Isidoro San José: “Mourinho no nos dio nada”

21

Teníamos pendiente entrevistar a alguna vieja gloria en los alrededores del Bernabéu y va Isidoro San José y fastidia nuestro sueño por el simple pero fatal procedimiento de no estar viejo. Este señor, que protagonizó gestas europeas de las que solo una televisión podía emitir porque solo había una por entonces, conserva sin embargo la cintura en su sitio (tuvo y retuvo quien no se la dejaba romper fácilmente por los delanteros contrarios) y los recuerdos frescos. Jugó en el Madrid desde los nueve a los treinta años. Fue un defensa eficaz, serio, expeditivo, noble. Recordamos su bigote ochentero (ya no lo luce) en escenas charlesbronsianas de marca implacable. Ahora es un tipo afable y dicharachero que compagina su labor como comentarista deportivo con, entre otras actividades, una escuela de fútbol. Nos sentamos en una terraza de Concha Espina y molamos mucho a su lado. Estamos, al fin y al cabo, a escasos metros del escenario donde nuestro invitado engulló con patatas a algunos de los mejores atacantes de la época. Lo primero que hace, mientras la camarera nos sirve el café, es negarse amigablemente a cumplir con el galernario ritual del once histórico del Madrid.

R: Me vais a perdonar pero no. No me gustan estas cosas de elegir los mejores jugadores de la Historia, entre otras cosas porque ¿qué es ser el mejor? Hay por ejemplo jugadores que la grada no valora mucho pero sí lo hacen sus compañeros. Mira si no a Makelele, que en la época de los galácticos desentonaba un poco técnicamente. Luego, a medida que fue pasando el tiempo, fue demostrando  que su trabajo y su labor en el campo eran fundamentales. De esos ha habido muchos. En mi época había un tal Ángel. Nadie le  destacaba nunca. Nadie le ponía “ tres ases” en el As. No obstante para nosotros, sus compañeros, era de lo mejorcito. Todos queríamos que jugase porque te hacía un trabajo fantástico, no se complicaba la vida. Era todo ese trabajo gris que la gente del público, la mayoría, no aprecia.

P: Te lo respetamos, como no podía ser de otro modo. Hablemos de otra cosa entonces. Estuvimos entrevistando a Ricardo Gallego y hablamos de esto de las remontadas, de varias de las cuales formaste parte. Yo tengo un ramillete de partidos muy especiales en mi vida, pero el Real Madrid-Borussia con el 4-0 final de Santillana, remontando el garrafal 5-1 de la idea, es quizá mi favorito de todos. Tú fuiste titular. Mediado el partido te sustituyó Cholo (no confundir, claro, con Simeone).

R: Sí, aquello tiene su miga. Porque aquello sí que es de remontadas y típico del ADN madridista. Yo  aquel partido lo jugué con una hernia discal e infiltrado, me pusieron una inyección epidural en la espalda…

P: ¿Esto se había publicado ya?

R: No sé si alguien lo habrá publicado.  Jugué un tiempo hasta que se me pasó el efecto de la anestesia, porque ya no podía más. Se me pasó la anestesia y tuve que dejarlo, ya no sabía si las piernas tiraban para un lado o para el otro (Risas). Pero bueno, es anecdótico. Es como esas fotos antiguas en las que salían los jugadores con cabestrillo, la cabeza vendada… Ese partido que tú recuerdas yo lo recuerdo como un padecimiento infinito porque pasamos en el último minuto con el gol de Charly, pero hubo más. Yo tengo muy buenos recuerdos de los dos que remontamos contra el Inter, que fueron complicados.

P: ¿Tú fuiste titular en esos?

R: Sí. Yo en las dos UEFAS era titular. El Anderlecht, esa también fue buena. Tuvimos que superar un 3-0 de la ida. Es que ha habido muchos. Y hubo un partido, que yo siempre digo que para mí fue el más importante de cara al logro de la primera UEFA: la eliminatoria contra el Rijeka, un equipo yugoslavo. Perdimos 3-1 allí, contra estos tíos que nadie conocía pero que eran una escuadra  fantástica, y ganamos 2-0 aquí con la famosa expulsión del mudo. (Risas). Se dijo con sorna que echaron al mudo por protestar pero yo, que jugué, sé bien que no fue así.

P: Está bien que lo digas porque se cuenta esa leyenda como ejemplo de cómo, supuestamente, los árbitros benefician al Madrid.

R: Ya te digo yo que aquello fue falso. El tema fue que el mudo, que por cierto se hartaba a dar patadas, tenía ya una tarjeta amarilla. En un momento dado le pitaron una falta y entonces se cogió un rebote espectacular. Le pegó un patadón al balón que lo desplazó no sé cuántos metros. Entonces por aquella acción le sacó la segunda tarjeta. Luego haría gestos, pero por aquello le sacó la segunda amarilla. Un patadón así al balón, protestando, es amarilla seas mudo o no, y era la segunda. Luego algún periodista, yo sé quién fue, muy poderoso en aquel entonces, comentó chuscamente que habían expulsado al mudo por protestar.

