Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Benítez y la absurda polémica

Benítez y la absurda polémica

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon16 septiembre, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Haga un ejercicio de imaginación conmigo. Le llevará muy poco tiempo, no se preocupe. Póngase en situación: usted es un importante directivo de una empresa con muchos años de trayectoria. Su función principal es la de estar muy cerca de los empleados tratando de sacar el máximo de ellos. Por ello, se ve abocado a tener que tomar continuamente decisiones. En su trayectoria profesional puede presumir de haber conseguido lo mejor de los muchos trabajadores que ha tenido a sus órdenes. Hubo épocas mejores y peores, empleados eficientes e ineficientes, pero el balance, después de todo, es que usted tiene un sentimiento enorme de gratitud hacia su equipo, ya que sin ellos su trayectoria profesional no hubiese sido la misma. Con la plantilla de trabajadores actual le ocurre algo parecido. Sin duda, es la mejor plantilla de la que ha dispuesto; la mayoría de sus trabajadores son deseados por las empresas de la competencia. Es entonces cuando en la cena de navidad, a la que acuden los empleados actuales y otros que ya han dejado su empresa, en el discurso que tiene que dar le preguntan: ¿cuál ha sido el mejor empleado que ha tenido?

Seguramente muchos verán este ejemplo absurdo, pero si lo piensan no lo es tanto. Rafa Benítez ha tenido una larga y bastante fructífera carrera como entrenador. En la misma, ha podido entrenar a más de un centenar de jugadores que en su gran mayoría habrán dado todo por hacer bien su trabajo. El trabajo de estos futbolistas ha redundado en el beneficio de un Rafa que siente gratitud por ellos. ¿Tiene dudas Benítez de que Ronaldo es el mejor? Probablemente no, pero es su libertad no decantarse porque, aunque le está agradecido, otros lo han dado todo por él durante años. Además, imagino que no es sólo en consideración a los ex jugadores que tanta gloria le dieron, sino también a los veintitrés compañeros de Ronaldo a los que tiene que ver y exigir cada mañana. Que nadie me entienda mal, no estoy diciendo que nombrar a Ronaldo como el mejor futbolista que ha tenido sea una falta de respeto hacia el resto, pero Benítez en su libertad de gestión de grupos quiere remarcar que es el grupo el que está por encima y, por tanto, no es relevante ni saludable señalar a un solo componente por encima del resto.

Cristiano y Benítez

En realidad, de este tema sólo derivan dos problemas: uno seguro y otro hipotético. El problema que ya podemos dar por cierto es el que procede de algunos medios. Ante la realidad de que poco se le puede recriminar al Madrid las últimas semanas, algunos medios han tenido que buscar o construir alguna polémica. El Real Madrid va tan asociado a la grandeza que esta le es tan intrínseca como la polémica a su alrededor, siempre presente. Al Madrid se le priva de disfrutar de una semana mediáticamente tranquila alrededor de Chamartín; siempre hay quien se ocupa de impedirlo.

Por ello, en lugar de congratularse por poder disfrutar de un técnico que ha hecho bueno el propósito de hablar mucho de fútbol, tratan de extraerle titulares vacíos de todo interés, pero efectivos para rellenar papeles y horas de radio y televisión. Presumían contra Mourinho de querer hablar de fútbol, pero han tardado muy poco en retratarse.

Si algo me está gustando especialmente de Benítez es cómo está siendo su actuación ante los medios. Es el colmo de la coherencia y la corrección no exenta de firmeza. Los que disfrutamos escuchando a la gente que sabe de fútbol, tratamos de extraer las claves que se nos pueden escapar como legos en la materia, al menos a nivel profesional. Alrededor de esas claves, uno que es ingenuo, imaginaría debates interesantes sobre las diferencias del Madrid de Benítez con respecto a los anteriores, los secretos de la seguridad defensiva, la importancia de cada baja, etc. Esto no evitaría que se llevaran a debate las polémicas (reales) asociadas a un club como el Real Madrid, pero supondría un reto para algunos periodistas que, quizá, no estarían a la altura. Se les vería el cartón. La polémica ha de ser ficticia, y preferentemente de escaso calado intelectual o técnico, para que la generalidad del periodismo deportivo esté a la altura.

El segundo problema que considero, en todo caso, hipotético es que la indefinición intencionada de Benítez haya provocado malestar en Ronaldo. Si esto es así, el problema lo tiene Ronaldo, ya que en ningún caso se debería sentir menospreciado por esa simple indefinición de su técnico. Lo que me extraña es que Ronaldo, que lleva meses sin hablar con la prensa por el penoso tratamiento que hicieron de su fiesta, de repente esté interesado en filtrarles su mala relación con el técnico por no distinguirle como el mejor bajo sus órdenes. No creo que eso esté sucediendo ni suceda. De hecho, creo es que toda esta absurda polémica sólo está reafirmando a Ronaldo en su propósito de seguir con su apagón con los medios y creo que, en ese propósito, muchos estamos de su lado.