Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Vinicius y el ejército de las almas bellas

Vinicius y el ejército de las almas bellas

Escrito por: Antonio Valderrama22 mayo, 2023
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El domingo por la noche se sucedieron en el tiempo, casi a la vez, dos acontecimientos. El primero tuvo lugar en Valencia. En el estadio de Mestalla, hogar del Valencia Club de Fútbol, el Madrid hizo acto de presencia para cumplir con el fastidioso trámite de jugar otro partido de Liga más. En él, entre la vileza habitual -mucha, cuando se trata del Madrid, por lo general, y elevada a niveles paroxísticos cuando se trata del Madrid y la ciudad de Valencia, antaño amable capital de provincia filomadridista gracias, fundamentalmente, a Di Stéfano- se pudo disfrutar de otro espectáculo pura raza española: una turba enloquecida humillando al mejor futbolista del Madrid de las formas más rastreras y primitivas posibles, jaleada por la actitud violenta y antideportiva de los futbolistas del equipo local y fomentada por la complicidad de los árbitros (gremio bajo sospecha, ya con razones prejudiciales por así decirlo), que terminaron expulsando a Vinicius.

Ahorcamiento Hugo Duro a Vini

El segundo tuvo lugar en Kaunas. Allí, en Lituania, el equipo de baloncesto del Real Madrid lograba una victoria hermosa y literaria en la final de la Copa de Europa. Los dos hechos ocurrieron, como digo, prácticamente a la vez, como una feliz coincidencia que sirve para ilustrar la naturaleza actual del Madrid: una civilización en sí misma hecha para trascender fuera de la pocilga nacional a la que, sin embargo, permanece atada como Gulliver en Liliput por circunstancias ajenas a su voluntad y su telos. Mientras el mundo admiraba a los gigantes madridistas que se impusieron al Olympiakos, los españoles se ensañaban mezquinamente con un muchacho de veinte años cuyo delito es ser el mejor futbolista del mundo, jugar en el Madrid y enorgullecerse por todo ello.

Cartas de un madridista millennial: ... you get what you can

En una cosa tiene razón Tebas: el problema no lo puede gestionar la Liga, porque es un problema que supera con creces la capacidad administrativa de una organización tan ridícula. Es algo que va mucho más allá y que no tiene, en realidad, mucho que ver con el racismo, sino con el odio. El odio a la existencia física, material, del Real Madrid Club de Fútbol. Es un problema general de un país llamado España.

Con Vinicius se están superando todas las fronteras morales, si es que queda alguna en este país amoral en donde los terroristas están mejor vistos que sus víctimas y en el que se considera una victoria de la democracia la paz de los cementerios. Los muertos, se ve, no tienen derechos políticos, y a los negros no se los insulta si se comportan como muchachos modositos. ¿O no es eso lo que le están diciendo a Vini cuando lo comparan con Mendy, Camavinga o cualquiera de sus compañeros negros del Madrid? “A los demás no se les insulta”, se dice, y se dice además como lugar común, y a nadie se le cae la cara de vergüenza al decirlo. A los demás negros del Madrid se les perdona la vida si se portan bien, pero con Vinicius hay barra libre de palos, insultos, agresiones y humillaciones porque tiene los cojones de mirar a la cara a sus ofensores y de retarles a duelo.

¡Qué provocador! Las cosas están desbarrando tanto que estamos muy cerca de ver y de escuchar cómo se valida que le metan mano un día. Al fin y al cabo ya han ahorcado a un monigote con su camiseta, su nombre y su color de piel, de un puente en una carretera de Madrid. Y se sabe, quien lo sepa, claro, porque en España no sé si hay más energúmenos hinchados por el odio, o analfabetos, que el primer paso para aniquilar físicamente a alguien es hacerlo en efigie, igual que quien empieza quemando libros acaba quemando gente. Pero aquí no pasa nada porque en España nunca pasa nada: se pueden comprar árbitros durante décadas, se puede lanzar de todo a los jugadores en el campo, se puede exaltar a ETA junto a los lugares donde asesinaron a sus víctimas, se puede denigrar a la mayoría de los españoles con impunidad, e incluso se puede agredir a padres de familia que van a ciertos campos con banderas españolas. Pero que a ningún jugador del Madrid se le ocurra proclamar a los cuatro vientos que es el mejor del mundo y que juega en el mejor equipo del mundo. Entonces todo es gesto contrito y lección moral de las almas bellas. El ejército de las almas bellas.

