Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Bellingham en Bilbao

Bellingham en Bilbao

Escrito por: Antonio Valderrama15 agosto, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El sábado empezó la Liga (aunque oficialmente lo hizo el viernes, la Liga española comienza siempre cuando juega el Madrid) en San Mamés, y nos dejó ya una de las imágenes del campeonato: Muniain, el capitán del Bilbao, reprendía con la mano y un gesto autoritario de la cara a Jude Bellingham, que acababa de meter un gol, por celebrarlo mirando al público, abriendo los brazos y señalándose el escudo. El gestito de Muniain era claro y contundente, como diciendo “así no, así no” con el tonito paternalista y condescendiente tan propio del moralista español. El de Bellingham tampoco dejaba lugar a muchas dudas, pues abría los brazos y encogía la cabeza como preguntándose quién coño era aquel tipo y qué era lo que le estaba diciendo. En ese diálogo entre especies procedentes de planetas distintos está un poco de lo que va a ser la cosa este año en el “producto Liga”, como dice el inefable Xavi Hernández. Un país entero siguiendo la senda abierta por la turbamulta con Vinicius la temporada anterior, oponiéndose con rictus inquisitorial a que el Madrid, club de hombres libres, siga, parafraseando a Arcadi Espada, ciego su camino.

Muniain, el capitán del Bilbao, reprendía con la mano y un gesto autoritario de la cara a Jude Bellingham, que acababa de meter un gol, por celebrarlo mirando al público, abriendo los brazos y señalándose el escudo. Bellingham, sin embargo, no se achantó, porque viene de otro universo: uno que concibe el mestizaje

La fotografía es un extraordinario resumen del estado de la cuestión. Bellingham, que cuajó un partidazo en su debut, plantaba su metro ochenta y seis en medio de “la catedral del fútbol español” con todo el peso y la rotundidad de su desacomplejado talento. Acababa de marcar su primer gol como madridista y decidió celebrarlo como había sido su costumbre en el Borussia de Dortmund sin que se le ocurriera pedir perdón por ello. El dedo índice en el escudo del Madrid recordaba sus palabras tras cerrarse el fichaje: cuando me llamó el Madrid me dio un vuelco el corazón. Sin embargo al minuto apareció a su lado Iker Muniain, que parece David el Gnomo con esa barba, para recordarle que, amigo, está usted en España. Muniain, que llevaba el brazalete de una de las sociedades vizcaínas que son epítome de lo vasco, de uno de los adalides de la vasquidad contemporánea (con perspectiva de género, ecofeminista, gay-friendly y por supuesto, antimachirulista y ajena a todo lo que huela a ranciedad patriarcal y a cosas españolazas), se erigía curiosamente en el heraldo que venía a anunciarle al nuevo chico inglés del Madrid que a ver dónde se creía que estaba. Que esto no es ni la Premier ni la Bundesliga, sino un sitio “con valores” y aficiones con solera a las que “hay que respetar”.

Muniain y Bellingham

Ya le pasó en mayo a Ancelotti en Valencia. Con medio Mestalla llamando mono a Vinicius, al bueno de Carletto se le ocurrió señalar lo obvio en la rueda de prensa y por poco la hoja parroquial de los deportes en la ciudad no pidió su encausamiento penal por terribles ofensas al pueblo valenciano. Es el procedimiento habitual en este país de pacotilla. Aquí, el hecho suele ser soslayado por la anécdota. El producto Liga se dota hasta de drones con los que filmar en exclusiva a los futbolistas en la ducha pero no de tecnología de precisión para afinar el videoarbitraje y reducir en lo posible las sospechas de prevaricación en la toma de decisiones trascendentales que determinan campeonatos, descensos y promociones. En la fiscalía se acumulan indicios de que el Fútbol Club Barcelona compró al Comité Técnico Arbitral durante décadas pero la prensa conduce el “debate público” hacia los rebuznos de Xavi contra el juego del Getafe y contra una decisión arbitral correctamente tomada, Virgen del Océano, en contra de los intereses del equipo más favorecido por los “errores” arbitrales en la historia reciente del “producto Liga”.

