Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
El Madrid no abandona a Cataluña

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

El Madrid no abandona a Cataluña

Escrito por: La Galerna29 octubre, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días. Por primera vez, y sin que sirva de precedente, arrancamos nuestro portanálisis blandiendo la portada del diario As para hacernos uno con su titular. "Día grande en Girona". Pues claro que sí.

El Madrid, a pesar de las reticencias que habrían sido lógicas dada la situación política, predica con el ejemplo en la trayectoria que debe seguirse. ¿Y cuál es la trayectoria que debe seguirse? Dejando de lado aquellas medidas que deban tomarse en el orden estrictamente político, que no nos competen, hay una idea que debe prevalecer por encima de todas: nadie puede ni debe dejar solos a los catalanes en este trance, cuánto menos a aquellos catalanes que están en profundo desacuerdo y contemplan con consternación las maniobras de un gobierno ya destituido, catalanes entre los que a buen seguro hay un buen número de madridistas. No jugar este partido habría supuesto abandonar al enorme contingente de madridistas catalanes que ansían ver jugar a nuestro equipo en esa (a pesar de algunos) admirable tierra. El Madrid no desea bajo ningún concepto dejar sin premio la extraordinaria fidelidad de ese madridismo en tierra hostil. Si nunca ha deseado hacerlo, imaginad cuánto menos lo deseará ahora.

De manera que ahí está el Madrid, en tierra hostil, en tierra de conflicto, subrayando de nuevo su apolítico pero absolutamente inquebrantable apoyo a quien necesita ser apoyado. El Madrid (que preludia el partido con una serie de admirables actos institucionales con peñas catalanas) trae a Cataluña, siempre pero hoy más que nunca, lo mejor que puede traer, algo que suena a Pero Grullo pero se parece mucho a una versión destilada de la felicidad: el madridismo.

Sí, amigos, el Madrid lleva madridismo allá donde hace falta. Es el Gran Conseguidor. Cómo nos gusta ver a nuestro equipo personarse en Cataluña como aquellos destacados que buscaban al soldado Ryan, con la diferencia de que aquí hablamos de miles y miles y miles de soldados ryans, soldados de paz que practican su blanca obsesión entre miradas de una animadversión culé más numerosa pero no tan entusiasta. Culés, por cierto, que imbuidos en al dogmatismo del tikitaka durante años ahora abrazan el más descarado resultadismo, poniéndose en las manos de un portero y en los dos pies de un genio (muchas veces también en la desfachatez de un silbato amigo) para sumar victorias sin importar el cómo.

"En buenas manos", sí. Lo que para el Real Madrid es un delito (cuando Keylor es el mejor ello se da como inequívoca señal de hecatombe, ganen o no los blancos) para el Barça es un arma permisible, digna, legítima. El portero también juega, y vaya si Ter Stegen jugó ayer. Ter Stegen ganó el partido junto a Messi, de cuyos logros también se hace eco esta portada de Mundo Deportivo: el argentino lleva ocho goles y (atención ) 12 PALOS (!!). Messi ha mandado el balón al palo 12 veces en lo que va de temporada. Esperamos que los responsables del Balón de Oro no permitan que este dato caiga en saco roto. Un hombre que la manda 12 veces al palo merece sin duda la máxima distinción individual del fútbol continental. Lo contrario sería muy ingrato para con el celo que se trae Mundo Deportivo en el recuento de los méritos de Leo, suponiendo que mandarla al palo sea un mérito, argumento que se daría de tortas con aquel viejo aforismo de nuestro (en este caso) más querido argentino: "Los goles no se merecen, ché. Se marcan".

Os dejamos las otras dos portadas del día porque querréis verlas.

Feliz domingo.