“A los demás no se les insulta”, se dice, y se dice además como lugar común, y a nadie se le cae la cara de vergüenza al decirlo. A los demás negros del Madrid se les perdona la vida si se portan bien, pero con Vinicius hay barra libre de palos, insultos, agresiones y humillaciones porque tiene los cojones de mirar a la cara a sus ofensores y de retarles a duelo

Digo que España no es un país racista aunque en España sí que hay racistas. Menos, creo, que en casi todos los países desarrollados que nos rodean, pero por supuesto demasiados para lo que uno desearía. Por desgracia, hay cosas que, mientras el mundo sea mundo y el hombre, homo sapiens, existirán siempre, aunque se avance colectivamente en muchos aspectos. Pero lo de Vini no es racismo, es odio visceral por lo que Vinicius representa: la alegría de querer ser el mejor, el vivir desacomplejado sin pedir perdón por lo que uno es. Vinicius es la metáfora perfecta del daño que causa la mera existencia del Real Madrid en la conciencia colectiva de un país podrido por dentro. Vinicius les resulta intolerable, su alegría y su talento, que no se sujeta a un código moral, que no quiere parecer amable, que ni siquiera concibe atenerse al estrechísimo concepto moral de la mayoría de los españoles, es, literalmente, un agravio con patas: para los mediocres, para las insignificantes criaturillas, para las polillas que revolotean por el techo de este palacio en ruinas que todavía sigue llamándose España. Como no pueden pararlo a hostias en el campo, le gritan mono porque han aprendido que insultarlo despreciando el color de su piel le hace daño a su corazón salvaje y generoso de niño brasileño. Como ya pasó con Roberto Carlos, como bien traen a colación hoy en Twitter. Entonces, Guardiola, que tiene la extraordinaria habilidad de expresar con sutileza la voz interior del pueblo (por eso, en Cataluña, es un poeta mesiánico) decía que, bueno, al 3 del Madrid le llamaban mono porque algo habría hecho.

Vinicius es la metáfora perfecta del daño que causa la mera existencia del Real Madrid en la conciencia colectiva de un país podrido por dentro. Es literalmente un agravio con patas para los mediocres, para las insignificantes criaturillas, para las polillas que revolotean por el techo de este palacio en ruinas que todavía sigue llamándose España. Como no pueden pararlo ni a hostias en el campo, le gritan mono porque han aprendido que insultarlo despreciando el color de su piel le hace daño

 A Cristiano, ¿recuerdan?, le llamaban maricón y portugués, pero portugués dicho con asco: ese portugués, qué hijo de puta es. La gente tiende a olvidarlo todo en este paraíso de la desmemoria que es la España contemporánea. Hubo incluso un chupatintas del AS o de la SER, ya los confundo, que le invitó a salir del armario en una columna infame que se publicó en los periódicos. Todo vale contra el líder del Madrid, da igual quién sea en cada momento. Si se niega a doblegarse, si no se arrodilla, entonces a saco: todo el país se transforma en inmunda turba y los madridistas han de callarse y tragar, porque la razón moral siempre está del otro lado, del lado de los envidiosos.

Cristiano Ronaldo

Vinicius se cansará y aceptará algún día alguna megaoferta de algún jeque. Fuera de España ya tienen claro su condición de superestrella mundial. Fuera de España no ven la Liga ni por Pedri ni por Gavi ni por Maffeo, tampoco la ven por el Valencia o el Mallorca, sino por el Madrid y por Vini. Por el Madrid de Vini. A Messi “había que protegerlo” y a Ujfalusi, del Atlético, casi lo deportan a su país por atreverse a no ponerle la alfombra roja cuando jugaba contra él. Pero Messi era otra cosa, claro, porque no era del Madrid. Por un insulto racista indemostrable que jamás se aclaró, suspendieron un Valencia-Cádiz, y una vez que llamaron negro de mierda a uno de los Williams, ardió Troya. Pero, naturalmente, Iñaki Williams juega en un equipo vasco, y entonces, también, es otra cosa: a los vascos, que nadie los toque, pero a los demás que les den por culo. Es verdad lo que dice Tebas, ni él ni nadie tiene la capacidad de cambiar o frenar esto, porque esto está en la masa de la sangre y España siempre, siempre, preferirá a Barrabás. Qué país, qué ciénaga.

