Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
El Villarato

El Villarato

Escrito por: Ramón Álvarez de Mon5 abril, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El término Villarato fue la magnífica manera en la que Alfredo Relaño acuñó el modo de proceder de Ángel María Villar en relación con los dos clubes más grandes de España: el Real Madrid y el Barcelona. De hecho, mucho de lo que leerán a continuación tiene como fuente lo escrito por el propio Relaño cuando, en mi opinión, era uno de los mejores periodistas deportivos de este país. Este artículo corre el peligro de ser mal interpretado por mucha gente. Mi intención es hacer un acercamiento lo más objetivo posible a lo que ha supuesto y sigue suponiendo el Villarato sin desmerecer los méritos y deméritos contraídos por cada club en los últimos años.

Todo tiene su origen en las elecciones a la presidencia de la Federación Española de Fútbol de 2004. Hasta entonces, quien les escribe ya tenía una estimable trayectoria de visionado de fútbol. El ser humano tiende a seleccionar de manera interesada sus recuerdos. Por ello, en la mente de un servidor estaban fijados de manera más firme los terribles errores arbitrales de las ligas de Tenerife que otros lances en los que el beneficiado había sido el Real Madrid. Sin embargo, seguramente que un balance lo más objetivo posible arrojaría un saldo neutro o incluso favorable al Real Madrid, dada su condición de equipo grande y, por lo tanto, más favorecido.

Antes de 2004 el Barcelona ya era un equipo con un buen trato por parte de la Federación. El club catalán ya había resultado beneficiario de un indulto que le libraba de la imposibilidad de disputar la Copa del Rey por incomparecencia en las semifinales el año anterior y había evadido la sanción que le condenaba al cierre del campo por todo lo acontecido el famoso día del cochinillo. Pese a lo escandaloso de ambos casos, poca gente podía denunciar de forma sólida un trato favorable y sostenido en el tiempo por parte de los estamentos del fútbol hasta que llegaron las famosas elecciones citadas. En ese aspecto, el Barcelona era un grande más que resultaba más veces beneficiado que perjudicado. Nada extraño.

Laporta Villar Gaspart

En las comentadas elecciones el voto unitario de los equipo de la Liga -encabezado mediáticamente por Florentino- iba a ir dirigido hacia el disidente Gerardo González, que desafiaba la candidatura continuista de Villar. Joan Gaspart, expresidente del Barcelona, ya era entonces el vicepresidente de la Federación y aconsejó a Laporta cambiar su voto en favor de Villar. Gaspart, que en su día ya había declarado que haría todo lo posible para perjudicar deportivamente al Real Madrid, convenció a Laporta de los beneficios de convertirse en un aliado de Villar. Alfons Godall, vicepresidente de Laporta, reconoció hace un tiempo los enormes réditos que tuvo para el Barcelona esa decisión. La proximidad con esos poderes fácticos facilitó mucho la vida al club culé en palabras del propio Godall que, sin explicitarlo, sí dejó claro que jugar en el mismo equipo que el establishment era una de las cosas de las que podía presumir la directiva de la que él formó parte.