P: “Algún periodista”. Me imagino a quién te refieres. Al que había entonces.

R: Muy amigo mío, pero no todo lo que decía era siempre cierto, aunque claro, su opinión era dogma de fe. Dos falsedades: una, no le echaron por protestar sino por el balonazo. Y dos: los mudos también pueden protestar, lo que no pueden a lo mejor es articular palabras inteligibles, pero sí pueden hacer gestos, te pueden protestar perfectamente,  por lo cual son dos falsedades en una.

“La mítica remontada ante el Borussia la jugué con una hernia discal e infiltrado”

P: Nos contaba Ricardo (Gallego) cómo preparabais las remontadas, y nos refería cómo en el partido de liga anterior, que probablemente era un partido poco trascendente, se utilizaba para preparar lo que queríais hacer, se tomaba como un ensayo para la gran cita de la remontada europea del miércoles.

R: No sé si eso era así, la verdad. Te puedo asegurar que lo de Simeone, lo de “ partido a partido” no es invención suya sino que viene de hace muchos años, y está en el ADN del Madrid. O sea, el Madrid nunca ha jugado un segundo partido antes de jugar un primero.  Hombre, es cierto que si el equipo contra el que jugábamos era flojo la intensidad era menor, eso es inevitable. El profesional se motiva con grandes citas, grandes eventos, con finales, cosas importantes o partidos de alta rivalidad. Pero yo no recuerdo que utilizásemos unos partidos para hacer ensayos generales de otros, la verdad. Sí que  salíamos con un ojillo en el campo y con el rabillo del otro pensando en el  qué iba a pasar en el próximo partido de Copa de Europa.

IMG_5370

P: ¿Y qué nos dices de los famosos decálogos de las remontadas?

R: También en ese apartado hay muchas leyendas. Sí es verdad que metíamos mucha intensidad y en parte remontábamos gracias a ella. El partido del Anderlecht, por ejemplo. Recuerdo salir del partido en una nube. “Joé, cómo hemos jugado”. “Magnífico, todo estupendo”. Al cabo del tiempo yo he vuelto a ver ese partido y ni jugamos excesivamente bien ni nada, lo que pasa que metíamos una tensión al equipo contrario que no le dejábamos pensar.

P: Eso es verdad, ¿no? No es que técnicamente fuesen grandes partidos. La clave estaba en otra cosa.

R: No. Imprimíamos eso, una gran intensidad. Teníamos que llegar a la portería como fuese, con un patadón, con un centro, con lo que sea. Y la verdad es que ha habido muchos mitos, entre ellos las charlas que teníamos. Yo recuerdo que Molowny, que en paz descanse, nos daba unas charlas excelentes. Yo creo que si no ha sido el mejor ha sido uno de los mejores entrenadores que ha habido. Era algo así como : “Ustedes son profesionales, la gente que llega al Madrid lo es. No sé qué les va a enseñar un entrenador como yo”. Nos decía la alineación, el once que iba a jugar y añadía: “Chicos, ¿qué queréis que os cuente? Sois profesionales, cada uno ya sabe lo que tiene que hacer”. Tenía toda la razón. Éramos profesionales y  ya no podíamos ir con el “ Es que usted me dijo…”. No. “Vosotros haced lo que sabéis”, y eso es justamente lo que hacíamos. Nos dio muy buenos resultados, pero hubo gente que aprovechó para decir: “No, es que luego dábamos charlas después de las charlas”. “No, después de las charlas nos quedábamos y hablábamos nosotros”. “Se iba Molowny y entonces es cuando preparábamos el partido”. No es verdad.  Alargábamos un poquito más la charla, pero insisto, ha habido algún jugador de la época que se ha querido colgar medallas diciendo que era él que daba las charlas de verdad. Mentira. Y no voy a dar nombres porque hasta ahí puedo llegar.

P: ¿A qué jugador te refieres?

R: Te lo diré en otra ocasión (Risas).

P: Qué le vamos a hacer. El primer año de las remontadas es también el primero de Mendoza como presidente. El vestuario del Madrid de la época se antoja un microcosmos muy interesante. Hay jugadores de tres perfiles distintos. Los fichajes “galácticos” de Mendoza (Maceda, Gordillo y Hugo Sánchez); la quinta del Buitre al completo (aunque el papel de Pardeza fue siempre testimonial); y por último los veteranos, que estaban dando un poco sus últimos coletazos en el Madrid, pero que son coletazos gloriosos (Juanito, Santillana, Stielike). Había como tres corrientes de jugadores ahí, ¿no es cierto? ¿Cómo era la convivencia entre gente con distinto ADN?

