, que es cosa de otros, de un Bernabéu que al diario As parece ni irle ni venirle. Periodismo de entomólogo, perspectiva casi antropológica, aplicación del distanciado método científico, no vaya a ser que nos pillen en el renuncio de transmitir alegría por una victoria del Madrid, válgame el Señor.

En las duras sí parece el As más implicado emocionalmente, menos aséptico, más sobre el terreno y salivando tras la pista, pero en las maduras, tomen ustedes una dosis de periodismo más bien objetivo, que es lo que viene en los manuales que conservamos en el desván de la redacción, acumulando cierto polvo, todo sea dicho. Bien. Que así sea si quieren. Nosotros nos quedamos con las palabras esperanzadoras de Zidane que Relaño lleva a su portada y que hoy hacemos nuestras: "La Liga está difícil, pero no imposible". Una obviedad que, tal vez como todas, encierra más potencial del que aparenta.

Mundo Deportivo Portada 01.02.16Sport Portada 01.02.16Resulta que hoy empieza en la Audiencia Nacional el juicio por el cuanto menos turbio fichaje del hijo del padre de Neymar, pero -oh, sorpresa- la prensa deportiva catalana no ha debido de recibir la conveniente notificación. En caso contrario, estamos seguros de que tal causa sería el principal tema de portada, aunque solo sea por aquello de los valors y de dar ejemplo a los niños del mundo mundial, todos ellos con relojes que señalan siempre la hora catalana. Algo habrá pasado en la correspondiente oficina de Correos. No descarten ustedes que se haya traspapelado el aviso tras una sospechosa llamada de Florentino a Gallardón. Cosas veredes, amigo Sandro.

Pero qué más da la Audiencia Nacional si ha llegado Ronnie a Barcelona. Saquemos tambores y trompetas para recibir al astro de la permanente sonrisa y el gesto surfero. Mais samba e menos trabalhar. ¿Dónde está Carlinhos Brown cuando se le necesita? Hoy hay fiesta en Mundo Deportivo y nosotros con estos pelos. Además, borren de su mente todo lo dicho anteriormente sobre la dificultad pero no imposibilidad de que el Madrid gane la Liga, porque ya adelanta Sport en "aramisfusteriano" confidencial que no hay nada que hacer, que "así GANARÁN la liga" los culés. Minority report era un juego de niños al lado de esta capacidad visionaria del diario catalán.

Volveremos a intentarlo el año próximo, qué le vamos a hacer. No hay quien pueda con el cuento de hadas blaugrana, amigos. Incluso hasta puede ser que eso de la Audiencia Nacional solo se refiera a la cuota de pantalla de una nación cualquiera, tal vez la catalana. Ay, señor.