Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Diferencias entre Toni Kroos y Luka Modric

Diferencias entre Toni Kroos y Luka Modric

Escrito por: Quillo Barrios5 mayo, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

La afición del Real Madrid quiere fichajes. Es normal. La temporada ha sido aciaga y la gente necesita ilusión y motivos para volver a creer. Suenan Hazard, Jovic, Mbappé, Eriksen, Pogba. Nombres de altura que mejorarían el nivel actual e inyectarían optimismo a una parroquia que todavía hoy anda deprimida. Sin embargo, antes de entrar hay que dejar salir, y ese verbo contendrá algún adiós traumático. Lo sabe Zidane, que lleva varias semanas dejando claro que se siente preparado para tomar decisiones importantes.

En esa 'Operación Salida' son muchos los nombres que están saliendo a la palestra, aunque dudo mucho que haya tantas ventas como se comenta en redes sociales. En las ruedas de prensa preguntan a Zidane por Bale, Marcelo, Keylor Navas y, ya en menor medida, Varane, cuya figura parece asentarse de nuevo en el Real Madrid tras haber protagonizado rumores que indicaban todo lo contrario. Mi idea es centrarme en dos nombres que no duermen bajo el foco mediático, pero sí vienen colándose en las discusiones de la gente las últimas semanas: Toni Kroos y Luka Modric.

Al alemán se le acusa de haber firmado su peor temporada desde que está en el Real Madrid, algo que es tan real como injusto, ya que el nivel de Kroos está a la par del que ha ofrecido el equipo en general. Sólo Benzema -superlativo-, Vinicius, Sergio Ramos, Marcos Llorente y Reguilón pueden presumir de haber firmado una campaña a la altura de las expectativas creadas sobre ellos. Vinicius, de hecho, ha superado dichas expectativas.

Volviendo a Kroos, muchos lo señalan con excesiva dureza, como si la brutal caída del centro del campo blanco -ha pasado de mandar en Europa a naufragar en cualquier contexto- fuera culpa suya. Evidentemente hay que pedirle mucho más al ex del Bayern, cuyas aptitudes, ya conocidas por todos, distan mucho de lo mostrado en los últimos meses. Lo que no podemos es cargar sobre sus hombros una responsabilidad que debe estar más repartida.

A mi modo de ver, Kroos tiene que seguir siendo importante en el Real Madrid. Le sobra fútbol, y la mejoría del equipo -contamos con ella- permitirá que reencuentre sensaciones. A sus 29 años, el alemán puede seguir siendo dominante en la élite. O, al menos, muy aprovechable.

Diferente es el caso de Luka Modric. Ha sido sobrecogedor ver al croata echándose el equipo a la espalda en noches de tormenta, algunas de ellas con la temporada ya finiquitada, pero con el honor y la dignidad en juego, que no es poco tratándose del actual campeón de Europa. El problema con Modric, más allá de que en septiembre cumplirá 34 años, es que, a diferencia de Kroos, se intuye imposible que pueda regresar al nivel que conquistó al Santiago Bernabéu. Y tampoco lo veo acercándose a él.

Amamos a Modric. Es imposible no hacerlo. Es parte del escudo del Real Madrid. No conozco a nadie que no admire a Luka y/o que no agradezca todo lo que ha dado desde que aterrizó procedente del Tottenham. En esta especie de despedida es donde me quiero quedar. Modric merece un adiós a la altura de su grandeza, no un declive -todos los futbolistas del mundo pasan por ello- que le hiciera salir por la puerta de atrás o con el presente triturando un pasado que no merecería tal bofetada.

A Kroos podemos exigirle más. A Modric, por desgracia, ya no tanto. Y sabemos que las medias tintas acaban crispando a un Bernabéu que, ya de por sí, viene con hastío incorporado.