El producto Liga se dota hasta de drones con los que filmar en exclusiva a los futbolistas en la ducha pero no de tecnología de precisión para afinar el videoarbitraje y reducir en lo posible las sospechas de prevaricación en la toma de decisiones trascendentales que determinan campeonatos, descensos y promociones

El producto Liga. Jude Bellingham, que aún no tiene ni veinte años y ya es una estrella en ciernes, ha aterrizado en un territorio corrompido, no sólo arbitralmente. ¡Si sólo fuera eso! Pero nunca es sólo eso. De hecho la ponzoña arbitral no podría existir sin unas condiciones ambientales viciadas, perversas. Sin, por ejemplo, la degeneración periodística. Tuiteaba Ricardo Rosety, un chico Roures que tiene en su bio una frase muy cómica (“Periodismo es la ciencia de buscar la verdad y el arte de saber contarla desde un procedimiento ético”) que Xavi tenía toda la razón en lo que dijo al acabar el partido contra el Getafe. Cuando los que fiscalizan al órgano regulador, es decir al poder, están vendidos al poder, el poder tiene la facultad absoluta de trastornar todas las reglas y, en España, la única ley, seguramente desde el franquismo, es obedecer sumisamente al poder. A este país llega Bellingham, con todo su tremendo trapío de plusmarquista jamaicano, su asombrosa velocidad, su virtuosismo técnico y sus ganas de comerse el mundo. Lo bueno es que ha llegado al lugar correcto, el Real Madrid, que es la única parcela de la nefanda España moderna libre de la influencia tóxica de la mentira.

Bellingham

Muniain le decía que no, que no, que qué era eso de celebrar sin complejos ante una afición uncida, no se sabe bien por qué, desde antiguo por la prensa nacional. En la llamada catedral del fútbol español se ha ultrajado un minuto de silencio en tributo de asesinados por ETA y se ha aplaudido el golpe catalán del 17 pero ¡qué tronío tiene ese campo! Ese gesto de Muniain concentra la esencia mojigata de la España de hoy, un país al que le parece peor un baile de Vinicius que un muñeco con su nombre colgado de un puente de Madrid. Muniain en su día fue famoso por sus juergas escandalosas en Ibiza, pero, ay, es un chico “de aquí, de la casa”. Ahora ya está mayor y se ha dejado barba, todos estos personajes acaban, por muy jacarandosa que fuera su juventud, como transmutándose en parte del paisaje, sus caras se afilan, el rictus se les vuelve patriarcal, severo, adquieren formas rectilíneas; es como si con los años heredasen la fisonomía de los montes y los valles y como si la bruma vasca se les metiera dentro hasta que terminan pareciendo un tronco del árbol de Guernica, figuras egregias con la amplitud espiritual de un frontón de pelota vasca. Bellingham, sin embargo, no se achantó, porque viene de otro universo: uno que concibe el mestizaje. Siguió a lo suyo, moviéndose por el césped entre las líneas del Bilbao igual que Gulliver se paseaba por Liliput, pues Bellingham es el rostro de un mundo libre de vocación universal que desconoce la miserable existencia del rencoroso español. De esa materia está hecho el Madrid, esa es la pasta, y no el dinero, con la que ha conseguido sus éxitos a lo largo de ciento veinte años, por eso me parece que este chaval, que no parece inglés, tarde más o tarde menos, acabará triunfando en el Real.

Ese gesto de Muniain concentra la esencia mojigata de la España de hoy, un país al que le parece peor un baile de Vinicius que un muñeco con su nombre colgado de un puente de Madrid

Bellingham tiene, por la parte de su madre, sangre keniata y algo de eso se le nota en los andares, en sus hechuras. Danza con la pelota con una gracilidad no aprendida y su zancada es monstruosa, de maratoniano. En un momento de la segunda parte se giró con dos rivales delante y les tiró un autopase antiguo, de los que hacía tiempo que sólo se le veían a los grandes depredadores de las llanuras, como Vinicius, Haaland y Mbappé. Devoró medio estadio en dos pasos como Kipchoge y de repente estaba planeando sobre el área del Bilbao con los dos brasileños abriéndose por los costados dispuestos a clavarse como cuchillos en mantequilla. Fue estremecedor, pero ya antes, en la primera parte, había llegado lanzado a la posición del 9, terminando los ataques con un gesto de espuela que recordó a Zidane. Tiene en el gesto un desgarro barroco que engaña porque después se ríe y juega disfrutando como un niño de otra generación, una que no sabe nada de la minúscula tragedia provinciana en la que viven envueltos muchos españoles, tragedia pequeñita e irrelevante de la que el Madrid es liberación y refutación absoluta. En la foto, Muniain era un policía local dirigiéndose, caballero caballero, a multar a Matthew McConaughey por haber dejado la Endurance aparcada en medio de la ría.