R: Sí, eran tres etnias, por así decirlo. Yo te puedo hablar sobre todo de mi relación con algunos de ellos. Con Hugo Sánchez, por ejemplo, que siempre fue polémico. Se da la circunstancia de que yo fui compañero suyo después de haberlo marcado en la temporada 84-85, cuando estaba en el Atleti. Era complicado como rival. Cuando después lo tuve de compañero es cuando realmente me di cuenta de la cantidad de patadas que recibía. Fue el primer jugador que vi con espinilleras por detrás también, o sea, usaba protectores por delante y por detrás, porque de espaldas también le daban patadas. Y él no se achicaba, sino que era un tío que daba la cara. A  mí me preguntaban mucho cuando le tuve  que marcar estando él aún en el Manzanares.  “¿Y qué va a pasar con Hugo?, ¿y cómo le vas a marcar?”, etc.  Parecía que no había otra cosa en el mundo que marcar a Hugo Sánchez. La verdad es que yo le marqué, no le di una patada y él también se portó bien conmigo.

P: ¿Y no te provocó un poco? ¿No te dijo lindezas? Se decía que susurraba cosas a sus marcadores para sacarlos de quicio. “Sígueme, corderito” y cosas así.

R: Absolutamente nada de eso en mi caso. Tengo un buen recuerdo de aquella ocasión. Ganamos, además, y le marqué bastante bien. Era bastante buen marcador yo en ese sentido, muy disciplinado.  Entonces, al año siguiente lo tuve de compañero. Yo creo que encajamos bien precisamente porque no teníamos ninguna rencilla atrasada. Con otro de los fichajes de Mendoza, Maceda, yo siempre tuve una excelente relación. Yo con Antonio ya había jugado en la sub21. Creo que ese compendio de veteranos y noveles, como dice el himno antiguo, dio unos resultados magníficos. Los veteranos tuvimos la suerte de recibir a una Quinta del Buitre que marcó una era, aunque sin la ayuda de esos veteranos esa generación no habría triunfado en igual medida.

P: ¿Es verdad que Hugo Sánchez y Míchel no se hablaron durante mucho tiempo?

R: No tengo conocimiento de eso, la verdad. Había muchos bulos. También nos achacaron que a Cunningham, que en paz descanse, no le pasábamos la pelota. Joder, no éramos tan buenos como para jugar siempre con diez. Ni de coña era cierto, pero salió ese bulo, un bulo como hay tantos. “Es que a Cunningham no le pasan la pelota…” Mentira. Puñetera mentira. Además era un tío encantador.

Si no el mejor, Molowny fue de los mejores entrenadores que ha habido.

P: Algo parece suceder con los británicos, porque el representante de Bale también ha dicho algo de que no se la pasan…

R: No hace falta que se la pasen. Si la coge es para él, no pasa nada. (Risas).

P: No te veo muy pro-Bale entonces, ¿no?

R: No soy muy pro-nadie de los que están actualmente. Yo soy muy pro-Madrid, y cuando digo Madrid digo la marca, no me refiero ni siquiera a la gente que está al frente del Madrid en este momento. Yo soy del Madrid y lo voy a ser toda mi vida. Pero no tengo por qué estar de acuerdo con los jugadores que hay en cada momento de la historia, ni con la dirección del club, y eso no significa que no sea madridista. Yo creo que Bale es un grandísimo jugador. Creo que pierde mucho jugando en la parte derecha, eso sí que lo he leído a Ricardo (Gallego) en La Galerna, creo que estamos todos de acuerdo. Se han empezado a cambiar los términos y ahora tiene que jugar todo el mundo a “pierna cambiada”. Se está generalizando, y yo creo que se pierde potencial. Yo creo que cada uno debe jugar donde su naturaleza indica , que por circunstancias hay que cambiar pues se cambia, pero un zurdo debe jugar por la izquierda.  ¿Soy pro-Bale? Soy pro-buen jugador. Creo que Bale es un buen jugador, pero creo que  hay que meter dentro de eso muchísimas más cosas: ¿ qué rentabilidad le sacas a un jugador?, ¿qué te ha costado y qué te ofrece a cambio? Yo creo que estamos en esa dinámica ya. Ya no se ficha solamente  a un jugador, por lo menos aquí llevamos ya unos años así. Se ficha con un criterio deportivo (que cada uno asigne el porcentaje que quiere) y otro criterio muy comercial, muy en la línea de qué voy a vender además del fútbol.

Isidoro 2

P: Eso nos lleva un poco al modelo de club, ¿no? Es uno de los grandes debates. Tú no fichas expertos en cada posición, sino que fichas jugadores de relumbrón –futbolístico y comercial, las dos cosas-  con la esperanza de que luego se adapten al puesto donde más faltan hagan.

