Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La casa de la pradera

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La casa de la pradera

Escrito por: La Galerna4 marzo, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Nada es verdad, ni es mentira; todo es según el color del cristal con que se mira. Esto lo sabemos desde niños, pero también casi desde niños venimos sabiendo que nuestra prensa deportiva parece no tener más cristales que aquel que mira al Barcelona con simpatía y al Madrid con su contrario. Vean si no a través del cristal de las portadas de hoy, por lo demás la perfecta definición de lo prescindible.

Picoteando aquí y allá llegamos a la conclusión de que el Madrid se la juega hoy en Ipurua, mientras el Barcelona juega un partidazo en el Camp Nou. El Madrid disputará su encuentro en el filo de la navaja, mientras para el Barcelona todo es prado y llanura. Lo del Madrid es máximo riesgo y lo del Barcelona es el gran golpe. El Madrid se encomienda a Benzema, mientras parece que el Barcelona saldrá con once. A Cristiano le montan un pollo sus compañeros, pero a Luis Enrique nadie le tose, nadie le afea el anuncio de su despedida, nadie busca razones bajo las alfombras, nadie nada de nada. El Madrid vaga perdido buscando el norte, mientras los jugadores culés -protagonistas- avanzan hacia la tierra prometida. De un lado todo es perenne posibilidad de descalabro, de oto todo son abrazos celebratorios del tridente. La casa Usher a su derecha, la casa de la pradera a su izquierda. Compruébenlo.

Marca Portada Norte 04.03.17As Portada Torres 04.03.17Mundo Deportivo Portada 04.03.17Sport Portada Media Liga 04.03.17El resumen es claro, queridos galernautas: el Madrid no puede fallar, pero el Barcelona -que de hecho tampoco puede fallar si no quiere volver a ponerse segundo- sonríe ante la posibilidad de seguir ganando. Vean la clasificación de la Liga y asómbrense ante la desproporción en el trato. Recuerden que el Madrid tiene aún un partido menos que el Barcelona y vuelvan a asombrarse. Solo Luis Enrique, desde la portada de Mundo Deportivo, avisa de que enfrente habrá un buen equipo al que disputarle el partido, pero el tono general de las portadas es bien distinto.

A fuerza de no parar de ver (y también escuchar) ese tono día sí y día también, no sentimos ya asombro, sino renovadas fuerzas por ampliar la gama de colores de los cristales con que ver la realidad. Por nosotros no va a quedar, aunque vemos con preocupación que cierta parte del madridismo haya asumido -tal vez sin darse demasiada cuenta- las lentes que nos venden como si estas fueran ya no las únicas posibles, sino las únicas verdaderas. Pero resulta que no, por ahí no pasamos, y no solo en esto del Madrid ni en esto del fútbol. Que se resignen otros si quieren, que nosotros no podemos (no queremos). Será que ya hemos crecido lo suficiente para verle las grietas y las humedades a la casa de la pradera.