 

Getty Images.

Foto del avatar
Madridista de infantería. Practico el anarcomadridismo en mis horas de esparcimiento. Soy el central al que siempre mandan a rematar melones en los descuentos. En Twitter podrán encontrarme como @fantantonio

13 comentarios en: Bellingham en Bilbao

  1. Pocos escriben y describen la realidad mejor que Antonio Valderrama. Un lujo tenerle en La Galerna. El sábado Bellingham hizo lo que lleva haciendo desde hace años en Dortmund. Abusar de los rivales y celebrar los goles de esa forma tan majestuosa. Se trata de un líder nato, por calidad y por personalidad. El Madrid ha fichado un jugador espectacular, y eso, ya estamos acostumbrados a ello, genera envidias. He dedicado mucho tiempo a reflexionar por qué el Madrid, que siempre tiene un comportamiento ejemplar con los rivales, es tratado tan mal en España. La respuesta no es otra que el relato. El Madrid ha perdido la batalla en los medios de comunicación, ya sea por dejación o porque no le ha dado importancia, el club ha terminado por claudicar ante la realidad deformada contada por periodistas, que en el mejor de los casos son simpatizantes de otros equipos y en el peor, ultras radicales. Vuelvo a recordar aquí la celebración de Messi en el Bernabéu, frente a la grada de animación, después de marcar en el último minuto de un partido disputadísimo. Los periodistas de todo el país lo celebraron como si no hubiera ocurrido nada relevante. Nadie reparó en la extrema educación del público madridista y sí en la icónica celebración del argentino. El Domingo pasado , Marca ya estaba criticando en primera página la celebración de Bellingham, mucho más inocua e intrascendente que la de Messi. Ese es el relato. El relato es que el Madrid el año pasado fuera sacado del campo a empujones por Mallorca, Valencia, Cádiz o Rayo Vallecano sin que ni árbitros ni periodistas hicieran otra cosa que llamar provocadores a Rudiger, Vinicius o Carvajal. El relato es que ayer, tras un partido en el que el Getafe fue masacrado a tarjetas, justamente por cierto, y se descontaran más de 20 minutos, la prensa haya cargado contra el anti fútbol. El mismo anti fútbol que practicaron nuestros rivales el año pasado sin que ellos se inmutaran. El relato es que el Madrid no debe rebelarse contra insultos, ni patadas salvajes, ni contra arbitrajes escandalosos. El Madrid debe someterse y luchar contra todo y contra todos. Una competición corrupta hasta la médula, televisada por aficionados del FCB, en la que se permite a los rivales fichar con dinero inventado año tras año. Una competición en la que se vilipendia al único equipo que compite con honor, que respeta a los rivales y que no ha protestado ni siquiera después de conocer que su máximo rival ha tenido mediatizada la Liga desde hace 20 años a través de la compra del jefe de los árbitros. No entiendo cómo no se nos hace el pasillo en todos los campos. No entiendo cómo no se nos aplaude en todos los campos. No entiendo cómo no se dan cuenta, periodistas y aficionados rivales (en realidad son los mismos) de que el Madrid dignifica la competición en cada partido, convertido en lo único que merece la pena dentro de toda esta basura en la que han convertido La Liga. De nada.

    1. Es que ver más allá del relato es difícil hasta para aficionados del R.Madrid, ni te cuento para los de otros equipos y antis en general.
      Sin ir más lejos tu mismo hace años cuando algunos nos quejabamos aqui de los arbitros , tu defendias acaloradamente que en el Madrid no había que justificarse con los arbitrajes , que si el señorío, que si tal , que si cual. Hasta que la realidad te sacudió y viste la luz , que posteriormente ha confirmado el asunto Negreira, y ahora te quejas más que nadie de arbitros, prensa y todo lo que pilles.
      Todo el mundo no tiene una revelación camino de Damasco.