R: Es eso. A ver, este club es así, yo creo que  este club y casi todos los clubes en España funcionan así ahora mismo.  No hay un manager general, ya lo intentó Mourinho, me alegro de que no lo consiguiese.

P: Él quería ser el manager.

R: Sí, sí. Él quería mandar sobre todo, pero no funciona así el fútbol en España. El Madrid en concreto  tampoco, para nada. En teoría tendría que haber una dirección deportiva pero no la hay, y de ahí pasaría al entrenador. O sea, el entrenador es el que, tal y como está definido el cotarro, tiene que entrenar lo que tenga, simplemente es entrenador, no manager.  Usted entrena lo que yo le doy. Para eso sí tendría que haber una responsabilidad técnica a nivel deportivo para decir “ ¿Qué necesitamos? Necesitamos una coca-cola, pues vamos a fichar una coca -cola. No vamos a fichar un café, porque lo que quiero es una coca cola y lo que necesito es una coca-cola” (explica señalando las diferentes bebidas que hay encima de la mesa).  

P: ¿Y Benítez cómo encaja en todo esto?

R: Es que el problema de Benítez, pero en realidad de cualquier entrenador que venga con este modelo de club, es que viene cuando todo está ya programado. Nadie dice: “Voy a tener un entrenador la temporada que viene que va a ser este, y ya desde esta temporada empiezo a planificar todo con él…” Los fichajes, por ejemplo, deberían consensuarse con el entrenador, pero claro, todo depende de los resultados. De hecho, yo creo que  si Ancelotti hubiera ganado algún título no se hubiese marchado. A ver. Creo que la decisión estaba más o menos  tomada, pero  se hubiera tenido que reconsiderar un poco la posibilidad de quedarse caso de ganar por ejemplo la Champions, porque tenía buena imagen, era un tío que no era conflictivo, y devolvió mucho de todo lo que nos quitó Mourinho. Porque nos quitó, más que otra cosa. Mourinho no nos dio nada.

P: “Mourinho no nos dio nada”. ¿Lo puedo poner de titular?

R: Perfectamente. Se lo dedico a Juanma Rodríguez, que sé que es muy pro-Mourinho (Risas). Lo que yo tengo en el ADN madridista no es lo que Mourinho me mostró en ningún momento. Hombre, si hubiera ganado todo lo que se podía ganar las tres temporadas que estuvo le digo, “oye, haz lo que quieras. Le metes el dedo en el ojo, se lo sacas, lo tiras, te subes a caballito, no vas a entregas de premios porque no te da la gana…” Hay cosas que yo creo que, además de ser, hay que  parecer, y Mourinho no ha sido para nada uno de los mejores entrenadores que ha tenido el Madrid.

P: Hombre, los que apreciamos el trabajo de Mourinho con moderación, reconociendo también sus errores en el Madrid sin fanatismos de ningún tipo, creemos que en el contexto en el cual él entrena al Madrid –que es el contexto del mejor Barça de todos los tiempos-  su bagaje no es malo ni mucho menos.

R: Hombre, si esa es tu valoración, yo no la comparto, desde luego. Porque se han perdido sobre todo ligas y se han dado imágenes que yo creo que dejan mucho que desear. Tú no puedes incentivar del mismo modo a Benzema que a Pepe. Porque la interpretación de esa forma de transmitir intensidad Benzema la hace de una manera y en cambio a Pepe se le va la pinza veinte veces. Él transmitía determinadas cosas, yo creo que equivocadamente. Hemos dado una imagen de desquicio, cuando jugábamos contra el Barcelona y perdíamos…  Puedes perder de muchas maneras, lo que no puedes perder es los papeles. Y los hemos perdido con mucha frecuencia. Él dice que vino aquí a desbancar al Barça. Mira títulos del Barça en la época de Mourinho y mira los del Madrid. Si eso es desbancar a un equipo que venga Dios y lo vea. Si me dices “En los 3 años el Barça no ha ganado nada y el Madrid  ha ganado cinco títulos”, yo te digo “Muy bien”. Vino a desbancar al Barça y no lo logró. La mejor prueba de que vino como antídoto contra el Barça es que llegó gracias al partido en el que elimina en el Nou Camp al Barcelona con el Inter, eso es lo que confirma definitivamente el fichaje de Mourinho. Si no hubiera ganado estoy convencido de que no hubiera venido, ¿eh? No tengo nada en contra de Mourinho, pero creo que nos ha quitado más de lo que nos ha dado. Ha habido estadios a los que hemos ido y donde hemos sido repudiados.

