Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
2-2: Inexplicable

2-2: Inexplicable

Escrito por: Quillo Barrios16 febrero, 2020
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Volvió Hazard y el Real Madrid recuperó esa fantasía arriba que únicamente te da Vinicius. Zidane sintió que el belga estaba para jugar desde el inicio, y acertó. Formó arriba junto a Benzema y Bale. La primera vez que tocó el balón se intuyó verticalidad. No la pisa como Onésimo, pero seguramente mejore en todo lo demás al vallisoletano. Karim agradeció la presencia de su compañero de juegos, aunque no la aprovechó como sí hacía en otoño. Ya lo hará.

El Celta se adelantó pronto en el marcador. Varane se durmió y dejó en franca ventaja a Smolov, que no perdonó ante Courtois. Sin embargo, la sensación era de tranquilidad, ya que el Real Madrid ofrecía vértigo, velocidad y tenía a Hazard para darle sentido a todo. El problema venía cuando el belga no entraba en juego. Ahí todo se tornaba predecible, con una excesiva lluvia de centros hacia ninguna parte. Lo positiva que resultaba la circulación y la movilidad de los futbolistas quedaba minimizado por elegir mal en el momento decisivo.

Casemiro, con un disparo lejano, tuvo la ocasión más clara de un Real Madrid al que Courtois salvó del 0-2 tras otro fallo individual. Tras el descanso, el equipo de Zidane intensificó su dominio y dejó a un lado los envíos aéreos. Nacieron los pases atrás -por momentos recordó a la final de Cardiff- y el juego interior, con Hazard multiplicando su presencia y Benzema generando más y mejor que en los primeros cuarenta y cinco minutos.

El empate llegó tras una asistencia de Marcelo a Kroos. El alemán irrumpió desde segunda línea y dio un pase a la red con la zurda. Se le da bien el Celta. Y lo suele demostrar con belleza. El 1-1 encendió a un Bernabéu volcado con el Real Madrid y con la Liga. En medio de la tormenta, penalti sobre Hazard. Tan absurdo como claro. Sergio Ramos puso el balón en los once metros y marcó. 2-1. Sólo había un equipo sobre el terreno de juego. El Celta no se acercaba a Courtois desde aquella lejana ocasión de la primera mitad.

Zidane aprovechó el resultado y la imagen sólida y convincente de su equipo para agotar los cambios. Vinicius, Modric y Mendy sustituyeron a Hazard, Kroos y Bale. El Real Madrid mantuvo la apuesta ofensiva pese a que los cambios insinuasen un paso atrás. Se mascaba el 3-1, pero un error individual más -esta vez de Sergio Ramos- sirvió para que Santi Mina hiciera bueno un pase maravilloso de Denis Suárez. El arreón final del líder no sirvió para desmontar el empate.

Habrá enfado por el resultado y seguramente alguna que otra crítica a Zidane por los cambios. Lo cierto es que, siendo fríos, el Real Madrid fue mucho mejor que su rival y no ganó por dos despistes de sus centrales y por no trasladar la evidente superioridad al marcador. Sí, los fallos en ambas áreas también juegan y las Ligas no esperan a nadie, pero el vaso sigue medio lleno por mucho que un punto sepa a casi nada.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

46 comentarios en: 2-2: Inexplicable