      1. No es así. Siempre he creído en el saldo arbitral. No sabía el motivo pero las pruebas eran irrefutables. Los árbitros pitaban distinto al FCB. No había penaltis en contra, no se expulsaba a nadie que llevara esa camiseta y ante cualquier partido que se complicaba llegaba una decisión arbitral que ayudaba a decidir el encuentro. Nunca lo he negado. No sabía, como nadie (tal vez tú sí), que el FCB estaba pagando al vicepresidente de los árbitros desde hacía veinte años. Para mí, eso lo cambia todo. Es decir, ahora podemos decir, en vista a las pruebas, sin temor a equivocarnos, que la competición estaba y seguramente esté condicionada. El saldo arbitral se produce en un periodo muy concreto y con unos resultados muy concretos, fácilmente cuantificables. Más allá de eso siempre he pensado que el Madrid debe competir sin echar la culpa a los demás. Mirar hacia el interior. Hacer autocrítica. Levantarse tras una derrota y volver más fuerte. Es lo que siempre me han enseñado. Mientras los demás lloran, el Madrid gana. No me gusta entrar aquí cada lunes y encontrar coartadas para todo. No lo considero "madridista". Es más propio de nuestros rivales que siempre encuentran una excusa para justificar sus derrotas. Me gusta centrarme en lo que podemos hacer mejor y no en lo que está más allá de nuestro control. Los árbitros. Las retransmisiones. La organización de la competición. Sabemos que todo eso está en contra nuestra y debemos denunciarlo, pero creo que el club acierta (aunque no siempre) en poner el foco en lo que somos capaces de mejorar. Entrar en el barro de las quejas arbitrales teniendo a todos los medios en contra, me parece poco productivo y nos distrae de lo importante: ser mejores que los demás.

        1. Todo muy bonito pero los que llevamos muchos años siguiendo La Galerna sabemos de que pie cojea cada uno. Y lo de la autocritica, siempre tan necesaria, está muy bien pero cuando se dan unas condiciones de igualdad para todos. Sin embargo la competición, antes incluso de Mourinho, estaba profundamente adulterada y ni hacia falta conocer el saldo arbitral , simplemente había que tener ojos para ver y cerebro para pensar. Cualquier queja estaba justificada de sobra y no tenía nada que ver con que fuéramos capaces de mejorar o no.
          Cuantas veces te hemos leído repetir el mantra de esa prensa, que tanto críticas ahora, "2 ligas en 11 años, algo estamos haciendo mal"
          Y la prueba definitiva de que algo pasaba es que frente a ese mantra estaba la realidad de que en Europa, donde no campaba a sus anchas el CTA , éramos capaces de ganar 5 Champions en 9 años.
          Este equipo, por su historia, siempre trata de mejorar y si muchos seguidores nos quejabamos entonces era porque veíamos claramente una adulteracion de la Liga mientras otros preferían practicar una supuesta corrección política que no tiene nada que ver con el espíritu del Club.

