Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
¿Dónde está RuWallys?

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

¿Dónde está RuWallys?

Escrito por: La Galerna3 julio, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Nos gustaría comenzar este portanálisis diciendo que ni rastro queda hoy de Luis Rubiales en las primeras planas de la prensa deportiva patria, pero no lo tenemos fácil por una sencilla razón: ayer TAMPOCO se encontró rastro alguno de Luis Rubiales en las primeras planas de la prensa deportiva patria.

Nos gustaría también poder escribir, por ejemplo: “un poquito de Cristiano Ronaldo, una pizca de Neymar, algo de fichajes y a otra cosa”, pero no podemos rematar con lo de “a otra cosa” porque la cosa número uno, la cosa inicial, nunca estuvo, jamás hizo acto de presencia. Luis Rubiales, Ruby para los amigos, ni está ni se le espera, pero es que tampoco estuvo ni se le esperó ayer, como ni estará ni se le esperará mañana. Atronadora ausencia la de Rubiales, hasta el punto al menos en que pueda ser atronadora la ausencia de un señor que se llama Rubiales. Hay que convenir que Rubiales tiene nombre de personaje de cómic de Francisco Ibáñez, y hasta nos atreveríamos a asegurar haber topado con él en la oficina del Botones Sacarino teniendo proverbiales problemas para abrir la puerta del baño.

-Para dentro, Rubiales.

Como es posible que no hayamos mirado bien, vamos a buscar en cada una de las portadas con sumo interés y atención. Esto es un ¿Dónde está Wally? de manual y por cuatriplicado. ¿Dónde está RuWallys?, nos preguntamos con alguna exasperación. Preparemos nuestras pupilas y nuestros cerebros en la búsqueda de una calva refulgente (hasta el punto en que pueda ser refulgente alguna parte del cuerpo de un señor que se llama Rubiales) en lugar del jersey a rayas horizontales rojas.

Escudriñemos.

Veamos. Cristiano se va (esta vez a la Juve) pero ni rastro de RuWallys. ¿Quizá no estamos mirando bien? Ayudadnos, caros lectores. Forzando la vista, hemos creído ver una calva más o menos refulgente y una sonrisa de héroe de tebeo reflejada en las gafas de Cristiano, pero ha sido una falsa alarma. "La inestabilidad nunca es buena compañera", dice Ramos en la parte superior de esta portada y en lo que parece un tímido guiño a él, a Rubiales, pero no se nos especifica (no lo hace Sergio, no lo hace Marca) si en efecto se refieren a él.

Las portadas de As y de Mundo Deportivo las ponemos juntas porque son prácticamente idénticas. Desalentados enseguida por la ausencia de Ruby, se nos despista la mente en un sobrevenido "Encuentra las 5 diferencias" que sustituye enseguida, involuntariamente y en un bostezo, el "¿Dónde está RuWallys?" que nos proponíamos. No nos sirve de nada en el propósito inicial, pero ya que hemos dado con las 5 diferencias os hacemos partícipes de las mismas.

  1. As se edita en Madrid y Mundo Deportivo en Barcelona.
  2. No hay Relaño en Mundo Deportivo. Es, de hecho, una de las cosas que más echan de menos por ahí. Alguien que pueda manifestar legítima nostalgia de las croquetas del palco del Bernabéu. Nadie en Mundo Deportivo las ha probado jamás. ¿Cómo serán? ¿Se deshace en la boca la bechamel como cuentan paladares intrusos? No se puede añorar lo que no se conoce, y eso duele en la Ciudad Condal.
  3. Nadie en la redacción de Mundo Deportivo ha tenido jamás los santísimos cojones de convocar a Cruyff o así a través de una ouija. Esto también se envidia mucho por aquellos derroteros. No hay derecho a tener esa desfachatez y no transferirla en parte a la esquinita. Roncero ens roba.
  4. Mundo Deportivo es propiedad del Conde de Godó, grande de España. El más grande (de España o de cualquier otro país) que pulula por la redacción de la Ouija es Manolete.
  5. No hay un solo redactor de Mundo Deportivo que esté pluriempeado como repartidor de papeletas de la oposición a Bartoméu.

Todo esto está muy bien, pero de RuWallys nada.

Llegados a la última de las cuatro portadas, seguimos sin rastro del interfecto. A veces, en algunas versiones de Wally reservadas para adultos (a los niños no hay que quitarles la ilusión), Wally simplemente no aparece por la sencilla razón de que no está. Las cosas son así en el mundo de los mayores: crudas, desesperanzadas, desprovistas de final feliz. Hay quien durante treinta años buscó cada mañana en las portadas de Marca, As, Mundo Deportivo y Sport alguna investigación relativa a los tejemanejes del reyezuelo Villar al frente de la RFEF y no halló nada en que poner los ojos que no fueran camisetas de la Roja. Hoy no han pasado treinta años, pero todo apunta a que las cosas seguirán exactamente igual en 2048, cambiando el nombre de Villar por el del ínclito paradentroRubiales. Aquí el que se ha cargado la selección es De Gea, que para eso tiene coleta como Bale, y también Isco, que para eso tiene los cojones de parar las pies a esta prensa que sin duda prevé mantenerse ajena a lo que de verdad importa en los años por venir.

No se lo contéis a los niños, pero Wally no existe.