Muy pronto el pernicioso efecto de apoyar al bando perdedor se dejó notar en el Real Madrid. En la reunión anual de árbitros, el máximo dirigente de los mismos -Sánchez Arminio- les hizo saber de lo negativo de la actitud del Real Madrid con respecto al estamento arbitral. Nunca llegó a nombrar al club blanco, pero todo el mundo entendió que sólo se podía estar refiriendo a este. El propio Sánchez Arminio sólo ha condenado públicamente una vez la actitud de un árbitro (¿recuerdan el famoso penalti a Pepe en Elche?). La condena pública fue acompañada de "neverazo"; Paradas Romero abandonó prematuramente su profesión de árbitro y denunció como causa las presiones recibidas por parte de Díaz Vega (entonces él designaba a los árbitros) por no expulsar a Mourinho ante las protestas del portugués al árbitro antes citado; a Daudén Ibáñez le costó la internacionalidad anularle un gol legal al Atlético contra el Real Madrid, y Tristante Oliva dejó el arbitraje de forma anticipada el mismo año del polémico penalti pitado contra el Valencia. Nada de esto sería reseñable si en los casos en los que el beneficiado fue el Barcelona, los colegiados hubieran sufrido agravios comparables. Pero nada más lejos de la realidad. Rodríguez Santiago fue nominado como árbitro de la final de la Copa del Rey sólo un día después de concederle un gol a Messi con la mano en el decisivo partido del Tamudazo, que a punto estuvo de darle la liga al Barcelona; Mejuto también fue "premiado" con el Mundial después de señalar un penalti fuera del área al Barcelona frente al Atlético. Haya o no una relación directa en estos casos, lo cierto es que ante errores flagrantes en favor del Barcelona no recuerdo un solo castigo para el árbitro en cuestión. Esta relación de circunstancias está fenomenalmente descrita en un artículo de Relaño con fecha de cinco de mayo de 2011 (Teoría general del villarato, se titula).

Mi amigo @MaketoLari me ha facilitado los siguientes datos:

En Liga desde 2004 (449 partidos) el Real Madrid ha recibido 1146 tarjetas amarillas por 1266 de sus rivales (diferencia a favor de 120). Por contra, ha recibido 73 tarjetas rojas por 63 a sus rivales (diferencia en contra de 10).

El Barcelona, en el mismo periodo, ha recibido 867 tarjetas amarillas por 1301 de sus rivales (diferencia a favor de 434). En cuanto a tarjetas rojas ha sufrido 45 por 81 de sus rivales (diferencia a favor de 36).

En Copa y Supercopa los datos son aún más flagrantes, ya que el Madrid recibe 191 tarjetas amarillas por 171 de sus rivales (diferencia en contra de 20) y se beneficia de 5 tarjetas rojas por 16 de sus rivales (diferencia negativa de 11).

El Barcelona sufre 165 tarjetas amarillas por 292 de sus rivales (diferencia positiva de 127) y pierde a 5 jugadores por expulsión por 23 de sus rivales (diferencia positiva de 18).

No se confundan. En ningún momento estoy dejando deslizar la idea de maletines en favor de los árbitros con el objetivo de beneficiar al Barcelona. Tampoco hago alusión a presiones ni reuniones secretas en las que hayan impartido dichas consignas. Es algo mucho más humano y natural, si me permiten. Toda persona tiene el legítimo deseo de progresar en su carrera. Para ello la subjetiva opinión de los jefes suele ser muy relevante. Si desde el colectivo arbitral se perciben las diferentes consecuencias que tienen los errores arbitrales según quién sea el beneficiado o perjudicado, es humano que, en un momento de duda real, el conocimiento de tal extremo pueda influir en la salidad de la duda. Hablo de duda real porque hay pocas cosas más complicadas que arbitrar. Muchas veces precisamos de cuatro o cinco repeticiones para llegar a una conclusión sobre una jugada polémica y el del al lado puede pensar legítimamente lo contrario tras el mismo visionado de la jugada. En esos momentos de duda en los que la decisión debe emitirse en un solo segundo, el instinto puede inclinarse hacia la decisión que es políticamente más aceptada. No es prevaricación, puesto que incluso es pre-racional y desde luego no creo que ningún árbitro salga con la determinación de ser parcial, pero cuando llega la duda es difícil evadirse de lo que el entorno considera más admisible.

