Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Clínica Cándido

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Clínica Cándido

Escrito por: La Galerna14 enero, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días.  Hoy tocaba un amable, agradable y por supuesto madridista portanálisis, pero nos echaron del torneo, oiga, por vaya usted a saber qué notificación recibió o no en la Comunitat Valenciana cierto ruso con acento toledano. Lo dijo el Juez Único de Competición, lo dijo el TAD y fuimos guillotinados sin contemplaciones, honrando aquella máxima del monarca francés Luis XIV: “El Estado soy yo”, que como ven se ajusta como un guante a las sentencias de los organismos federativos. Llegados a este punto, no obstante, conviene recordar que nuestros chirigoteros verdugos, equipo revelación de la Copa y máximo aspirante a levantar el título ante los regios ojos de Felipe VI, fue anoche eliminado sin contemplaciones por un Celta de Vigo debidamente alineado.

mundodeportivo.750 (33)Es una situación que nos aboca directamente a la melancolía y nos trasmuta en aquel gato triste y azul que cantaba Roberto Carlos, el cantante, no el portentoso lateral brasileño que corrió la banda izquierda del Bernabéu durante once temporadas. En este sentido, la mejor medicina para combatir esta depresión copera sobrevenida nos llega directamente de Barcelona. Por el bien del fútbol y por desgracia para el wrestling concluye la trilogía perica de derbis catalanes.  Tal que así titula Mundo Deportivo: "Munir cierra una trilogía" que por momentos se nos ha hecho tan pesada como las sendas versiones extendidas y montajes del director de cada episodio de El Señor de los Anillos, dignas de un discurso de Fidel Castro.

sport.750 (37)Hemos asistido a tres duelos desiguales en la Ciudad Condal que en La Galerna nos han resultado exasperantes, pero no por el espectáculo, que también, sino por el festival plañidero con el que nos ha deleitado el aparatchik propagandístico culé. Tan es así que Sport asegura en su primera plana que ayer vimos más pancartas que fútbol, algunas groseras y obscenas como aquella que menta a la señora de Piqué, otras más ingeniosas como aquella que recuerda que el Espanyol fue fundado por un catalán y el FC Barcelona por un suizo. Quizás el señor Joan Gamper, antes conocido como Hans entre flores de Edelweiss, marcó tan profunda su impronta helvética en el club que hoy todos sus estamentos, desde la directiva a determinados jugadores, predican el muy noble arte suizo de la orfebrería financiera con la precisión de un reloj de cuco. Están indignados en Can Barça porque en el estadio de sus adorables vecinos no les reciben con lirios y alfombra roja made in Persia. En su defecto, fluyen los exabruptos en una amplia gama de colores y sabores que comparten el denominador común de una suprema mala gaita que en ocasiones sobrepasa todos los límites. Hay cosas que están muy feas y que no deberían decirse a nadie por mucho que algunos futbolistas culés sean magnéticos ante el mal rollo.  Fíjense como andan de revueltos los ánimos en la Ciudad Condal que hoy Mascaró le roba el púlpito a Freddy para pontificar un ratito desde un par de líneas del portanálisis. Anoche según concluyó la tercera entrega de periquitos contra culés nuestro amic Lluis escribió a toda mecha una “Opinión Express” (http://www.sport.es/es/noticias/lluis-mascaro/pancartas-insultantes-patadas-impotencia-una-cabeza-cerdo-4814422) en la que puede decirse sin temor a equivocarse que se quedó más a gusto que cuando tiene que contrarrestar argumentos de un intelectual del madridismo como Roncero en un chiringuito. Mascaró tiene un cabreo similar al de Gaspart cuando FloPer le birló a Figo, y sin quererlo acaba por brindarnos un auténtico tesoro portanalítico.

Está bien –así funciona el aparatchik- que Mascaró hable directamente de violencia perica, enumere jugadas sucias blanquiazules y omita el alevoso pisotón de Dani Alves color colorado; sin embargo nos resulta particularmente jocoso que Lluis se indigne por una cabeza de cochinillo (perfectamente asado, aclara en su artículo) que se paseó por las gradas de Cornellá sin llegar a alcanzar en ningún momento el césped. Parece evidente que cualquier periodista o aficionado medio inmediatamente evocaría aquella testa porcina con otra. La que sí llego a besar el verde y dio la vuelta al mundo el día que Figo regresó al Camp Nou como madridista. Podría tratarse de un singular caso de amnesia selectiva, cuya prescripción médica pasa por la clínica “Cándido” en Segovia, bajo el acueducto.

Dicho esto, queridos galernautas, el escándalo que sacude Planeta Culé y que quita el sueño a nuestro amic Lluis se nos antoja inocente en la medida en que nuestro Adonis de Madeira visita todos los campos de España al grito de “ese portugués, qué guapo es” y nadie parece exaltarse. Eso por no mencionar los encantadores epítetos que nos dedican hinchadas tan exquisitas como la colchonera u osasunista, por citar dos inocentes ejemplos. Tienen la piel muy fina en Can Barça. Quizás por eso MD regale a sus lectores la cartera de piel del Barcelona. Esperemos que a nadie se le haya ocurrido desollar a Iniesta. En tal caso nos pondremos el albornoz del Barça del Sport e imaginaremos que somos Hugh Hefner paseando por la Mansión Playboy.

as.750 (29)Hoy la prensa deportiva catalana ocupa los dos primeros escalones del podio del portanálisis en la medida en que la Central Lechera viene desnatada, sin lactosa y sin lactobacilos casei-inmunitas. Baste en este sentido con echar un vistazo al Ouija Daily y su revelación de portada con un fondo completamente antimadridista. Resulta que nuestros nunca bien ponderados vecinos –licencia que tomamos prestada de Freddy cuando habla de Floren- han establecido una cláusula antimadrid por si Antoine Griezmann quisiera jugar en el mejor equipo de todos los tiempos. Ni el Barça, ni el Chelsea, ni el PSG, ni el Rayo. Una cláusula antimadrid que evitaría el sofoco de las amenazas de muerte para Gil Marín cuando se sopesó el fichaje blanco del Kun Agüero. Va a resultar que el ardaturanismo consiste en un puente de plata colchonero hacia Barcelona y un camino de alambre de espino y minas antipersona cuando el rumbo es Calderón-Bernabéu. En cierto modo resulta satisfactorio constatar cómo la madriditis sigue siendo enfermedad crónica incurable al otro lado de la ribera del Manzanares.

marca.750 (34)