Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Crónicas
2-1: Isco no lo merecía

2-1: Isco no lo merecía

Escrito por: Quillo Barrios29 octubre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

"No valen excusas", dijo Casemiro a la prensa nada más acabar el partido cuando le preguntaron por el árbitro. Hernández Hernández dio validez a un gol ilegal -el segundo del Girona- y dejó sin pitar un más que dudoso penalti en el área local. Sin embargo, hoy no toca señalar al colegiado pese a que los errores han estado ahí. Hoy no. No cuando escapas de la Liga a finales de octubre. No cuando te quedas a nueve puntos del Barcelona con la sensación de que los culés no han hecho nada para estar tan distanciados, pero tú tampoco para evitarlo. El Real Madrid venía arrastrando dudas en su juego y en Montilivi añadieron a ese problema una falta de intensidad y actitud alarmantes. Sólo Isco -y Varane en la primera parte-, cuyo encuentro fue casi sobresaliente, estuvo a la altura de una camiseta que exige, como mínimo, morir de pie, no de rodillas. No con la lengua fuera.

Quizá esta pueda parecer una crónica demasiado hiriente, excesivamente crítica, pero con el choque recién finalizado y esa imagen tibia y desapacible de un Real Madrid de hace muchos años no sale escribir de otra manera. El margen para el error es mínimo y las sensaciones conducen a la pereza y el pesimismo más absoluto. Se han ganado el derecho a que confiemos en ellos, a que creamos que todo es posible, pero también se ganaron, todos, el día de la firma de su contrato, la obligación de luchar por esa camiseta como si nada más importase. Y en Girona no fue así. La segunda parte, de hecho, resultó sangrante. Se vio el Real Madrid superado por un rival al que le bastaron toneladas de actitud para ser mejor. Algo huele mal en el armario cuando te arrollan sin fútbol.

El transcurso de la primera mitad no ofrecía la sensación de la atronadora caída posterior. El de los primeros cuarenta y cinco minutos era un Madrid plano, sí, y quizá algo lento y pesado, pero con cierta actitud, detalles interesantes de Benzema y Cristiano, un Isco imponente y una línea defensiva que no naufragaba estrepitosamente pese a sumar más errores de los habituales. Sólo Modric -irreconocible- y Kroos -simplemente correcto- parecían ir una marcha por detrás de la línea de ataque. Preocupante lo del croata, de capa caída desde hace semanas.

En medio de ese extraño escenario, Isco firmó el 0-1 tras un contragolpe perfecto. Sergio Ramos lo inició con maestría, Benzema lo llevó fácilmente hasta Cristiano y el portugués probó al portero del Girona, que despejó a los pies de Isco para que el malagueño hiciera justicia -más personal que colectiva-. El Girona era mejor sin balón que con él y se encontraba cómodo defendiendo, por lo que la atmósfera parecía idílica. Sin embargo, el Madrid murió en ella. Se fue desplomando el campeón de todo hasta el punto de parecer un equipo sin recursos ni esperanzas.

Empató el Girona justo tras del descanso y marcó, en fuera de juego, el 2-1 instantes después. Zidane reaccionó quitando a Achraf y Marcelo por Asensio y Lucas Vázquez. Renunció el francés a las bandas y buscó gobernar algo más la zona central. No lo consiguió y los minutos finales fueron un quiero y no no puedo por parte de un Real Madrid que abusó de los centros como el que lo hace de los sueños. Ni siquiera podemos decir que hubo mala suerte porque la suerte hay que buscarla y el equipo no salió a por ella.

Ahora toca recomponerse, hacer autocrítica, olvidar que cualquier tiempo pasado fue mejor y no dormirse -más todavía-, ya que el miércoles aterrizamos en Wembley y después del parón hay un derbi en el Wanda Metropolitano que ha tomado tintes dramáticos cuando en septiembre pensábamos todo lo contrario.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

8 comentarios en: 2-1: Isco no lo merecía