Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Así jugó el Real Madrid en Anoeta

Así jugó el Real Madrid en Anoeta

Escrito por: Quillo Barrios17 septiembre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Keylor Navas (5): Falló en el gol de la Real Sociedad, aunque luego estuvo seguro.

Carvajal (5): De menos a más. Sigue teniendo errores incomprensibles en él.

Sergio Ramos (6'5): Estuvo a buen nivel, especialmente en la primera mitad.

Varane (7'5): Imperial. Apenas cometió errores.

Theo (7): Acabó fundido, pero su primera hora fue sensacional.

Casemiro (7): Otra gran noche del brasileño. Se merendó al centro del campo rival.

Modric (5'5): Demasiado irregular. Aún así, dejó detalles de su enorme clase.

Isco (7): Fue el motor cuando el partido todavía no estaba decidido. Es un auténtico lujo verle jugar.

Asensio (6): Firmó alguna acción de gran nivel, aunque no estuvo como otras noches.

Bale (6): Ayudó en defensa y marcó un gol extraordinario, pero todavía podemos -y debemos- pedirle más. ¿Por qué? Porque ha vuelto a demostrar que sabe hacerlo muy bien.

Mayoral (7'5): Marcó uno, generó otro y se vació en la presión. Oportunidad aprovechada.

Lucas Vázquez (5'5): Solidario y sin complicaciones.

Ceballos y Nacho: Sin calificar.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

7 comentarios en: Así jugó el Real Madrid en Anoeta

  1. Lo mejor que hizo Isco en el partido fue el pase para que Bale demostrase quién es.
    Por lo demás, tuvo no menos de tres jugadas en que se cortaron contras porque el balón pasó por sus pies y se entretuvo en sobarlo. A ello hay que sumar que se mostró chupón en varias jugadas en las que compañeros suyos estaban desmarcados en la frontal del area, a su derecha o a su izquierda. Tiene una técnica suprema, es un mago con el balón, pero hay cosas en su fútbol que, si no se corrigen, harán de él un jugador para la galería y no para el marcador.