Este desahogo puede parecer motivado por el escandaloso arbitraje sufrido por el Real Madrid el sábado. En parte es así. Resulta hilarante escuchar como muchos periodistas engloban al Real Madrid como grande cada vez que el Barcelona es favorecido por una decisión arbitral con el único objetivo de individualizar en los culés ese privilegio. Como hemos comprobado en los datos anteriores, un equipo grande como el Madrid que ataca más que lo que defiende tiene un balance desolador en las estadísticas en comparación con su eterno rival. En esta misma temporada el Barcelona ya ha batido el récord de penaltis a favor en una liga y lleva diez goles marcados en fuera de juego. Son indudables los enormes méritos deportivos del Barcelona. Su pléyade de estrellas a menudo le acerca a los triunfos sin necesidad de ayuda externa. Sin embargo, esta temporada no han sido pocos los partidos que el Barcelona ha ganado de forma muy ajustada y sin desarrollar un gran juego. En esa coyuntura es cuando los errores arbitrales, que casi siempre le favorecen, se vuelven decisivos.

Más allá de la importancia material que esos errores pueda tener, hay un factor que resulta incluso más decisivo. Jugar con la sensación de que el saldo arbitral te saldrá favorable aumenta la confianza y seguridad de un equipo que ya es temible y sensacional por sí mismo. Jugar con la sensación contraria puede producir un efecto adverso.

El Real Madrid tiene una enorme responsabilidad en el flojo balance de ligas logradas desde 2004. Tres ligas en ese tiempo es un resultado muy mediocre. Igualmente el Barcelona tiene un enorme mérito en haber logrado tan grandes resultados, pero nadar a favor o contra corriente puede justificar, en parte, las enormes diferencias entre ambos clubes. Haría muy mal el Real Madrid en no atribuirse cierta responsabilidad en todo esto. Hay goles que se empiezan a marcar en los despachos y en los últimos años el Madrid ha jugado muy mal sus cartas en ese sentido. Las nuevas elecciones suponen la oportunidad de que el temido Villarato, por fin, dé sus últimos pasos y el Madrid vuelva a ser influyente en las instituciones.

Ramón Álvarez de Mon
Asesor fiscal autónomo. Soy socio de La Galerna y colaboro en Radio Marca. @Ramon_AlvarezMM

13 comentarios en: El Villarato

  1. "Sin embargo, seguramente que un balance lo más objetivo posible arrojaría un saldo neutro o incluso favorable al Real Madrid, dada su condición de equipo grande y, por lo tanto, más favorecido."

    Y venga con el complejo de siempre. Conoces unos hechos seguros como las ligas de Tenerife, pero como igual queda mal visto, te autocensuras diciendo eso otro que no sabes pero queda bien para nivelar la crítica, ¿no? Lo peor del madridismo es esto, dar sin dar, no tener valor a denunciar cosas que se ven semana tras semana por miedo al qué dirán o al maldito señorío ése que inventó el antimadridismo.

  2. Es que el error está en esperar la ola que nos ponga en la situación descrita: "Las nuevas elecciones suponen la oportunidad de que el temido Villarato, por fin, dé sus últimos pasos y el Madrid vuelva a ser influyente en las instituciones."

    La cuestión es que las instituciones futboleras están tan corrompidas que la única aspiración parece ser besar unos culos para que "... el Madrid vuelva a ser influyente en las instituciones".

    Lo realmente importante es que ningún equipo tenga que ser servil para que esas instituciones -que deben velar por la integridad y la justicia de la competición- no te hagan la vida imposible si no te pliegas a sus caprichos. Con esta dinámica se volvería a repetir situaciones tan dantescas.

    La preponderancia arbitral del Farça es fruto de traiciones a sus propios compañeros -resto de equipos- y es un pago por los servicios prestados para perpetuar en el poder al corrupto Villar, lo que permitió que éste haya estado casi una década más de los que tenía que haber estado después de que el Club Traidor se pasara al enemigo en el fragor de la batalla. Vomitivo.

    Y EL CLUB CALLAO COMO UNA PUTA EN SEMANA SANTA. Incomprensible.

    La estrategia de la mafia es el bombardeo sistemático y diario con su discurso manipulador. Y esto sólo se puede combatir siendo más insistentes en el mensaje que ellos. Sólo con lo de ayer el RM tenía que haber montado un pifostio apoteósico, rico en datos -hay de sobra- y más contando con una televisión propia.

