Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Aprendiendo de los errores.

Aprendiendo de los errores.

Escrito por: Van Cleef29 agosto, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Examen de Historia.

- Pregunta: fecha del descubrimiento de América por Cristóbal Colón.

- Humm... 14 de Mayo de 1472.

- Incorrecto. 12 de Octubre de 1492. Ha suspendido el examen. ¿Tiene usted algo que decir al respecto?

- Bueno... Estas cosas a veces ocurren. Los exámenes son así... A veces uno cae, pero hay que levantarse y seguir intentándolo. Lo importante es estudiar mucho y bien día a día y aprender de los errores como el que he cometido hoy. Todavía queda mucho curso por delante y bla, bla, bla...

Una semana después. Examen de Historia.

- Pregunta: fecha del descubrimiento de América por Cristóbal Colón.

- Humm... 16 de Noviembre de 1514.

- Incorrecto. 12 de Octubre de 1492. Ha suspendido el examen. ¿Alguna declaración que hacer?

- Bueno… Lógicamente, no estoy para nada satisfecho. Me voy para casa con mal sabor de boca. Pero hay que mirar el lado positivo de las cosas. De los errores también se aprende y hay que intentar que no vuelva a suceder. Creo que me faltó algo de concentración en el inicio de la contestación; y eso se acaba pagando. Tengo que intentar mantener la concentración desde el primer segundo hasta el último de la respuesta. Es algo que deberé trabajar más a fondo y bla, bla, bla...

Una semana más tarde. Examen de Historia.

- Pregunta: fecha del descubrimiento de América por Cristóbal Colón.

- Humm... 12 de Octubre de 1692.

- Incorrecto. 12 de Octubre de 1492. Ha suspendido el examen. ¿A qué cree que se ha debido este suspenso?

- Bueno... Esta vez hubo intensidad y concentración en toda la primera parte de la respuesta. Creo que hice un buen comienzo, aproximándome mucho al resultado. Pero me faltó definición en la parte final del mismo. Es algo que tendré que trabajar con mayor energía en las horas de estudio. Con el tiempo, la respuesta correcta llegará. Desde luego, a nadie le agrada suspender, pero los errores están para aprender de ellos y bla, bla, bla, bla...

Las explicaciones que da al examinador este zoquete de estudiante, ¿no les transmiten a ustedes una ligera sensación de dèjá vu...? A mí me recuerdan mucho a las que suelen ofrecer los futbolistas tras un mal resultado en los partidos...

Sabemos que los futbolistas están hechos de otra pasta; distinta a la del resto de los mortales. Que hay que echarles de comer aparte, vamos. Y deben de tener unos cerebros muy diferentes a los nuestros; seguramente en las partes del tálamo, el hipotálamo o incluso en la amígdala cerebral, que dicen los expertos ser las responsables del funcionamiento de la memoria.

Y es que, francamente, uno no entiende que los futbolistas tengan que "aprender de los errores cometidos" jornada tras jornada, mes tras mes, año tras año... Especialmente cuando gran parte de esos errores son casi idénticos a muchos anteriores, por no decir los mismos... Pérdidas de balón cerca del área propia por despistes o por ir de sobrados en pases supuestamente fáciles, no saber salir de la presión de los contrarios en tu mitad del campo (cosa que ocurre continuamente y cada vez más), centrar involuntariamente un balón al rival (que acaba en gol) por intentar evitar un insignificante fuera de banda, dar pases telegrafiados una y otra vez que casi nunca descolocan al equipo contrario, jugadores fuera de su lugar con demasiada frecuencia que facilitan mucho el contraataque rival, etc, etc...

Seguramente la mayoría de nosotros (nosotros somos ustedes y yo, no los futbolistas) hemos cometido alguna vez en nuestro trabajo algún error importante o de cierta importancia. Algo que ha podido perjudicar a la empresa de una manera más o menos grave. Y, por supuesto, no nos habremos librado de la consiguiente y justificada bronca por parte del jefe. Y probablemente nunca hemos olvidado ese bochorno y el error que lo provocó.

Y les pregunto, sabiendo la respuesta casi de antemano: ¿ha vuelto alguno de ustedes a cometer el mismo o muy similar error en su puesto de trabajo...? No, ¿verdad? Y eso que es probable que hayan transcurrido varios o muchos años desde dicho error. Eso es debido a que nosotros -los que no somos futbolistas- sí aprendemos de los errores profesionales y los tenemos muy en cuenta para intentar no caer nunca más en ellos.

Aunque también es verdad, todo hay que decirlo, que nosotros estamos muy bien pagados y gozamos de unas condiciones laborales excelentes y envidiables, que hacen justificable nuestra dedicación y profesionalidad...

Por eso les pido que, en adelante, intenten ser un poco más condescendientes y comprensivos con los futbolistas de su equipo cuando se equivoquen. Ellos hacen lo que pueden. Intentan mejorar y aprender de sus errores. Pero ahí está impidiéndoselo, al parecer, el hipotálamo ese de los huevos...

Madridista perdido y sin deseos de ser encontrado. Le gusta usar todos los sentidos, aunque carece por completo del común y el del humor.

20 comentarios en: Aprendiendo de los errores.