Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Cuando fuimos los mejores

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Cuando fuimos los mejores

Escrito por: La Galerna27 marzo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Les imaginamos disfrutando en alguna playa -ya ven que les queremos bien- mientras apuran estos días de asueto, sin importarles hasta mañana esa cosa loca del cambio de hora. Aún queda aprovechar este domingo para sestear un poco más antes del regreso del despertador (máquina infernal), los autobuses escolares y el insensible asfalto. Parece saberlo bien la prensa deportiva madrileña, que se ofrece como estupendo pretexto para el último y plácido sueñecito previo a la operación retorno (tengan cuidado al volante, por favor).

Marca Portada Iker 27.03.16Retorna esta noche la Selección, esta vez contra Rumanía, y con ella retorna Iker, acaso porque ya cantaba Gardel aquello de volver con la frente marchita. Si justamente hoy ha resucitado Jesucristo, qué mejor día para que volvamos a ver a Iker como portero titular de España, aunque solo sea como alegoría pascual. Aceptamos con recogimiento la idoneidad de la circunstancia y replegamos, por tanto, nuestra capacidad de juicio, aunque en este caso no podamos coincidir con el tango citado cuando proclama que veinte años no es nada. En esto del fútbol (aunque no solo en él), nos tememos que incluso menos de veinte años ya es un mundo, que en su transcurrir la pelota entra y sale tantas veces de una portería como para generar cambios, evoluciones, erosiones y revoluciones equivalentes a toda un era geológica. Así que disculpen si el motivo principal de la portada de Marca nos la hace ver algo anclada en otro tiempo, como sacada de algún baúl donde guardamos recuerdos de "cuando fuimos los mejores", que cantaba Loquillo. La esforzada expresión de El Santo en su intento de parada, apenas una mueca, así nos invita a confirmarlo.

As Portada Del Bosque 27.03.16Contribuyendo aún más a la modorra de este domingo, la portada de As nos trae a un Del Bosque dizque harto del virus FIFA. Según entrecomillado, don Vicente ha dicho que "los jugadores que vienen a la Selección luego juegan mejor con sus equipos". Nos parece un pelín imprecisa la aseveración delbosquiana -¿de qué jugadores habla?, ¿a qué se refiere con jugar mejor?-, pero sobre todo creemos que sería de justicia añadir unos puntos suspensivos al final de su declaración y cerrarla con un "si es que vuelven sanos". (La sonrisa maliciosa la han puesto ustedes y no nosotros, y mucho menos Del Bosque).

Por supuesto, no es achacable a Del Bosque este desenfreno de calendario cual camarote de los Marx y nos parece muy lógico que el seleccionador arrime el ascua a su sardina cuando el foco se posa en él, pero habrá que contar la película completa si queremos que el guión sea del todo creíble, y eso pasa por no edulcorar las escenas de drama (por ausencias sensibles), desgarro (aunque sea muscular) y dolor (tal vez articular). Si Del Bosque "se está hartando del virus FIFA", vemos su apuesta y cuanto menos la igualamos con nuestro hartazgo por la inconveniencia de ciertos partidos y la demostrada gravosa situación en la que suelen quedar los equipos tras el viaje y los himnos.

Mundo Deportivo Portada Cruyff 27.03.16Sport Portada Cruyff 27.03.16La prensa catalana se centra en el homenaje que el Barcelona le ha hecho a Johan Cruyff en el Camp Nou, y nos parece muy bien. El Flaco bien merece el homenaje, las dos portadas catalanas del día y mucho más, incluyendo el portanálisis de una modesta publicación madridista como esta que ustedes tienen a bien estar leyendo. Acaso porque, como dice el estupendo titular de Sport (sí, hemos dicho estupendo y Sport en la misma frase), "Cruyff ya es de todos". Por supuesto es de unos más que de otros, según el modo en que estemos considerando la figura del holandés, pero sí es cierto que todo aquel que alguna vez haya disfrutado con esto del fútbol ya tiene a Cruyff como uno de los suyos, aunque sea como máximo rival, que es otro modo de llamar a la íntima cercanía.