Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Ansu Fati, Mbappé, Zidane y Pedro Navaja

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Ansu Fati, Mbappé, Zidane y Pedro Navaja

Escrito por: La Galerna3 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Parece que el alineador, ese maniquí que Florentino puso ahí a manera de parche, tiene al fin y al cabo algún que otro mérito como entrenador. Ganó tres Champions seguidas por tres caprichos del Destino encarnados en flor, así como una Liga al Barça (de Messi y del más profundo villarato), y así también como otros trofeos menores pero que asimismo realzaron engañosamente su perfil.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, que cantaba el borracho de Pedro Navaja. Resulta que Zinedine Zidane, después de todo, podría ser un buen entrenador.

¿Nos encontramos ante la primera portada de As que supone un halago para el entrenador más (y más fulgurantemente) laureado de la historia del Madrid?

Salvo error u omisión, sí. Nos encontramos, por parte de As, ante la primera portada elogiosa para con el protagonista indiscutible de la hazaña de la conquista de 3 Champions consecutivas, y de los otros trofeos ya referidos. Dice el refrán que nunca es tarde si la dicha es buena. Incluso la sabiduría del refranero admite matices, porque resulta que la dicha puede verse mermada ante la injusticia de una tardanza. Al madridismo, en lo que toca a su eventual estima por As, no le sirve de nada que a estas alturas venga el relañismo postRelaño con semejante descubrimiento. Pueden ir muy tranquilamente a paseo.

Claro que Zidane estuvo inmenso con los dos cambios en el descanso ante el Atleti, en un movimiento que casi recordó a lo mejor de ciertas decisiones capellistas o mourinhistas (Zidane aprende de todos). Pero nos cuenta muchísimo creer que no haya habido nada bueno que decir sobre él hasta la fecha, o al menos nada lo suficientemente bueno como para que agite las portadas. A veces, sí, la dicha es buena, pero la tardanza en su consecución la empaña inevitablemente.

En el extremo opuesto se encuentra otro de los protagonistas del día. Él, en cambio, ha gozado del reconocimiento de la canallesca desde casi antes de entrar por la puerta. Ha sido saludado como un fenómeno cuando nadie sabía quién era, cuando todavía no había arrancado a dar patadas al balón de Primera. El contraste entre la cicatería para piropear las bondades de Zidane como técnico y el descomunal hype con el que este chico (hablamos de Ansu Fati) ha iniciado su carrera deportiva es acaso el más sangrante de cuantos nos hemos encontrado a lo largo y ancho (como decía Butano) de nuestra labor portanalítica. Ansu Fati sacude hoy las portadas por haberlo hecho muy bien y haber batido un récord en el partido del Barça ante el Levante, pero no le había hecho falta hacerlo muy bien antes para copar las primeras planas catalanas.

“Vaya pareja”, titula Sport, aludiendo a la que el joven delantero forma con Messi. Estamos de acuerdo en que ahí se intuye una buena sociedad futbolística, pero detectamos un afán forzado en todo esto, un modo solapadamente desesperado de tratar de solventar lo insolventable, a saber: la futura ausencia de Messi, de quien se querría esperar un sucesor a su altura sin que tal cosa sea en realidad esperable. Traemos malas noticias, a pesar de que en la foto de portada de Mundo Deportivo se intuya la entrega de un testigo que nunca podrá entregarse más que fraudulentamente, por la sencilla razón de que nunca podrá haber un relevo. Ha llegado la hora de empezar a plantearse hasta qué punto va a pasarlo mal el Barça cuando Messi les falte. El Madrid, por su parte, tras un primer año postCristiano de verdadero calvario, parece levantar el vuelo aferrado a un nuevo paradigma. Ignoramos cuánto tardará el Barça en encontrar el suyo, pero lamentamos no poder trasladar los mejores augurios.

En cuanto a lo de Mundo Deportivo, qué os podemos decir salvo que es el juego de palabras más lamentable desde tiempos inmemoriales, y mira que los ha habido rechinantes y carentes de gracia en la larga historia del portadismo deportivo español. Habéis leído bien: “Ansu salsa”. Con semejante titular, los de Mundo Deportivo Ansu cumbido a la forma de ingenio más burda. Imaginamos que Ansu dado tinta para alumbrar semejante titular, y queremos pensar que (afortunadamente) ansu puñetera vida volverán a estremecernos de vergüenza ajena como hoy.

Por lo demás, Mbappé llega a Marca tras su incidente con Tuchel, que se toma como una señal positiva de cara a una posible llegada del fenómeno francés. No sabemos si lo es, pero sí sabemos una cosa: ese gesto de prima donna (no es el primero) no se lo hará a Zidane, el alineador, el maniquí, el hombre que ya no es solo un fenomenal gestor de egos sino que además, tres Champions después, podría resultar un buen entrenador. La prensa deportiva que disfrutamos y sufrimos siempre va por delante.

Pasad un buen día.