Foto del avatar
Madridista de infantería. Practico el anarcomadridismo en mis horas de esparcimiento. Soy el central al que siempre mandan a rematar melones en los descuentos. En Twitter podrán encontrarme como @fantantonio

12 comentarios en: Vinicius y el ejército de las almas bellas

  1. Yo solo digo que si esto pasara con Ansu Fati o cualquier otro futbolista negro del Farsa, se armaría la mundial. Pero como es del Madrid, pues que le zurzan.

  2. Pues bueno, parece que el club por fin ha reaccionado y ha emitido un comunicado. Algo es algo. Por ahí se empieza.

  3. Buenas tardes
    efectivamente Cristiano nada mas llegar a España tuvo que sufrir en todos y cada uno de los campos que visitaba el Real Madrid "ese portugués HP es" y ni un, ni un solo diario deportivo dijo ni mu sobre el particular, la bola ha ido creciendo y como nuestro querido club NO HA HECHO NADA pues no se nos respeta, ni en los campos de futbol ni en los diarios deportivos. El día 7 del presente mes leía en un foro del MARCA "(comentario nº) # 1241 Tchouameni, Camavinga y Vinivius macacos" el alias era un tal CuleSenil, estuve por poner una denuncia.......

  4. Lamentablemente el problema es el antimadridismo 24/7 instilado desde hace años en los medios de comunicación, así como la falta de defensa del Club de una forma contundente. Mira que quiero a Florentino y creo que, como presidente, puede estar a la altura de Bernabéu. Pero también creo que Don Santiago no hubiera permitido este linchamiento descarado contra el Real Madrid, seguramente una de las cosas más notables que tiene España en el ámbito social y ejemplo y envidia fuera de ella.
    Sin ser la más asquerosa de todas las que he sufrido, valga por muestra la retransmisión del partido de vuelta de copa de Europa entre City y Real Madrid: los 2 fulanos de Movistar + que comentan, licuados por ver cómo el único equipo español presente en la competición caía eliminado. Si luego tenéis todavía ánimo, podéis deleitaros con cualquiera de las radios generalistas y sus tertulias post partido. Y si el hígado os aguanta al día siguiente más de lo mismo en la prensa de papel, de la antimadridista de Madrid y la más antimadridista del conjunto del resto. Un conjunto de vividores, jetas, juntaletras, y opinadores, pagados en muchas ocasiones por los mismos avalistas de equipos rivales, despellejan sin anestesia diariamente gane o pierda al equipo de sus pesadillas. Ni una gota de información, solo opinión y maledicencia. De traca.
    Del contubernio separata-mafioso y sus apéndices que tiene a España cogido por los perendengues desde hace años, nada más que añadir. Cada 4 años podemos votar nuestro futuro y nuestro destino, y nos damos de bruces una y otra vez con la idiocia y la traición. Me da rabia recordar que desde el año 2004 nos han gobernado Zapatero, Rajoy, y Sánchez. Casi 20 años de personajes de medio pelo que han echado a perder una de las naciones más importantes de la historia.
    Lamentablemente el fútbol no es más que una muestra más de la podredumbre interna del país, no es de extrañar lo que ocurre con nuestro querido equipo.

  5. Cuando llega el autobús a Mestalla ya hay cientos (o miles) de personas gritando "mono, mono". El Real Madrid no debería haberse bajado del autobús: directamente al aeropuerto o la estación y de vuelta a Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tweets La Galerna

Lamine Yamal es muy joven.

Enormemente joven.

¿Y?

#portanálisis

👉👉👉 https://www.lagalerna.com/lamine-yamal-es-muy-joven-y/

En el hecho de que @AthosDumasE llame a la que muchos llaman "Selección Nacional" la "selección de la @rfef" encontraréis pistas de por qué no la apoya.

La explicación completa, aquí

👇👇👇

Tal día como hoy, pero de 1962, Amancio rubricaba su contrato como jugador del Real Madrid.

@albertocosin no estaba allí, pero te va a hacer sentir que tú sí estabas.

En el #portanálisis de hoy no descartamos ninguna hipótesis.

Así, en genérico.

👉👉👉https://www.lagalerna.com/no-se-descarta-ninguna-hipotesis/

Una cosa, amigos.

No es obligatorio apoyar a la Roja (ni lo contrario).

#portanálisis

👉👉👉https://www.lagalerna.com/no-es-obligatorio-apoyar-a-la-roja/

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram