Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
7-1: Bienvenido, Real Madrid

7-1: Bienvenido, Real Madrid

Escrito por: Quillo Barrios21 enero, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Salió bien todo lo que solía salir mal. Se empezó perdiendo y el marcador llegó algo ajustado a la segunda mitad. Sin embargo, la tarde no estaba destinada a acabar mal, más bien todo lo contrario. El Real Madrid recuperó el olfato y el juego cuando menos esperábamos que lo hiciera. Hasta Cristiano Ronaldo, que parecía gafado en Liga, se enchufó a poco menos de un mes de recibir al PSG. Marcó dos, asistió en otro con un taconazo de lujo y se marchó con la cara partida y ensangrentada a vestuarios antes de tiempo porque es de los que entiende que en el fútbol hay que ir con todo sea cual sea el contexto y el marcador. En su caso, la patada en el rostro se la llevó al marcar el 6-1.

Todo estalló cuando marcó el Deportivo de La Coruña. Fue como si el Real Madrid necesitase una bofetada para reaccionar. Vaya si lo hizo. Subió las líneas y atacó como si la temporada acabase en media hora. Nacho, imperial, se mostró igual de efectivo en las dos áreas. Marcó un doblete y evitó varios en la meta de Keylor Navas. Hizo el mejor partido que se le recuerda a un defensa del Real Madrid esta temporada. Varane tiene un problema y Zidane un bendito problema. El primero, de hecho, fue el peor de una tarde que comenzó con truenos y acabó de forma plácida.

Con el Real Madrid entonado y Nacho abriendo las puertas de la resurrección, Bale decidió tirar del carro. Lo hizo todo bien. Eléctrico, eficaz en el uno contra uno, rapidísimo, fino y con gol. El primero fue una obra de arte -zurdazo a la escuadra- y el segundo llegó tras un violento cabezazo a centro de Toni Kroos. El galés suele ser el mejor siempre que juega. Sólo las lesiones, irrespetuosas y sin tacto, nos están privando de un jugador de época. Esperemos que el fútbol, siempre con la revancha preparada, le dé una oportunidad más a Bale para demostrar que puede ser un futbolista muy grande. Seguramente Unai Emery no esté tranquilo viendo cómo caen los días del calendario y se aproxima la llegada del ex del Tottenham, más hambriento e implicado que nunca.

Zidane estuvo rápido con los cambios. Metió a Benzema para juntar de nuevo a la BBC meses después. No participó demasiado el francés, aunque tampoco hizo falta. El encuentro no estaba resuelto. Bale y Modric dejaron sus respectivos lugares a Lucas Vázquez y Kovacic. Ambos se llevaron una ovación atronadora al ser sustituidos, especialmente el galés, al que acompañó un Bernabéu en pie.

En medio de la felicidad y la paz, Cristiano, que había rematado al limbo todo lo que tuvo, anotó dos y suma ya 18, que para vivir sumergido en una extraña crisis no está mal. Es verdad que su nivel en Liga deja -o dejaba hasta hoy- mucho que desear, pero el día que falten sus números y su aportación nos daremos cuenta de la categoría de futbolista que tenemos ahora mismo en la plantilla. Ha habido delanteros que acababan la temporada con 20-25 goles suponiendo eso un dato casi extraordinario. A Cristiano se le critican los 18 porque Cristiano es tan excelso que ese número se antoja irrisorio para lo que puede dar. Lo dará. Y Relaño volverá a dormir mal.

La semana que viene, en Mestalla, examen importante para demostrarle al mundo y concretamente al PSG que lo ocurrido ante el Deportivo de La Coruña no fue un espejismo.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

7 comentarios en: 7-1: Bienvenido, Real Madrid