Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
91-68: Los de Laso ya están aquí

91-68: Los de Laso ya están aquí

Escrito por: Athos Dumas15 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

A eso de las 14:00 se anunciaba una inquietante noticia: Hierrezuelo - ¡Hierrezuelo!, perpetrador de varios atracos al Madrid - Peruga - el “31” que no quiso pitar el manotazo a Taylor en la final de 2018 - y Oyón eran designados como trío arbitral ante Valencia Basket en semifinales. La mejor noticia es que su labor no influyó en absoluto en el partido de semifinales, ganado con insultante autoridad por el Real Madrid.

Pablo Laso eligió descartar esta vez a Jordan Mickey como extracomunitario, y elegir a Trey Thompkins en su lugar, buscando quizás más anotación desde media distancia y con triples.
El Madrid perseguía alcanzar su séptima final de Copa ACB consecutiva en la era Pablo Laso.

Valencia Basket a priori iba a salir motivado tras su triunfo ante Barça Lassa, una victoria muy merecida que a punto estuvieron de echar al traste los levantinos tras unos últimos sesenta segundos deplorables que anunciaban una notable falta de madurez en situaciones extremas.

Comenzó arrollando el Madrid 9-0 merced sobre todo a una férrea defensa comandada por la envergadura de Tavares y con la pelea incansable de Gaby Deck. Martinkovic, sorpresa valenciana en el quinteto, empezó a anular por completo a Jaycee que se marchó al banquillo sin anotar y el Valencia se acercó 9-7. Defensas durísimas por ambos equipos y mucho errores en los tiros propiciaron que el primer cuarto acabase 18-11 para los merengues.

El segundo cuarto fue un absoluto despropósito en ataque por ambos contrincantes, Valencia tan sólo anotó 9, y tanto Rudy como Llull dieron un recital de fallos uno tras otro tras la línea de 6,75. Lo mejor fueron varios minutos del capitán Reyes, con 4 rebotes consecutivos y dando un relevo perfecto a Tavares, terror de los chés con 7 rebotes y 3 tapones. Randolph y Taylor se encargaron de ampliar poco a poco la diferencia, hasta un 34-20 al descanso, mientras los taronjas apenas lograban 1 de 10 en triples y Dubljevic apenas aparecía. Tan sólo el coruñés Abalde resistía anotando de vez en cuando. La defensa de Laso fue espectacular en todo momento, lo que fue minando la moral de la hueste de Ponsarnau. Y es que anotar 20 puntos en 20 minutos para un equipo de Euroliga debe de ser un dato casi de récord negativo.

La final se podía tocar con los dedos y muy pocos apostaban por un resurgir valenciano.

El tercer cuarto empezó frenético y en 4 minutos se pasó de un 34-20 a un 52-31, un parcial de 18 a 11 con festival de triples por ambos lados. Mención especial nuevamente para Anthony Randolph y Edy Tavares, además de la eficacia total de Campazzo, manejando a placer al equipo en sexta velocidad. En el intercambio de golpes, la superioridad blanca se hacía aún más patente. Una máquina trituradora anotando desde todas las posiciones. Tan solo Guillem Vives y el base Colom eran capaces de amainar - en parte - el vendaval comandado por Facu Campazzo. El parcial fue de 33-24.

El último cuarto fue un mero trámite, con el Valencia Basket rezando para que llegase el final de los 40 minutos de partido mientras Carroll, Thompkins y Deck seguían machacando el aro rival hasta llegar al 91-68 final.
Así pues, los de Laso se plantan de nuevo en una final de Copa del Rey, en donde partirá como claro favorito para adjudicarse su título número 28 y el sexto de Pablo Laso desde su llegada a nuestro banquillo en 2011.

6 comentarios en: 91-68: Los de Laso ya están aquí