Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El Barcelona, con Torra

El Barcelona, con Torra

Escrito por: Jesús Bengoechea28 septiembre, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El club catalán ataca al Tribunal Supremo

El FC Barcelona ha emitido un comunicado oficial mostrando su solidaridad con el President de la Generalitat de Catalunya, Joaquim Torra, ante su inhabilitación por el Tribunal Supremo. En dicho comunicado, se califica de “desproporcionada” dicha inhabilitación, al tiempo que vuelve a reclamarse, como solución para el conflicto catalán, la vía del diálogo, por oposición a la de la “judicialización”. Lo que tienen los jueces es que se dedican a cosas de jueces, al contrario de lo que sucede con el Fútbol Club Barcelona, que no se dedica tanto a las cosas del fútbol como a las de la política, dejando ver en todo momento que para ellos lo primero es un instrumento al servicio propagandístico de lo segundo. 

comunicado barcelona torra

 

A veces la gente se olvida de ello. Cada cierto tiempo, no obstante, aparece en escena un comunicado que nos recuerda precisa y exactamente eso: que el FC Barcelona, ese gran equipo, y lo decimos sin la menor ironía, juega en aras del manido “derecho a decidir”, también invocado en el comunicado, y se une a la causa de la independencia de Cataluña, cuya defensa no en vano ha costado a Torra esta sentencia. 

La dialéctica según la cual el Barça no se posiciona a favor de la independencia de Cataluña, sino tan solo a favor de que dicha región pueda optar unilateralmente por una escisión o por lo contrario, queda deslegitimada desde el momento en que no vimos ningún comunicado de la institución cuando un parlamento violentó el derecho a decidir de un gran porcentaje de catalanes al abocarlos a una esperpéntica declaración unilateral de independencia por parte de su ejecutivo. Muchos socios del Barça, dentro y fuera de Cataluña, se sintieron sin duda agredidos en esa fecha. Les habían dejado sin derecho a decidir nada, pero esto no fue suficiente para que su querido club les defendiera en esa hora aciaga. Al Barça la declaración unilateral de independencia no le pareció “desproporcionada”, ni alentó desde ningún comunicado la necesidad de dialogar en esa hora en que Torra arrojaba a su pueblo, gratuitamente, a un escenario de incertidumbre.

bartomeu con torra

La toma de partido del Barça en favor de esa parte de la sociedad catalana que quiere la escisión es tan clara como manifiesta. A otro perro con el sobeteado hueso de las hipocresías. Dicen los que conocen bien el entorno culé que esto no es nada en comparación con lo que se viene si en las próximas elecciones a la presidencia se impone un candidato desacomplejadamente indepe como Laporta. A mí me cuesta imaginar cómo puede ser peor, pero sin duda hay en el edificio de la desvergüenza escaleras mecánicas de última hora. Solo de bajada, eso sí.  

Al Barça la declaración unilateral de independencia no le pareció “desproporcionada”, ni alentó desde ningún comunicado  la necesidad de dialogar en esa hora en que Torra arrojaba a su pueblo, gratuitamente, a un escenario de incertidumbre.

El Barça es una pieza esencial en el mecanismo de relojería de un nacionalismo/independentismo. En esos engranajes, la exactitud de respuesta ante cualquier estímulo debe ser intachable y perfectamente sincronizada con la de otras piezas. Quizá por esa cosa endógena de eficiencia singular sea que el Barça sabe que no está quebrado aunque lo esté, y fiche a laterales derechos mientras sus jardineros y utilleras aúllan en el páramo romo del ERTE. Como entidad contemplada de modo aislado, el Barça está en la ruina. Como pieza de la maquinaria, en cambio, puede sentirse más seguro. 

Lo interesante, ahora, será calibrar el alcance de los efectos de este nuevo pronunciamiento sobre la opinión pública nacional y sobre la imagen general del club azulgrana, muy especialmente para la prensa deportiva. Soy enormemente escéptico respecto a la posibilidad de que la cosa cambie. En España es perfectamente compatible votar a VOX y desear cárcel para Torra con aplaudir fervorosamente al Barça cuando salta al terreno de juego. El milagro se obra vía odio al Madrid. Mira que está polarizada la política, pues el antimadrismo siempre lo estará más, y así la clase periodística patria seguirá besando allá donde pisa el equipo que ahora entrena Koeman aun cuando lo presida el mismo Puigdemont.

Por lo demás, los socios madridistas podemos estar tranquilos. No veremos ningún comunicado oficial de la entidad a favor o en contra de la inhabilitación política de nadie, como tampoco lo veremos pronunciándose sobre ningún otro pormenor político o judicial. El Madrid es de todo aquel que quiera olvidarse de la política cuando el balón echa a rodar, incluidos aquellos que, cuando el balón cese de hacerlo, se conviertan en activistas contrarios a la inhabilitación de Torra. La puerta está abierta para quien quiera entrar.