    Pero aquí estamos, con el Buitre repartiendo abrazos y flores, con Floper callao como un muerto y y con el club indefenso por no decir ni mú. Cómo será que hasta en las competiciones europeas los árbitros machacan sistemáticamente y sin ningún pudor a los rivales de el club traidor. Ejemplos los hay de todos los colores.

    O se monta una Liga Europea fuerte que permita soltar el lastre de la UEFA y RFEF o vamos a seguir jodidos durante años. Pero para eso hay que querer y dudo mucho que Florentino esté por la labor porque ha tenido y sigue teniendo oportunidades diarias para combatir la ignominia y no ha movido un dedo, al menos en público y con repercusión mediática.

    1. Completamente de acuerdo. Ya veo que por aquí abajo a alguno se le han levantado ampollas -- Fácil, creen en serio los seguidores del farsa, que son perjudicados? NO VOTEN a Villar! (uh ya les veo salir corriendo)

      En lugar de eso se aseguran de mantener el status quo que les favorece hace ya años sin siquiera molestarse en disimular.

      Sus seguidores pasaran por aquí como por todos los medios, haciéndose los locos, pero eso si, que no les quiten a Villar! Ni claro sus cargos en UEFA, que lograron mediante la traición al G14 con todos las ventajas tacitas incluidas -- y no olvidemos ademas que Villar es vicepresidente de UEFA.

      Hay un conato de esperanza, creo que habrás oído hablar de esto:

      http://www.telegraph.co.uk/football/2016/03/02/top-premier-league-clubs-meet-to-discuss-breakaway-super-league/

      Pero veo que no tomaron nota de lo que paso con el G14, y estan invitando a los dos clubs que traicionaron la posibilidad de romper, el FCB y el Bayern.

      Por lo demás si sale cualquier liga que rompa con la federación, la UEFA y la FIFA, el Madrid no debe tardar ni un minuto en irse. No tenemos futuro a medio/largo plazo manteniéndonos dentro de instituciones corruptas.

      Y alguien debe decirlo, como es posible que el deporte mas importante del mundo, el mas dinero mueve, se mantiene tecnológicamente en el siglo 19?

      Una liga independiente con todos los avances tecnológicos posibles, exigible transparencia. La tecnología esta mas avanzada de lo que asumimos, se puede fácilmente dejar obsoletos a los árbitros humanos. Es un proceso, pero llegaremos ahí.

      *Si* queremos un deporte limpio.

      El Madrid lo intento con el G14, lo seguimos pagando. A la primera oportunidad de escapar de esta pocilga... Que no se lo piense Florentino ni un minuto.

  3. "Y venga con el complejo de siempre. Conoces unos hechos seguros como las ligas de Tenerife, pero como igual queda mal visto, te autocensuras diciendo eso otro que no sabes pero queda bien para nivelar la crítica, ¿no? Lo peor del madridismo es esto, dar sin dar, no tener valor a denunciar cosas que se ven semana tras semana por miedo al qué dirán o al maldito señorío ése que inventó el antimadridismo."

    Uno sólo tiene que hacer un cálculo honesto de los puntos injustos sumados por ambos equipos cada año. Esta temporada, mismamente y como es habitual, tanto Real Madrid como Barcelona se encuentran con mayor puntuación de la merecida, debido a su condición de equipos grandes y, por lo tanto, más favorecidos. Es un hecho.

    El artículo argumenta que el Barcelona comenzó a recibir un trato de favor tras aquellas elecciones. Esto, a mí personalmente, me parece palpable, si bien siempre tendrá un ligero matiz subjetivo, pues los datos que se aportan de tarjetas recibidas están muy condicionados, como dice Juan, por los factores que indica. Cada uno sacará sus conclusiones, en mi opinión al Barça se lo comenzó a tratar como al Madrid (muchos madridistas opinan distinto, es respetable), y ambos clubes se ven muy favorecidos arbitralmente en comparación con el resto. Pero mucho, y hay numerosos ejemplos en partidos de los dos equipos cada año.

