Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Distendidas charlas sobre el piperismo intelectual

Distendidas charlas sobre el piperismo intelectual

Escrito por: Amalio Campa21 febrero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Como seguidor veterano de las aventuras futboleras del Real Madrid y también del deporte en general, que no sólo de balompié vive el hombre, he aprendido a calmar mis bajos instintos y a ser más racional a la hora de disfrutar los partidos, y de paso a ser más analítico en las siempre animosas charlas de sobremesa y duermevela. Cuando aún era joven tendía a comportarme con mucha mayor fiereza cuando tocaba defender mis posturas, pero ahora acepto cualquier teoría siempre que tenga la mínima cordura y se asiente en cimientos lógicos. No obstante, en ocasiones lamentablemente esto no ocurre, y si hay algo que no me gusta en este mundo es discutir sobre las disquisiciones del gran Xavi Hernández y su particular visión dogmática de lo que debe ser considerado fútbol y lo que no.

Entiendo perfectamente que no resultaré muy original en mis pensamientos en voz alta reflejados en este escrito, pero al menos intentaré hacerlo desde un punto de vista distinto; el de una conversación real que sostuve con un amigo madridista al cual, por conservar su anonimato, llamaremos crípticamente Pi Pérez. El señor Pérez se declara admirador irredento de Xavi Hernández, del que dice que no gusta de su antimadridismo, pero sí de su ideal de juego y de la filosofía que desprenden unos valores adquiridos en su época como jugador de élite, y esparcidos desde su actual púlpito de opinador de artículos de prensa afín al movimiento. Los citados valores son más que conocidos por todos los lectores, consisten básicamente en repudiar cualquier estilo de juego que no concuerde con el del sobeteo y posesión y jamás aceptar que un equipo pueda ser superior al suyo. Para completar el perfil del amigo Pérez diré que no otorga ningún valor a la trayectoria de Cristiano Ronaldo, al que llama con mucha sorna “Penaldo, el empujador de balones”, y adora sobre todas las cosas al Dios Messi y los jugadores de ese corte. La charla vía WhatsApp que sostuve con Pi comenzó coincidiendo con una entrevista que sacaron Relaño y sus discípulos en el AS después del primer partido contra el PSG. Todo comenzó más o menos así:

  • Pi Pérez: "¿Has leído la entrevista a Xavi en el AS? Aunque el personaje no me guste mucho coincido con sus opiniones al ciento por ciento".
  • Amalio Campa: "No, no suelo leer el AS, y mucho menos si entrevistan a Mr Cespet".
  • P.P.: "Deberías leerlo. El Madrid tendría que tomar nota de lo que dice".
  • A.C.: "Viendo así por encima, parece que no deja en buen lugar a Cristiano.
    Básicamente afirma que no tuvo ningún mérito su partido contra el PSG, y que Neymar hizo mucho más. Y después, su machacona filosofía de marcadillo".
  • P.P.: "Es que es cierto. El empujador hizo un partido discretísimo, lo de siempre, un penalti (dudoso) y un gol de chufla con la rodilla. Así lleva tres años, está más acabado que Raphael y los balones de oro son de risa. Neymar es el que se salió, el único que crea peligro, regatea, desborda…".
  • A.C.: "Pero algo de mérito tendrá Ronaldo, digo yo. Máximo goleador de siempre en la Champions, máximo goleador de la historia del club. No es el jugador que fue hace años, pero aún conserva relevancia".
  • P.P.: "Ronaldo es un estorbo. No se va de nadie. Lo del año pasado fueron todo goles sin mérito, a un toque. Que lo comparen con Messi y le den balones de oro es poco menos que ridículo. Los buenos son los regateadores como Messi, y Neymar, que es el que más se le aproxima".
  • A.C.: "Pero el Madrid con el empujador ha ganado tres de las últimas Champions. Algo tendrá que ver".
  • P. P.: "Pues imagina lo que habría ganado con Messi".

Y así seguimos en bucle cuasi infinito un tiempo. De hecho, la discusión aún continúa en el grupo de WhatsApp y lo hará per secula seculorum hasta que nuestro club decida fichar a Guardiola de entrenador, a Xavi de director deportivo o recuperar a Valdano de portavoz para asuntos filosóficos. Porque esa es otra, su reverencia por las ideas propias del talibán de Tarrasa le obliga a renegar de uno de los mejores jugadores de la historia del Real Madrid, y el mejor en números, y abrazar sin disimulo las diatribas de un pensador carente de amplitud de miras y abundante en cerrazón de mente que nunca jamás dirá algo bueno de una institución a la que mi amigo dice amar. Y no les cuento lo que opina de José Mouriño porque entonces los rectores de la Galerna deberían sacar los dos rombos con los que antaño se calificaban las obras subiditas de tono.

Resumiendo. El pecado principal que cometen los Xavis madridistas o no madridistas consiste en no aceptar que haya gente que opine distinto, y que los llamen ignorantes. No es la primera vez que lo digo. Messi probablemente será el mejor jugador de la historia cuando se retire, Neymar me parece un crack y opino bien del Guardiola entrenador (sin entrar en el personaje ni en sus paranoias, que me resultan repulsivas). Y creo que Cristiano Ronaldo está en el declive de su carrera y que esta temporada hasta ahora está muy lejos de su nivel, como lo estuvo la pasada durante la primera mitad de la misma. No puedo entender que los partidarios de los valors sigan en sus trece del integrismo más rancio.

Una vez escuché un comentario fantástico: se puede ser a la vez comunista y monárquico, pero para ello es necesario tirarse a la piscina con un triple salto mortal ideológico, tirabuzón y caída en carpado. Si aplicamos esto mismo al madridismo, obviamente que se puede ser seguidor del club blanco y a la vez “xavista” y anti Cristiano. No estoy aquí para repartir carnets y menos para adoctrinar a los fieles, sin embargo, me resulta un tanto extraño su comportamiento. Realmente me encantaría ver a mi amigo y a sus coetáneos con el bañador, el gorro y realizando el salto mortal con tirabuzón para estamparse en la piscina de la sinrazón.