Las mejores firmas madridistas del planeta

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Alegrías

Escrito por: La Galerna30 agosto, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Todos tenemos algún conocido -es difícil que personas así lleguen a ser amigos- capaces de defender una cosa y la contraria casi en la misma frase, según con quien estén hablando, según vengan los vientos, o según les beneficie lo uno o lo otro en cada momento. Contra estas personas no existe más hemeroteca que el recuerdo de sus interlocutores y la consecuente prevención que en ellos provocan a la hora de ponerse a conversar, cosa evitable para la buena salud. No es el caso de la prensa deportiva, que fija sus contenidos en papel, en Google y en la memoria de los aficionados, así como, modestamente, en este Portanálisis, que solo conversa con las portadas precisamente para fijar memoria y, con ello, separar a los conocidos de los amigos.

Marca Portada 30.08.15As Portada 30.08.15Hoy nuestro conocido se ha levantado lisonjero y lo saludamos con el ceño fruncido. Hoy dice que James no construye autopistas, sino que es la autopista misma. Dice que Keylor Navas impresiona y no es esa sombra que tan bien lucía -que tan poco molestaba- en el banquillo mientras Iker alargaba lo inevitable. Y dice que Bale... Bueno, dice que Bale mejora, simplemente mejora según Marca, sin que As diga ni siquiera una palabra sobre su más que notable actuación. Abrió el marcador el galés de cabeza, dio una asistencia de gol a Benzema y cerró la goleada con gloriosa patada desde el mismo centro de Cardiff, pero solo mejora, así, como en voz baja, sin que se entere nadie, y mucho menos Relaño, que está siempre a otras cosas. Bueno, no todo iba a ser regalarnos el oído. Algo de coherencia mantienen nuestros conocidos, aunque sea una coherencia tramposa e injusta, pero coherencia al fin.

Nosotros nos alegramos muchísimo por los tres protagonistas de anoche, y nuestra alegría es proporcional a la desconsideración que cada uno de ellos ha recibido por parte de la prensa. Nos alegramos por James, cuyo fichaje quisieron empozoñar -por supuesto sin aportar pruebas- catalogándolo de mera argucia económica y extrafutbolística, cuando el colombiano se nos antoja un talento fuera de serie no exento de sacrificio, simpatía y generosidad. Nos alegramos mucho por Bale, ese capricho de Florentino que no encuentra hueco en el campo, que lastra el ataque, que no habla español, que los isquios de Bartra, que tiene una hernia, que el gol de la Décima fue solo el de Ramos... Y nos alegramos muchísismo por Keylor, un profesional intachable, lleno de orgullo por pertenecer al Madrid, educado y -lo mejor de todo y lo menos que se dice- un portero formidable, como ayer (y no solo ayer) pudimos comprobar.

Léase nuestra alegría como desafío a tanto maltrato, como mirada alta, directa y sonriente a la cara de nuestras portadas de cada día, nos devuelvan la mirada o no, nos miren sus perpetradores o no, sigan diciendo lo que digan mañana, autopistas, hernias y De Geas mediante.

Portada Mundo Deportivo 30.08.15Sport Portada 30.08.15En Barcelona celebran un gol (sí, uno) de un defensa llamado Vermaelen (esperamos haber escrito bien su nombre). Hay en las portadas cierto exceso en la celebración, como quien hace esfuerzos por alegrarse, busca motivos hasta debajo del sofá y no los termina de encontrar, como quien convoca a los amigos a una fiesta y los amigos no saben muy bien a qué viene esa fiesta si se acaba de morir el gato; en definitiva, como quien exagera lo bueno e ignora lo malo, notable virtud esta (o vicio) que comparten Mundo Deportivo y Sport para su bien y para el mal de la realidad. De paso, se hace un homenaje al eufemismo hablando de victoria difícil y no de mal juego blaugrana, o de poca capacidad goleadora, o del más arriesgado y con un punto canalla aburrir a las ovejas, pero quiénes somos nosotros para censurar las veleidades literarias (?) de nadie. Y, por último, coinciden ambos medios en las quejas a los árbitros, y eso ya se nos antoja una terrible noticia, el fin de una era (que nunca existió), la caída del imperio del seny, la muerte de todos los gatos de color rosa chicle (que, por supuesto, tampoco existen, no como Vermaelen).