          1. 2 ligas en 11 años es que algo estamos haciendo mal. Exacto. No sé si esa frase es mía pero la corroboro. Tu yo en esto pensamos diferente. La competición no es en condiciones de igualdad. Al Madrid, en ocasiones, por presupuesto, historia y calidad, se le puede exigir más. Otra cosa es lo de competir en igualdad (no lo hacemos por un factor presupuestario para empezar) pero desde luego hay que exigirlo a nivel arbitral. Otra cosa es criticar aspectos puntuales de la planificación, del rendimiento, del compromiso o del juego del equipo. En esto no tiene nada que ver el tema arbitral. El Madrid no sería lo que es si estuviera todo el tiempo pendiente de lo que hacen los demás. Es lo que es precisamente porque no pone excusas. El caso Negreira ha desvelado una trama corrupta para favorecer al FCB que no se podía imaginar nadie. Eso es otra cosa. Lo de Mourinho fue en pleno periodo de saldo arbitral. Algo que siempre he denunciado. Cuando ganas 2 ligas de 11 como dices, seguro que no has perdido 9 por los árbitros. Si tu no fichas un delantero centro cuando se va Benzema es culpa tuya. Si a Ronaldo lo sustituyes con Mariano es culpa tuya. La planificación es tú responsabilidad. La entrega y el buen juego dependen del entrenador y de los jugadores. Los árbitros no pueden ser siempre la coartada para justificar, por ejemplo, una temporada en liga como la pasada. Lo de que pasaba algo estaba claro. Todos lo decíamos. Yo también aunque lo omitas. Otra cosa es que, desde mi punto de vista, lo único que está bajo nuestro control es ser mejores. No hay más. Sé que este punto puede no ser bien entendido por galernautas como tú, pero para mí, el Madrid se ha hecho grande a base de luchar contra injusticias. Desde el final de la guerra civil, cuando estuvo al borde de la desaparición, pasando por la etapa en la que el FCB era el equipo del régimen, la construcción del Bernabéu con la única ayuda de los socios o el saldo arbitral. Te puede parecer injusto. Pero luchar contra eso con victorias es parte de nuestra grandeza.

      2. Pablo de Tarso 2.0.
        Hay que tomárselo con humor. Se admiten apuestas.
        ¿Estará , a su vez, apostando? O, peor aún,¿ habrá perdido la apuesta y eso es el pago?
        ¿Habrá padecido una mutación al azar y repentina?
        ¿Será otra persona?...
        No quiero pensar en el verbo maldito.
        Estoy anonadado, creo que se dice así, aunque muy bien no suena. En shock casi sería mejor a no ser del anglicismo. En fin, tiene que haber de todo en la viña del señor. Amén (mientras me santiguo).

  2. David tus comentarios son parte del buen hacer de este foro en los que reflejas con sencillez y clarividencia las múltiples realidades del deterioro de nuestro fútbol y la triste y vil persecución a que se ve sometido nuestro REAL MADRID
    Un saludo

  3. Primer partido de Bellingham en España, y tienen que marcar territorio, mostrarle donde ha venido. El primer partido de Zizou fue en Mestalla, con un Albelda en plan Doberman, que consiguió su internacionalidad perpetua a partir de ese partido.

  4. Magnifico artículo. Gracias Sr. Valderrama.
    Lo he leído y releído otra vez.
    "Tiene en el gesto un desgarro barroco que engaña porque después se ríe y juega disfrutando como un niño de otra generación, una que no sabe nada de la minúscula tragedia provinciana en la que viven envueltos muchos españoles, tragedia pequeñita e irrelevante de la que el Madrid es liberación y refutación absoluta. "
    Genial

  5. Bellingham es un excelente futbolista y Vinicius también. En cierta manera lo que he escrito hace unos instantes es una perogrullada , lo sé. Y lo que viene a continuación todavía más. Su técnica y su capacidad física son impresionantes. Pero como se trata de hacer crítica constructiva , he de insistir en que la concentración es fundamental. Sin ella , hasta futbolistas de su calidad bajan en prestaciones. Especialmente le vi esas carencias a Vinicius en San Mamés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Haremos como si no supiéramos que Messi y @3gerardpique usaron a Rubiales para presuntamente desviar fondos UEFA de la pandemia a sus inescrupulosos bolsillos, y comentaremos las portadas del día, para las cuales este asunto no existe.

#portanálisis

10 años de la Décima, puro ADN blanco.

"Aquel gol agitó como pocos el corazón blanco y modificó el destino de un partido clave, costumbre arraigada en Chamartín".

Vía @lagalerna_

👇👇👇

Se cumplen 10 años del no gol más importante de nuestras vidas. Hubiese dado años de vida por que ese cabezazo de Ramos en el 93 hubiese entrado. Qué felices hubiésemos sido.

En @lagalerna_

«Decían de Van Basten que te devolvía la pelota perfumada. @ToniKroos te hace lo mismo y además te regala bombones, y te pasea al perro si tú andas liado».

Es un gusto cuando @Laboreiro viene a echar un rato con nosotros.

👇👇👇

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram