Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Bale, del Corral y la bandera de Gales

Bale, del Corral y la bandera de Gales

Escrito por: Antonio Hualde23 noviembre, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Resulta que tienen razón los que sostienen que Garteh Bale es un jugador de bandera. Se la ha dado el propio interesado, con la foto de marras que todo el mundo conoce. Una imagen vale más que mil palabras; o que ninguna aquí, toda vez que el galés calla en España y habla en el extranjero. Y creo que esta vez ha sido muy explícito. Sus acérrimos le justifican y, en consecuencia, atizan a quienes se atreven a criticarle. La lista es larga: Sanchís, Morientes, Toshack, Valdano o Mijatovic entre otros. Ahora la han vuelto a tomar con Pedja -supuesto autor intelectual del argumento de la bandera-, aunque yo quería detenerme en una injusticia cometida contra un hombre especialmente bueno: Alfonso del Corral.

El doctor Alfonso del Corral fue jefe de los servicios médicos del Real Madrid durante 14 años. Antes de eso jugó en la primera plantilla del equipo de baloncesto. Y nunca ha ocultado su madridismo. Sin embargo, ha recibido toda suerte de improperios por unas declaraciones a El Golazo de Gol. El titular era contundente: “Prohibiría a Bale jugar al golf”. Con bastante mala baba, los hooligans del galés se han apresurado a contrastar dichas declaraciones con otras efectuadas tiempo atrás en la Federación Madrileña de Golf, donde afirmaba que este deporte “favorece la mente y las articulaciones de los jóvenes”. Por partes.

Para los que se quedaron únicamente con el titular, quizá les vendría bien leer el resto. “Si estuviera al frente de los servicios médicos del Real Madrid, prohibiría jugar al golf. El golf produce una demanda muy importante de la columna lumbosacra. Es evidente que esa musculatura puede verse agredida e irritada por los esfuerzos de la columna lumbosacra, que irriten a su vez las raíces a su salida. Es un elemento que habría que intentar, en su medida, prevenir y evitar que pueda suceder” (…)“A Bale, de alguna forma, ya sea los tobillos, las pantorrillas, la musculatura… le fallan, se le cargan, se le contracturan. Eso no significa que no pueda jugar, claro que puede jugar con cierto dolor, pero jugaría cojo y no tiene sentido. El dolor no es lo importante, lo importante es que no puede ser él: no puede correr, no puede esprintar, no puede saltar, porque ese músculo está contracturado o está roto”.

Ya sea golf, baloncesto o fútbol, la práctica de cualquier deporte es recomendable para todo el mundo. Pero si se lleva al límite, el cuerpo humano sufre, que es justo lo que le sucede a los deportistas de alta competición. Un tenista, un ciclista o un nadador exprimen su musculatura al máximo. Eso tiene consecuencias no sólo durante su etapa en activo, sino cuando se retiran, y muchos acarrean molestias de por vida. Ese es el motivo por la que algunos deben extremar las precauciones; precauciones que para otros en su situación -o para cualquier persona normal- no son tan necesarias.

A lo mejor a Bale no le favorece en exceso jugar al golf regularmente y ni Marcelo ni Isco tienen este problema. O a lo mejor sí. Lo que tengo claro es que debemos fiarnos de los expertos, y resulta que Alfonso del Corral lo es. En consecuencia, sus opiniones merecen crédito. ¿Es posible, pues, que lo que es bueno para unos sea arriesgado para otros? Obvio. Y sin embargo, los hard-core fans discrepan del único modo que saben: abruptamente. Se le echa en cara que si tan malo es jugar al golf no pidiera su prohibición cuando era jefe de los servicios médicos del Real Madrid. ¿Y quién dice que no lo intentó? Otra cosa es que le hicieran caso. El propio Roberto Carlos recordaba hace poco los privilegios de la era de los galácticos: hacían prácticamente lo que les daba la gana…como para prohibirles algo.

Por otro lado, casi nadie es libre al cien por cien en su trabajo. Debemos seguir unas directrices, gusten más o menos. Los médicos de un club están para prevenir lesiones y curarlas; el tema normativo es en otra ventanilla. ¿Que les hacen poco caso? ¿A qué médico se lo hacen? Si cada uno cuyas pautas son ignoradas tuviese que dimitir, nos quedábamos sin ellos. Lo digo por los que exigen a Del Corral que hubiese abandonado su puesto de trabajo ante los “peligrosos comportamientos” de la primera plantilla.

Conozco bien a Alfonso del Corral. Excelente médico, mejor persona y madridista hasta las trancas. Dejó, además -lo se de primera mano-, un excelente recuerdo entre empleados del club y jugadores a los que trató. ¿Su delito? Citar a Bale. Si hubiese dicho lo mismo de Isco o Marcelo, nadie se habría sulfurado.  Ese es otro de los problemas del galés: la iracundia de sus palmeros. No admiten que se diga nada de él que no sea adulatorio. Les da igual que desprecie a un niño que osaba pedirle un autógrafo, o que se parapete tras una bandera de Gales con una leyenda desafortunada: ellos lo justifican. Y si algún periodista radiofónico critica con más o menos gusto a Isco o Marcelo, callan. ¡Pero ay del que les mente al tótem! Sanchís, Morientes, Toshack, Valdano o Mijatovic ya padecieron la ira de los ultraBale, y ahora le ha tocado a un señor como la copa de un pino. Y eso es intolerable.