    1. Venga, coño, no meta en el mismo saco al RM, están a años luz.

      Ese argumento no se lo compro en absoluto. Además miente usted. Y si no aporta datos de lo que insinúa, mejor se calla. A ver los resultados de sus "cálculos", ¿no serán los hechos por algún periodista de nuestra prensa amiga?

      Por favor, infórmese. Por curiosidad, ¿es usted aficionado a algún equipo en particular?

  4. Lo siento, don Ramón pero, me parece un tremendo error, calificar de errores los verdaderos "aciertos" de los culégiados, beneficiando siempre -absolutamente, siempre- a la farça.

    Desde el punto de vista de los culégiados, de la RFEF y de la UEFA, son aciertos, no fallos. Pues van encaminados hacia el bien común de esos tres estamentos.

  5. Felicidades por este artículo, me ha gustado muchísimo.
    Lo dice un madridista que desde siempre ha sido crítico, empezando por mi propio equipo.
    Este artículo me ha encantado. Enhorabuena.

  6. Para lo que pasa con el Barcelona, alguien en otro blog (creo que MrBungle o Vader, en Fansdelmadrid) dio con una metáfora brillante: “jugar con red”; y a esta red la definió mediante varios calificativos: red deportiva-institucional-mediática-social.

    Según esto, la red no está solamente en el campo de fútbol, con el favor arbitral constante, derivada lógica del posicionamiento institucional del barça en federaciones y comités nacionales e internacionales. Está también en los medios de comunicación, que filtran la información y la sesgan con sus opiniones. ¿Hay algún medio importante, sea periódico, radio o televisión (salvo libertaddigital/esradio) en el que la tendencia opinadora principal no sea más favorable al barça que al Madrid?

    Por último, lo peor de todo, está ya en la opinión pública, no solo la de aficionados al deporte españoles, sino la de gente a la que el fútbol se la trae al pairo, aquí o en la Cochinchina. Es eso que hace que tu abuela te pregunte de repente: “Pero hijo ¿qué le están haciendo al pobre Casillas, con lo bueno que es?”. Y esa que te hace descubrir con estupor cómo un diario noruego generalista también sigue en el tratamiento de sus noticias el esquema Barcelona bueno, humilde y progresista / Madrid malo, prepotente y de derechas.

    Para tejer esa red hacen falta mucho dinero y mucha capacidad de intendencia, mucha más de lo que se le presupone a un simple club deportivo como el Barcelona. En una sociedad a la que se va pastoreando desde arriba hacia el pensamiento global único, conformado según un patrón muy concreto, que se hace pasar por científico (¡ay, las ciencias sociológicas!) aunque sea un puro experimento, me parece que al Barcelona también ha recibido su papel dentro del ámbito deportivo, el de bueno. Eso hace que sus escándalos en todos los órdenes sean tratados unánimemente con sordina, y acciones vergonzosas que hemos presenciado todos ayer, hoy ya no existan salvo para los cuatro locos obsesionados que paramos por estos foros.

    Evidentemente, no soy yo el llamado a desarrollar la teoría de la red en toda su enorme extensión (el tema daría para una tesis). Dejo aquí la idea por si don Ramón o alguna de las lumbreras que por aquí escriben encontrara que el tema puede tener algún recorrido y ser planteado al menos como una hipótesis.

  7. Bueno, pero esto del villarato ha terminado ya, no? Porque el Madrid ha tenido ayudas arbitrales brutales esta Liga, cosas de vergüenza ajena. Al igual que el Barça. Con lo cual aquí los que tenemos que bramar contra el establishment del fútbol español somos los que ni somos del Madrid ni del Barça sino convidados de piedra en vuestra corrupta bacanal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram