Las mejores firmas madridistas del planeta

Chapeau

Escrito por: Antonio Escohotado6 julio, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Aplacé ponerme a la crónica hasta el cuarto –que bien pudo ser el quinto- gol del Barça al Villareal, porque no era para nada anodino ese resultado, teniendo en cuenta para empezar que los del submarino amarillo serán rivales pronto del Real, y su andadura en estos últimos tiempos no podía ser más halagüeña. Ahora parece evidente que son un equipo con Cazorla y Gerard en el campo, y otro muy distinto sin ellos. Veremos si ambos aguantan ambos tiempos ante los merengues, en cuyo caso convendrá apretarse los machos.

Sea como fuere, el líder prosigue su andadura batiendo récords de solvencia hasta con Marcelo en la alineación, una hazaña que pone a su alcance lo ambicionado sin fruto durante una década. Entre unos hitos y otros bien cabría no olvidar la salvajada de Ramos, un central capaz de marcar -y decidir con sus goles-los últimos tres partidos. No me consta nada parejo en la alta competición quizá desde Beckenbauer, y dudo de que el Kaiser igualara al Camero, cuya barba empieza a recordar la de patriarcas invencibles, dados a mesársela tras cada demostración de ser únicos en su especie. Como los realmente grandes, Ramos predica con el ejemplo hasta enchufar 19 penaltis seguidos, sin duda gracias a la humildad y paciencia de entrenarlo, como quizá convendría a Courtois entrenar el juego con los pies, pues su soberbio desempeño bajo palos en modo alguno se vería interferido.

Un factor tan notable como imprevisto me parece la eclosión de Militao, cuya velocidad apenas desmerece la de Varane, a quien emula también como valladar por alto y como jugador sin problemas de amor propio. Ni él ni Varane dudan en regatear y hacer pases comprometidos, cuando otros colegas –de buenas a primeras pienso en antiguos merengues como Danilo e Illarramendi- menos ricos en seguridad instintiva lo pagaban a veces cambiando de idea a última hora. Rectificar tarde es la peor idea con mucho para el buen fin de cualquier lance; pero es también la única a mano cuando uno no confía tanto en su particular mezcla de buena fe y entrega, que en casos de atletas dedicados ante todo a defender, como Militao o Varane, permite ser libre y responsable al tiempo.

Si se prefiere, cumplir las expectativas de los demás es el summum, aunque jugada a jugada incurren en menos pifias quienes más hayan interiorizado la autoexigencia, pues solo ellos evitan vacilar cuando ya no procede. Diría que quizá el logro más destacado de Zidane ha sido multiplicar el amor propio –la exigencia- de una plantilla descompensada al tiempo por la pérdida de su incomparable ariete y una indigestión de Orejonas, que reconducida a una laboriosa modestia se acerca a la condición física y mental de conjuntos como el Milán de Sacchi. Ganará a veces por un gol, pero por ahora su fuerza se mide comparando las ocasiones concedidas al rival y las propias, un terreno donde no ha parado de ganar por goleada. De hecho, lo viene haciendo desde su visita al campo del Barça, cuando mereció ganar de largo, y se vino con un empate suficiente para inclinar el gol average.

Todavía necesita tirar de coraje y clase en un par de compromisos, porque Messi y compañía son un adversario formidable. Sin embargo, este año la parroquia blanca disfruta partido tras partido la sensación de que sus jugadores están a la altura, cuando tantas Ligas se escaparon por tal o cual, y ocasionales pájaras de campeonísimo. Quitémonos el sombrero, ante la evidencia de que tal cosa lleva tiempo sin ocurrir.

 

Antonio Escohotado
Escritor de una veintena de obras de referencia, como Historia General de las Drogas, Caos y Orden o Los Enemigos del Comercio. Su hijo Jorge administra sus RRSS. @aescohotado

5 comentarios en: Chapeau

  1. Esa es la clave, maestro. Evitar las carajas o las pájaras. Sin Champions "molestando", debo reconocer que se han puesto las pilas .Espero que la gasolina llegue hasta el final.

    A juzgar por el ruido y la furia de los culers, The Tinglao va a actuar. Conviene pensar en tratar de ganar los partidos no por 1-0 agónicos sino por algo más (como si eso fuera sencillo, me respondo a mí mismo), porque la cuestión arbitral va a empeorar después de esta "tregua" que hemos disfrutado.

    Nos quedan los partiditos trampita en Granada y contra Villarreal. Los que hay que ganar sí o sí son contra Alavés y Leganés (que no se repita otra vez lo de perder contra equipos de la parte baja) Está bastante encarrilado pero todavía pronto para euforias.

    Abrazos madridistas.

    1. A "The Tinglao" parece que le quedan dos patas poderosas: MediaPro/LaLiga/Roures y los medios de comunicación (al menos la inmensa mayoría), muchos de los cuales están directa o indirectamente a sueldo de LaLiga y Roures. La tercera pata del banco era la Federación y ahora parece (sólo parece) que no está por la labor, a tenor de los arbitrajes tras el confinamiento.
      De todos modos, hay que estar alerta. Esta es la misma federación que permitió "lo" del Barcelona - Real Madrid y tantas otras cosas.