Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Zidane se va: The show must go on

Zidane se va: The show must go on

Escrito por: Jesús Bengoechea31 mayo, 2018
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Si un madridista mira el tema retrospectivamente, puede arrogarse el derecho a estar devastado por la marcha de Zidane, pero no el derecho al estupor ni aun la sorpresa. ¿Quién no ha dicho alguna vez “Se marchará en lo más alto”? ¿Quién no ha afirmado rotundamente “Se irá como se fue cuando era jugador:perdonando contrato y por propia voluntad”? ¿Quién no ha asegurado a sus contertulios futboleros “Es más fácil que se vaya si gana la Champions que si no lo hace”?

Admitámoslo: sabíamos que iba a suceder. Simplemente, una parte de nuestro inconsciente se negaba a admitir que pudiese ser ahora. Supongo que, de todas las cosas en que esta decisión se parece a la muerte, no es esta coincidencia la menos importante de todas, por mucha naturalidad con que la muerte (y la marcha de Zidane) sea tomada por algunas personas, incluido el interesado. “Voy a estar cerca. No pasa nada”. Es como lo de “Nos veremos en el Cielo”, el cuento para niños que muchos queremos seguir creyendo.

El momento más conmovedor de la rueda de prensa de despedida de Zidane como entrenador del Madrid ha sido sin duda esa confesión descarnada al periodista Fernando Burgos. “Entrenador, el 12 de febrero me dijiste aquí mismo que te veías lleno de fuerzas para continuar. ¿Qué ha cambiado desde entonces?” “Bueno, sinceramente, es que a lo mejor el 12 de febrero no te estaba diciendo la verdad”.

Ahí lo tenéis. Zidane mintiendo como un bellaco para que su zozobra personal no afectara al equipo. Un hombre mide su grandeza en su capacidad para sobrellevar el dolor sin que este afecte a su entorno, calladamente, íntimamente. Esta respuesta a Burgos, desarmante en tanto genuina, sitúa al francés en lo más alto de la clasificación de los embusteros heroicos. Le emparenta con el San Manuel Bueno Mártir unamuniano, que fingía creer cuando la fe brillaba por su ausencia para no desesperanzar a la parroquia. Padecer sin que se note para no complicar la vida a los demás. “Me siento con fuerzas y quiero seguir aquí”. “Por dentro mi corazón se rompe, mi maquillaje puede estar resquebrajándose, pero la sonrisa permanece”, como cantaba Freddie Mercury. La sonrisa de Zidane ya no es tan enigmática, ya sabemos cuánta turbación enmascaraba.

¿Por qué sufría? Podemos especular hasta el fin de los tiempos, y probablemente se haga en este foro. Mientras tanto, por aterido que ahora mismo se encuentre nuestro madridismo, sólo hemos de pensar en seguir adelante. The show must go on. Dejemos, eso sí, al menos durante unas horas más, durante unos días más, que las lágrimas de gratitud y (ya) nostalgia empañen nuestros ojos mientras el maquillaje se resquebraja bajo la sonrisa.

Gracias, Zidane.

Editor de La Galerna (@lagalerna_). @jesusbengoechea

22 comentarios en: Zidane se va: The show must go on

  1. Y el Real Madrid sigue adelante.
    Es una sensación extraña; como si en medio de celebrar la victoria tras la batalla se anunciara que el general ha muerto.
    Ve tranquilo Zizou; lo hiciste bien y eso es lo importante.
    No todos estan dispuestos a coger con las manos el fierro caliente que era ésto tras la renuncia de Benitez.

  2. En el por que se va, está el futuro a corto plazo del club. Un triste final para el que debía ser un entrenador para una decada. Me temo que jamás habrá ninguno más de 3 años.