P: ¿Pero esto no era así de siempre?  Cuando Del Bosque entrenaba al Madrid, y fíjate que Del Bosque no era precisamente polémico en su quehacer diario, sufrimos algunos de los peores apedreamientos de autobús jamás sufridos…

R: Te diría que antes de Mourinho éramos envidiados, no odiados. Por lo de ganar casi siempre, por la famosa fama de chulitos. Yo he tenido muchas peleas dialécticas  con gente porque decía de Michel, yo soy muy amigo de Michel y le quiero mucho, “es que es un chulo, un prepotente, es que tal” “¿Le conoces? ¿Le has tratado?” “No”. “Trátale y cuando le hayas tratado entonces te haces una valoración mucho más exacta que la de un tío que hace un gesto en el campo, que no sabes ni por qué lo hace. Él lo hace y tú interpretas por qué ha reaccionado de esa manera o por qué ha hecho lo que ha hecho”. Pero considero que con este hombre (Mou) pasamos de la envidia al odio irracional, pero porque nos lo curramos. Para que no se me tenga tanto como un detractor de Mourinho, te reconozco que recuperó parte del ADN ganador que se perdió durante un tiempo, después de irse Vicente. Hubo un lapso de tiempo en el que se consiguieron cosas y tal,  pero se consiguieron por la calidad de la plantilla que era sensacional, pero ese ADN ganador se había ido. Mourinho, que a veces exige en exceso y otras en su justa medida, recuperó parte de eso, aunque tal vez lo hiciera solo por interés personal. Ese gen ganador es fundamental. Cuando debuto en el Real Madrid, con 18 años, creo que están al lado mío Benito, Del Bosque, gente que, parece una tontería, pero tú los veías trabajar, correr, no hablar, y eso te hacía impregnarte de ese espíritu. Yo es cierto que lo he vivido desde los nueve años que estaba en el Madrid, vivías esa sensación en infantiles,  alevines, benjamines, siempre esa identidad. Siempre se ha tenido, y el Madrid ha tenido una época que creían que salir aquí (señala el estadio a nuestra espalda) era casi sinónimo de ganar, te ponías la camiseta y ya corría sola, y eso es lo que nunca se ha debido de perder, y sí que en un momento ha habido cierto peligro de extinción.

IMG_5360

P: Tú sí crees que Mourinho recuperó un poco ese espíritu, ¿no? Es un mérito que sí le das…

R: Exacto, en su punto de vista y en su forma de tratar a la gente es un ganador nato. Yo no sé si piensa más allá que el momento en el que vive, pero sí que intentó transmitir ese rasgo que por algún momento el Madrid perdió. También es cierto que ahora con la globalización, y tanto extranjero que tenemos, esos  valores que algunos mamábamos desde la cuna se van cambiando, no digo perdiendo, pero el madridismo que tú vives con nueve años en la cantera no es el mismo que cuando vienes con veintitrés años por mucho dinero que hayas costado. Para mí jamás Bale, ni Cristiano, ni Isco, serán jugadores que tengan esa filosofía.

P: Pero a algunos a lo mejor no les hace falta. Por ejemplo, Figo es un ejemplo para muchos. Aquella pregunta famosa en rueda de prensa: “¿Tú eres madridista?” ”No, yo soy portugués”. A lo mejor nunca llegó a ser madridista de verdad, pero por vergüenza torera o por profesionalidad se comprometía al máximo con el equipo.

R: No, no. Si yo no niego que tengan compromiso. Compromiso tienen. Pero hay algo que no se tiene si no lo mamas desde  que eres pequeño en esta casa. Esto es así, y yo creo que así ha sido siempre y así será…Pero no solo en esta casa, supongo que en todas. Son hijos  adoptados, les puedes querer mucho pero llegan ya con siete años, no es lo mismo. Ahora yo veo jugadores que meten un gol cuando acaban de fichar y se besan el escudo, no sé qué sentimiento será ese.

P: Bueno, Bale era del Madrid desde pequeño. De Gales pero del Madrid. Hay fotos donde se le ve con la camiseta.

R: Pero no es lo mismo que te guste un equipo determinado porque lo ves en la tele que jugar en la entidad desde pequeño. Yo recuerdo con nueve años haber ido a Orcasitas, a Puerta Bonita con el Madrid,  y ya empiezas a vivir lo que es el madridismo porque no deja de ser un Madrid más pequeñito, y las palabrotas serán más pequeñas, pero son las mismas. Empiezas a insultar, a decir tacos, entonces empieza a arraigar en ti un sentimiento. Ya te empiezan a inculcar esas sensaciones, y si no es el caso cuando llegas aquí, como le ha pasado a Illarramendi, se te ha quedado grande esto. Es un gran jugador, no tengo ninguna duda, pero no ha sabido adaptarse a lo que significa jugar en nuestro equipo. La presión le ha podido, yo quiero pensar que es eso, que se va a otro equipo y lo hace fenomenal, pero esto es diferente, esto es el Madrid.

P: Una de tus ocupaciones actuales es trabajar con los niños, en donde llevas mucho tiempo ya, ¿no? Háblanos un poco de tu escuela de fútbol.

