Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El XI histórico del Madrid de...

El XI histórico del Madrid de...

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon25 julio, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Tarea macabra la de ponerse a divagar sobre el once histórico del club más prestigioso del mundo. Cada decisión implica varias exclusiones de lo más injustas. En la búsqueda del famoso equilibrio perseguido por Carletto, trataré de que el equipo tenga cierto sentido táctico. Sólo incluiré a jugadores a los que haya visto jugar lo suficiente como para tener una opinión bien formada de ellos. Por tanto, mis recuerdos futbolísticos de cierto poso no se remontan más allá del año 1992. Me dejaré fuera noventa años del club y una pléyade de estrellas que merecerían estar.

Sin más dilación y disclaimer empiezo con la portería. Mi portero es Iker Casillas. Me gustan los porteros sobrios como Illgner, aquellos que no necesitan de grandes gestos para desbaratar ocasiones, pero la trascendencia que ha tenido Iker en mi historia del Madrid no tiene parangón con otro. Casillas, durante gran parte de su trayectoria en el Madrid, tuvo la virtud de aparecer en los momentos más dramáticos y relevantes para el equipo. El portero más especial que yo he visto.

De lateral derecho pondría Michel Salgado. Su continua brega y su buen hacer defensivo en ocasiones nos hacía olvidar que también se trataba de un arma ofensiva del equipo. No era muy fino, pero sí tenía una serie de recursos que le permitían sorprender. Ese centro a Morientes en la Octava le define perfectamente.

Octava Salgado

De primer central, Fernando Hierro. Creo que no se precisan muchas explicaciones. Mientras tenía piernas demostró ser un centrocampista capaz de golear como un delantero, pero cuando Valdano le colocó definitivamente de defensa creo que le hizo el favor de su vida. Jerarquía, conocimiento del juego, calidad, carácter. El malagueño lo tenía casi todo y lo que le faltaba, la velocidad, lo suplía con el resto de sus virtudes.

De segundo central tengo una duda existencial. Si este once fuera para jugar un solo partido, una final, mi elección sería clara: Sergio Ramos. El sevillano ha demostrado que en los partidos decisivos alcanza el máximo de su descomunal potencial. Tiene todas las condiciones para ser un central inexpugnable, pero a lo largo de una temporada completa tiende a la desconcentración o el disipamiento, y en esos momentos se convierte en un central más vulgar. Para luchar una liga con sus treinta y ocho jornadas elegiría a Pepe. El central hace su décima temporada en el club y ha sido toda una demostración de regularidad. En la última temporada de Mourinho yo vi acabado a Pepe. Tras una durísima lesión ya no era el central que salía a la banda y ganaba todos los duelos, había perdido velocidad y dominio. Contra todo mi pronóstico ha vuelto y en mejores condiciones. A su exuberancia física ha añadido un conocimiento táctico que le hacen el central más fiable del Madrid en los últimos diez años.

De lateral izquierdo me quedo con Roberto Carlos. Ni siquiera un enorme lateral izquierdo como Marcelo precisa explicaciones. Roberto Carlos era una de las principales armas ofensivas de un Madrid hegemónico en Europa. Primero solo y después en combinación con Zidane fue el terror de los equipo contrarios. Técnica, velocidad, descaro, competitividad: el mejor lateral que he visto.

De pivote defensivo pondría a Redondo. A Fernando se le recuerda por esa famosa jugada en Manchester (¡cómo olvidarla!), pero su partido más emocionante es el que hizo Dortmund. El Madrid viajaba a defender su 2-0 de la ida (el partido de la portería), pero lo hacía a su lugar más temido: Alemania, y con la baja por sanción de Hierro. Le sustituía el discutido Fernando Sanz, que hizo un gran partido. Ese día previo a la final de la Séptima yo vi a Fernando Redondo hacer el mejor partido que le recuerdo a un centrocampista en mi vida. Redondo tenía la calidad del mejor mediapunta y la sobriedad del mejor central. El argentino era control, y este atributo se acentuaba en las grandes finales. Los jugadores del Valencia aún recuerdan que Fernando, con la ayuda de Macca, se los merendó en la Octava y pareció no despeinarse.

De volante izquierdo elegiría  Zidane. La posición es algo forzada, pero esto no es fácil, señores. Zizou es el jugador más elegante que han visto mis ojos. Jugador absolutamente contextual de una época muy feliz para el madridismo. Nos regaló tardes de gloria y un gol para la historia. Su sociedad con Roberto Carlos era un sistema en sí mismo. Sobran más palabras, posiblemente uno de los cinco grandes de toda la historia del fútbol.

De volante derecho y dando algo de equilibrio, nuestro Luka Modric. Se ha escrito mucho sobre Luka en La Galerna, yo mismo también le he dedicado más de un artículo. No seré reiterativo. Para mí es el mejor centrocampista de la actualidad y tiene su puesto en mi once.

Arriba, por la derecha, pondría  Raúl. El madrileño fue una de las constantes en el Madrid que con plantillas muy diferentes ganó tres Champions en cinco años. Raúl conocía el juego como nadie, tenía gestos técnicos más que notables y un olfato goleador demoledor. Además tenía un carácter que le convertía en un animal competitivo. Sus famosas carreras en el Bernabeu perdían la condición de tribuneras, puesto que solían servir para que el resto de sus compañeros siguieran su ejemplo. Sus últimos años, algo más grises, no deben empañar la trayectoria de un jugador descomunal.

Por la izquierda pongo a Cristiano Ronaldo. Máximo goleador de la historia del Madrid, una regularidad para meter cincuenta goles que asusta a cualquiera, competitividad, ejemplo de búsqueda continua de la mejora... Creo que Ronaldo sólo mira para arriba cuando se fija en Don Alfredo.

Como nueve introduzco a Ronaldo. Yo no he visto mejor nueve. En sus primeros años amenazaba con convertirse en el mejor jugador de la historia. Después de dos terribles lesiones que hubieran retirado a cualquiera se reconvirtió en un jugador de menos metros, pero de gestos más determinantes. Su corto palmarés con el Madrid no le hace justicia.

Probablemente, cuando Gareth Bale se marche del Madrid merecerá un puesto en este equipo (delante de Ronaldo). En tres temporadas ya ha sido decisivo en muchos títulos. Vuélvanme a preguntar en unos años.

Ramón 11