Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Carta abierta a los jugadores del Real Madrid

Carta abierta a los jugadores del Real Madrid

Escrito por: Jesús Bengoechea23 noviembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Estimados futbolistas del Real Madrid,

Soy el editor de una publicación online de declarado madridismo. Algunos de vosotros me/nos conocéis.

En La Galerna, pues así nos hacemos llamar, nos dedicamos fundamentalmente a tres cosas:

A) celebrar las grandes hazañas de la Historia del club

B) opinar ante nuestros lectores de la marcha del equipo actual (es decir, de vosotros)

C) hacer votos porque la materia de la que trata B) pase a conformar A).

La sensación que tenemos en este momento es la que por desgracia alberga -o eso intuimos- la gran mayoría del madridismo: lo de C) lo tenemos difícil en este momento. No porque tengamos un mal equipo ni porque no estéis capacitados para ejecutar las mayores conquistas, sino porque vuestro rendimiento y/o actitud en el mal partido jugado ante el PSG (aunque se ganara), el pésimo partido jugado ante el Sevilla y el sonrojante encuentro perpetrado ante el Barça nos dejan la sensación , bastante definida, y disculpad si nos equivocamos, de que lo de C) no es algo que os quite el sueño como nos lo quita a nosotros (en algunos casos es una forma de hablar, en otros literalmente). Queréis ganar, claro, pero no parece que el apetito de gloria os corroa el alma, o no hasta el punto de subordinar a eso todo lo demás: vuestros egos, vuestras zonas de confort, la opinión que tengáis de vuestro jefe y ese -lo reconocemos- difícilmente gestionable cóctel de opulencia y juventud.

No es solo cosa vuestra: aunque hemos conocido algunos éxitos tan inolvidables como ocasionales, la plantilla de jugadores del primer equipo hace mucho que proyecta eso sin que las áreas técnicas, administrativas o institucionales sepan muy bien qué hacer al respecto. A lo peor no pueden hacer nada. A lo peor sois así y ya está.

Nosotros (y no hablo ya de La Galerna, sino del madridismo no catastrofista en general) procuramos no tomar nota para seguir brindando nuestro ánimo, en la esperanza de que ese hambre de gloria aparezca cuando más se le necesite. La verdad: en los últimos años ha aparecido más bien poco. No decimos que no os entreguéis. No decimos que no lo intentéis habitualmente. No vamos a entrar en dialécticas de barra de bar, que si golfos, que si desahogados, que si con lo que cobran. Cobráis lo que dicta el mercado con independencia del amor a vuestra profesión que le pongáis, y yo al menos no llevo el tema por ahí. No digo que deberíais amar más vuestra profesión porque cobráis mucho. Esa no es la razón: deberíais amarla más porque es el pasaporte a una gloria que ansían compartir con vosotros millones de personas, pura y simplemente. Cobréis mucho o cobréis poco.

No solemos tomar nota, decimos, del manifiesto margen de mejora que -por lo que detectamos- existe en vuestro amor al trabajo. Pero perdonad que ahora, no por oportunismo, sino porque no hay más remedio que hacerlo, os digamos que nos damos cuenta.

plantilla

Hay un madridismo ahí fuera que os defiende día a día de los ataques, generalmente torticeros y miserables, de una prensa mayoritariamente antimadridista que os sitúa en permanente estado de crisis, estéis en ese estado o no. No tenéis una idea del dolor que le produce a ese madridismo ver cómo sois vosotros mismos quienes ahora ponéis a su disposición, a disposición de esta prensa infame, las carretillas de estiércol con que, solícitos, ya os entierran. Una cosa es que os echen mierda encima, y otra que os convirtáis en proveedores de la misma. Es devastador contemplar cómo brindáis argumentos para despellejaros a quienes son muy capaces de hacerlo aun cuando carecen de ellos.

Hay un madridismo ahí fuera que sufrió indeciblemente la humillación ante el Barça no porque nos vapulearan en el marcador y en el juego, aunque también, sino porque se quedó sin capacidad alguna de hacer lo que siempre hace: defenderos de la inquina tanto de la referida prensa como del histerismo de un madridismo montaraz que ahora se siente refrendado en su permanente, extenuante negatividad. No podéis hacer tal cosa a ese madridismo, ni al otro en realidad, pero en especial a ese. ¿A dónde vais otra vez, dejando a vuestro paso ese recurrente aroma a fin de ciclo sin ciclo? ¿En qué lugar queréis dejar a quienes empeñan su ilusión, su tiempo y otras muchas cosas en serviros de escudo contra los enemigos?

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

22 comentarios en: Carta abierta a los jugadores del Real Madrid