R: Mi escuela la tengo desde hace ya veinte años, así como mi campamento de fútbol con Enrique Magdaleno, que también tengo desde hace diecinueve años. A mí lo que me gusta es la formación, no me gusta entrenar, lo he hecho alguna vez en el colegio con el equipo de cadetes, pero a mí dejar a un niño sin convocar, o sin jugar, me parece una barbaridad, no sería capaz de hacerlo. Entonces no me ha gustado nunca entrenar, de hecho no tengo título ni lo tendré porque nunca me ha interesado. Ahora, mi vida siempre está vinculada a la formación, a los niños y al fútbol. Yo sigo estando al pie del cañón. Yo tengo la escuela porque me gusta, no tengo una escuela como esos que la tienen pero no aparecen nunca. Me gusta formar parte  de lo que promulgo: si me gusta la formación, tengo que  supervisar esa formación. Me gusta supervisar, a lo mejor no pinto nada. Pero me gusta estar ahí.

P: Hemos mencionado a Benítez. ¿Qué opinión tienes de Ancelotti, el técnico que ha salido este año?

R: Cometió errores, por ejemplo cuando decía eso de “los tres de adelante son fijos”. ¿Por qué? Eso es malo para los tres de adelante y para todo el equipo.

P: Él decía “son fijos” pero añadía: “si están bien”.

R: Ya, pero para que estén bien esos, que son los buenos, tienen que tener minutos los otros, para dárselos a estos de descanso. No cuando estos empiecen a estar mal meter a los otros porque entonces ya es tarde. Ancelotti no ha manejado la plantilla nada bien, desde mi punto de vista. Me parece muy bien que ganes al Barça, pero si ganas al Barça y no ganas a otros más pequeños pierdes todo exactamente igual.

P: Ha sido un placer.

R: Yo también me he encontrado muy a gusto.

 

Entrevista: Jesús Bengoechea, Ramón Álvarez de Mon

Fotos: Jacobo Beltrán

 

 

21 COMENTARIOS

  1. Yo creo que Mou aportó muchisimo al Madrid. Sobre todo a aquel Madrid, acomplejado y perdedor frente al Barceroba. Aportó competitivedad, agresividad, trabajo y señorio, pero señorio del de verdad no del que nos quieren endosar los antimadridistas. Señorio de ser señores con mando en plaza allí donde fueramos. Lo de jugar con una hernia discal un partido tampoco tiene tanto merito. Bale lleva jugando asi dos temporadas y lo que le queda.

    • Si no hubiese venido Mourinho el Madrid habría entrado en una espiral negativa con el Barcelona de la que habría tardado mucho en salir, como el ATM con el Real Madrid. Además, la Décima es el mismo equipo de Mou más Bale. Cualquier entrenador con un mínimo de capacidad habría sido capaz de llevársela.

  2. Otro veterano que no entiende que estamos en 2015, que el Club no se puede gestionar como en los 60, 70 u 80. Que se vende, se ficha, se entrena de otra manera, en base a muchos factores que no tienen por qué ser exclusivamente deportivos. Que el fútbol ha evolucionado, en definitiva. Muchos de ellos colaboran en radios y periódicos cuya línea editorial todos conocemos y que no son ni mucho menos pro-madridistas, como ellos se proclaman, lo cual no les impide prestarse a sus continuos embustes y linchamientos. Negarle a Mourinho el mérito de lo conseguido en sus 3 años, donde se partió la cara por el Club a diario, donde cometió errores si, pero si quieres hacer una tortilla tienes que romper algunos huevos, no? Y él hizo lo necesario para devolvernos a la élite, algo que los veteranos olvidan con facilidad, de dónde veníamos, joder. Me entristece leer a ilustres ex-jugadores hablar tan despectivamente de Mourinho, minusvalorar lo logrado contra todo y contra todos. Mientras ellos, desde sus sillones en distintas emisoras reían las gracias de los Caridad o Lama de turno, el de Setúbal, sin la filosofía barata por la que ellos siguen suspirando, lo dejaba todo y más para colocar al Club donde debe estar. No se consiguieron todos los objetivos, de acuerdo, pero negarle el pan y la sal por ello es de necios. Me da igual que hayas jugado 30 años en el Real Madrid. Cuantos más años en el Club, peor. Cada vez lo tengo más claro.

    • Totalmente de acuerdo contigo. Prefiero mil veces un jugador profesional que uno que crea que por ser canterano ya está por encima del bien y el mal.

      A Isidoro habría que recordarle cuantos años llevábamos sin pasar de octavos en Champions y como, milagrosamente al parecer, pasamos a ser asiduos de semifinales. Pero no nos dio nada, claro. Eso fueron los astros y las conjunciones astrales.

      Y los penaltis contra el Bayern no los falló él, ni él regaló la Liga última, ni jugó con total desfachatez la final de Copa contra el Atleti, ni hizo el lamentable papel que hicieron algunos pesos pesados en Dortmund. Y claro, es que no ganó nada.

