Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Análisis del equipo
Benzema y un par de decisiones trascendentales

Benzema y un par de decisiones trascendentales

Escrito por: Rafa Peinado27 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Llega el Madrid al escenario donde mejor se ha movido en el último lustro, el de las eliminatorias y partidos decisivos, con el nuevo año recién empezado, y con la soga al cuello. Sin embargo, a diferencia de los anteriores, no se presenta en su mejor momento, a pesar de que la mejor racha de juego y resultados de la temporada es muy reciente. En esa dinámica ascendente disputó el partido de ida y los hombres de Solari compitieron de tú a tú con el club azulgrana, dejando la eliminatoria abierta. Todo se decidirá en el Santiago Bernabéu, estadio al que los hombres de Valverde se presentan con dudas, pero con muy buenas noticias respecto al partido de ida: Messi ha dejado atrás sus molestias y Dembelé está de vuelta.

Salir de la presión para conectar a Benzema

No es casualidad que tres de los peores partidos del Madrid en las últimas semanas hayan llegado en días grises de Karim, ya fuera más por demérito suyo o mérito del rival con su presión adelantada. El francés es el líder del equipo, la estrella, el goleador, pero también, y más allá de eso, un hombre clave a nivel colectivo cuando el Madrid ataca, ya sea en transición defensa-ataque como en ataque organizado. En estos tres partidos en los que Benzema ha estado peor y si se prefiere, menos conectado, el equipo se ha venido muy abajo. Las razones son varias, pero sobresale una condicionada y compartida por el rival: Girona, Levante y sobre todo Ajax han apretado muchísimo la salida de balón Madrid, robándole en campo propio y por tanto desconectando del juego a Benzema. Además, esto se acentúa cuando las otras vías de salida del Madrid no pasan por su mejor momento o no están. Modric ya no sale en conducción tan a menudo, Marcelo no está para hacer magia, Kroos anda depresivo y por el extremo derecho corretea un jugador con clara vocación e intención defensiva.

Girona, Levante y sobre todo Ajax han apretado muchísimo la salida de balón Madrid, robándole en campo propio y por tanto desconectando del juego a Benzema

Así solo quedan las conducciones de Vinicius para salir desde atrás, que encima se ven disminuidas cuando Benzema, más desconectado, no le asiste, o cuando Kroos, el interior de su lado, no anda en un buen momento. En este sentido, será clave para el Madrid que el Barça no le presione, no le presione bien, o que algunas de sus piezas mejor dotadas para superar la presión estén sobre el césped y/o inspiradas, pues el conjunto blanco adolece de una salida de balón trabajada en la pizarra que le permita iniciar desde atrás y llevar el balón a Karim.

La contra, mejor con Bale o Asensio

Que el Barça amase grandes porcentajes de posesión entra dentro de la lógica. El Madrid tiene armas para competírsela, aunque quizás no pizarra ni mentalidad para ello. Sea como fuere, que el cuero lo tengan los de azul y grana abre al Real la posibilidad de salir a la contra, y eso con Vinicius y Benzema no es mal plan. Casi se diría que el Madrid no necesita más a que al brasileño y al francés, pero con Semedo y, sobre todo, un gran Piqué requerirán de algo más que un par de jugadores. El primero es Modric, asistente de lujo de Vinicius desde la posición de interior derecha. Para el Madrid resultan vitales su mago (Benzema) y su bala (Vini), pero también el genio croata. Que Luka esté inspirado aumenta exponencialmente las opciones del equipo, tanto en el ataque posicional como en las transiciones. Importante también será quién ocupe el carril diestro. Posiblemente la decisión más significativa. Las opciones de Bale y Asensio o del que se presume titular, Lucas Vázquez, le darían un matiz al equipo, en cada caso, diferente.

Vinicius como elemento de verticalidad y desequilibrio

No jugó el brasileño ante el Barça su mejor partido, pero tampoco lo necesita para sumar en este Real Madrid. Las virtudes y defectos del ‘28’ están muy claras, alternando siempre acciones en las que suma y otras en las que resta, pero lo más importante para su club ahora mismo es que el saldo siempre es positivo. Vini suma pérdidas (casi siempre por malas ejecuciones) pero también verticalidad, descaro, alegría, confianza en sí mismo, desmarque de ruptura, conducciones que atraen rivales, descargas… factores que aportan a nivel individual, al colectivo, y sobre todo a su mejor socio: Karim Benzema. Con el brasileño en el campo, el galo tiene que ocupar menos terreno y hacer menos cosas, pues su compañero le crea una gran cantidad de espacios que él interpreta a la perfección. Karim sale y Vini entra rajando a la defensa entre el lateral y el central. Benzema aguanta de espaldas y hace de tercer hombre para que, tras descargar a un compañero, este le haga llegar el balón en carrera a Junior, donde se está mostrando casi imparable.

Con el brasileño en el campo, el galo tiene que ocupar menos terreno y hacer menos cosas, pues su compañero le crea una gran cantidad de espacios que él interpreta a la perfección

Solari tendrá muchas opciones en el banquillo

El técnico argentino está midiendo muy bien cuándo realizar las sustituciones, aunque más por temas de gestión de minutos y jugadores que por intervenir en el encuentro. No es Solari el tipo de entrenador que cambia partidos en curso, pero su excelso banquillo le abre una puerta al intervencionismo. Marcelo, Bale, Asensio, Mariano, Valverde o Ceballos podrían ser suplentes, y todos ellos poseen características y fútbol para pesar positivamente entrando desde el banquillo, sobre todo en el aspecto ofensivo, el que más se le está resistiendo a Santi y el más supeditado a la inspiración individual.

Amenaza a la contra o con un disparo de Bale o Asensio, creatividad y 1x1 de Ceballos o Marcelo para derribar una defensa cerrada, Mariano para aportar remate, Bale para sumar goles de la nada o incluso Valverde para empujar desde lo físico. Son muchas las opciones que tendrá el técnico argentino para revertir un mal resultado, pero también para guardarlo: Nacho como lateral, Valverde al medio, piernas frescas en los extremos...