Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Los abonos del Barça y el alipori racional

Los abonos del Barça y el alipori racional

VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Cada vez parece más probable que se reanuden las competiciones futbolísticas en España para poder finalizarlas y, aunque se desconocen fechas y condiciones concretas, nadie duda de que los encuentros se disputarían a puerta cerrada. Salvo algunas excepciones, como el Prípiat C. F. o el F. C. Chernóbil, los equipos de fútbol no tenían contemplada una situación acaso parecida a la actual, de modo que carecen de protocolos de actuación definidos para solucionar el problema que se presenta con los partidos pagados por sus abonados que no van a poder ser disfrutados de manera presencial.

A bote pronto y sin conocimientos económicos, lo más lógico sería pensar que se devolviese la parte proporcional al producto adquirido que no podrá ser consumido por motivos ajenos a todo el mundo, incluido Florentino Pérez. Pues bien, el Barcelona no contempla esta opción. Y no la contempla porque no puede. Tiene menos dinero que uno que se está bañando.

Este problema no debe ser motivo de vergüenza si se enfrenta de manera honesta; se informa al abonado con claridad y se le ofrecen diferentes opciones. Después, el afectado decidirá si acepta, se hace el sueco, se miente a sí mismo o inicia acciones legales.

El alipori racional se produce cuando el club —que es más que ídem— apela al compromiso y al sentimiento de pertenencia. Porque está mintiendo. El problema es que ese dinero que cobró ya no lo tiene y no encuentra la manera de conseguir liquidez para llevar a cabo la medida. Y arroja excusas como que sus abonos son más baratos que los de Hacendado, que con ellos pueden ver hasta partidos de waterpolo sobre patines, que siempre han sido muy buenos con todos los socios, etc. En resumen, el inherente fariseísmo culé.

La situación es parecida a cuando te invitan a una boda y te excusas aduciendo que tienes que bañar a tu pez, lo que ocurre es que, en esta ocasión, la novia es la afición blaugrana y el novio el propio club.

No contentos con decir al socio que el caballo blanco de Santiago es gris metalizado, acusa a otros clubes de populismo. Como al Getafe, que ha decidido no cobrar el abono de la próxima temporada. La clásica táctica de esparcir porquería y atacar a todo lo que se mueva para evitar que las miradas se posen sobre uno mismo.

Los palmeros barcelonistas alegan que no se puede comparar al Getafe, que es una Sociedad Anónima Deportiva, con el Barcelona, que es de sus socios. Es cierto que la naturaleza de ambos clubes es diferente, pero también su tamaño, su riqueza y su capacidad para adaptarse a situaciones inesperadas. Por lo que es mezquino alegar esa diferencia para justificar que el Getafe sí pueda tomar una medida incluso más ventajosa para el aficionado que la que sería adecuado que tomase el Barcelona. Es bochornoso como un multimillonario que aduzca que no puede bajar su salario y acuse de vendehúmos al mileurista que decide reducir cien euros su sueldo para que el resto de los trabajadores puedan mantener su empleo.

Como dice el refrán, en esta ocasión, el abonado culé, además de meretriz, aporta el lecho.

 

10 comentarios en: Los abonos del Barça y el alipori racional