      • Totalmente de acuerdo en todo y con todos, parece que os hubierais puesto de acuerdo.
        Este hombre colabora (por lo menos lo hacia hasta hace unos meses) en la emisora EsRadio, yo le escuchaba en el programa Futbol Esradio desde las 15 a las 16, le acompañaba Amancio un par de días a la semana, en la tertulia normalmente se enfrentaban (porque las tertulias son eso, unos defienden una cosa y otros lo contrario) a Garci y a Peton, yo me quemaba mucho porque estos dos son antimadridistas a tope, no hacían otra cosa que meter cizaña y cuando Isidoro y Amancio tenían que defender las posturas madridistas entre la retranca que tiene Amancio (ese humor gallego, esa ironía tan peculiar pero que no era contundente) y el señorío de Isidoro no había forma de que les taparan la boca, y mira que se lo ponían fácil pero no había manera.
        Por eso no me sorprende la entrevista a Isidoro, el piensa así, para mi está desfasado como bien decís aquí, no tiene nada que ver el funcionamiento del club y el futbol actual con lo que él piensa.

  3. Disiento en su opinión con Mourinho, también en su forma de ver el fútbol actual. En sus tiempos sólo se podía tener un extranjero o dos, el Real Madrid no era el club que hoy es y de la cantera no siempre se puede sacar piedra, a veces, muchas, se apuntala.

    La prueba de la bondad del paso de Mou en el Madrid es que en su primer partido con el Barca nos golearon de forma escandalosa y en su último partido les goleamos con los suplentes. Al mejor Barcelona de la historia, con un dopping arbitral demostrado y con una barbaridad de escándalos, casi ninguno achacable a él.

    Javier Pérez, tu comentario sobre Bale es, simplemente, genial.

  4. Cuando alguien te dice que él habría renovado a Ancelotti porque “tenía buena imagen, era un tío que no era conflictivo” y demás tonterías, te está diciendo todo ya. Normal que no pueda ver a Mourinho. En fin, como bien dice Rascayú, cuanto más lejos del Club, mejor.

  5. Bufff..

    Me entristece que un tipo que ha jugado profesionalmente a ésto y encima en el Real Madrid tenga unos razonamientos más propios de la barra de un bar con el Marca y el As delante palillo en boca que la de un un exjugador que entienda, comprenda, matice y estudie los entresijos de este deporte; técnicos, tácticos, estratégicos y económicos.

    Joder que no estamos en los 60.

    Lo dicho, una pena.

  6. A diferencia de otros ilustres ex que pueblan tertulias y periódicos, éste no esconde su madridismo. No me gustan muchas de las cosas que dice en Fútbol es Radio pero, al menos, es madridista sin acomplejarse.

    Eso sí, se le pasó el arroz bien pasado. Oyes a Amancio y la diferencia es abismal entre uno y otro.

    • Pero lo curioso es que el gran Amancio (me pongo de pie) es 15 años mayor que Isiodoro y comprende con mayor naturalidad los cambios que ha sufrido el fútbol hasta transformarse en lo que a día de hoy es.

      Lo dicho, una pena.

  7. Es cierto que cuando entrenó Mou aquí, el Barça ganó 4 títulos y el Madrid 3, pero el portugués devolvió la competitividad al equipo e hizo frente al Barça a la hora de disputarle títulos, y claro que tuvo sus errores, pero creo que hay que darle el mérito que se merece y que nos dió lo que nos dió.

  8. Isidoro, Sanchís, Maceda, Martín Vázquez, Álvaro Benito, etc., todos con un distinto concepto de “señorío” al que yo tengo; les respeto, pero no comparto su visión del madridismo, de lo que debemos ser. De todas maneras, es una lástima que exista esta división en el madridismo, estaríamos mejor unidos.
    Por ejemplo, en la entrevista Isidoro afirma ser única y exclusivamente del Real Madrid CF, igual que yo: no de un jugador, no de un entrenador, no de un presidente, no, no, no, y no… del club, de la institución. Sin darse cuenta, Isidoro comulga con Mourinho y su filosofía, y con la mayoría de madridistas “diferentes”, que valoramos el trabajo tan importante de este entrenador en la mejor etapa de la historia de nuestro gran rival, el FC Barcelona.
    Y desviándome del tema, considero que el gran título, por el que valió la pena (sí, incluso sus errores, que todos los vimos porque no estamos ciegos, y que reprochamos porque es evidente que estuvieron mal) fichar a Mourinho (o Mou, Maceda, Mou, y no “Mau”) fue el de echar a la prensa del vestuario, del autobús, del avión, de los pasillos y despachos del Bernabéu, el de no poner a sus niños mimados si no estaban bien… Hala Madrid y nada más!

  9. “Yo he tenido muchas peleas dialécticas con gente porque decía de Michel, yo soy muy amigo de Michel y le quiero mucho, “es que es un chulo, un prepotente, es que tal” “¿Le conoces? ¿Le has tratado?” “No”. “Trátale y cuando le hayas tratado entonces te haces una valoración mucho más exacta que la de un tío que hace un gesto en el campo, que no sabes ni por qué lo hace. Él lo hace y tú interpretas por qué ha reaccionado de esa manera o por qué ha hecho lo que ha hecho”.
    Copio las mismas palabras que dice este madridista de pacotilla. ¿Porqué no aplica el mismo razonamiento con Mou? Simplemente porque hay algunos que esto del Real Madrid y el “señorío pipero y manofloja” es lo que le va. ¡Qué pena de que D. Alfredo no le pueda contestar como se merece!

  10. Bueno días no suelo polemizar, ni contestar los comentarios, ni las opiniones de otras personas que se dicen madridistas y que no entienden el madridismo como lo entiendo yo, pero cuesta entender que personas que se las presupone cultura y conocimiento del club, como D. Isidoro sean tan políticamente correctas, de tan escaso nivel crítico para el entorno que rodea el club, incapaces de ver y criticar el control absoluto que de la Federación y los distintos comités ( arbitral , disciplina deportiva, etc…..) ejerce el Barcelona, incapaces de en una tertulia deportiva, defender a su club de las mentiras y medias verdades de tipejos como el famoso Petón, conocido tertuliano pro-atlético y sutilmente anti madridista, la idea de la famosa sesión donde se invoco el espíritu de Juanito, – La Ouija- fue suya, presumio de ello en la tertulia de ES Radio donde colabora, con el consiguiente ridículo para el madridismo, protagonizado por los Toñines y Ronceros de turno.
    En resumidas cuentas un desastre y una `pena.
    Saludos blancos y comuneros

  11. Lo que le pasa a San Jose es que no pilla nada del club con Florentino. No como con Ramón Calderón que pillo vete tu a saber cuanto como responsable de cantera que también la cosa se las trae. Y cuando llego Mourinho los pocos que seguían chupando del club se fueron fuera, y se construyo una estructura profesionalizada y controlada por el responsable y director del primer equipo en lo concerniente a este y despejando en gran parte el tinglado que tenían montado para veteranos del club en el apartado de cantera.

  12. Este es el que decía en EsRadio cada vez que podía que Morata era mejor que Cristiano y que cualquier chaval de la cantera era mejor que los extranjeros indeseables que venían a robarles el puesto no?

    Como dijo aquél, “no hay más qui disir”…
    Salu2

  13. Qué pena me da tener que estar en total desacuerdo con un madridista de verdad, de los de cuna…. Mourinho ganó con el Real Madrid todos los títulos que le dejaron ganar, las tres semifinales que jugó, ronda a la que no accedíamos desde 2004, fueron tres atracos, el primero, cómo no, contra el farsa, fue el que se llevó la palma, pero en las otras dos semifinales contra los alemanes del bayern y borussia dortmund también hubo sus cosas raras que impidieron llegar a la final, y que Mourinho nos hubiera hecho, con total pertenencia, pues soy de los que piensan que la décima es más suya que de ancelotti, el mejor regalo de todos la Copa de Europa
    Pero con lo que más me quedo yo de sus tres años en el Real Madrid, es que sin tener motivos para ser madridista de cuna como San José, por ejemplo, defendía al club por encima de todas las cosas… y así se lo pagaron los corruptos de la federación… con unos arbitrajes lamentables y bochornosos…. si Mourinho hubiera hecho la mitad de las macarradas que hoy en día el macarra de Simeone ha hecho…. no sé que diría este personaje¡¡¡¡

  14. Dígase lo que se diga, Mou dejó, y para mucho tiempo, una impronta en el R. Madrid de la que aun seguimos hablando. Será por algo, ¿ no?.

  15. Qué daño le hacen al club viejos nostálgicos del Antiguo Régimen como San José y esos falsos garantes de las esencias… Estoy hasta las narices (con “h”) de tipos como éste, que desde el campo de golf, cervecita en mano se dedican a dar lecciones de ética al contado y que no paran de decir que cualquier tiempo pasado fue mejor.

    Se vivía mejor seguramente con Calderón o con Sanz. Con entrenadores “de la casa”, tan del gusto de San José como García Remón o López Caro. E incluso con Del Bosque, con el que (como ha pasado ahora con España) se ganaron cosas pero se pusieron las bases de un período oscuro, en el que se dio el poder a las vacas sagradas y costó casi 8 años sacudirse eso, 8 años casi en blanco. Eso sí, con mucho señorío…

    De verdad, que no puedo con este tío
    Salu2

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario
Por favor escriba su nombre aquí