Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
La vesícula biliar de Diego Torres

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

La vesícula biliar de Diego Torres

Escrito por: La Galerna9 mayo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hola a todos. El Real Madrid está a un triunfo y un tropiezo (simultáneos) del FC Barcelona de proclamarse campeón de Liga. Es completamente inaceptable.

Y sin embargo es verdad. La pregunta no es "¿Dónde se va a meter toda la gente que se ha mofado del Madrid durante meses y meses, dándolo por desahuciado, si se consumara (o consumase) semejante tropelía, tamaño atentado a la corrección ?". No. Ésa no es la pregunta. La pregunta es "¿Dónde deberían estar metidos ya?" La realidad actual echa por tierra sus chanzas sañudas y su catastrofismo, sin necesidad de que todo finalice en un éxito -doble o simple- de los blancos.

El Real Madrid está a dos partidos de alcanzar la gloria más inopinada (doblete), el éxito más lapidario (sólo Champions, con la lápida cayendo sobre el Atleti por segunda y acaso definitiva vez) o el triunfo más intenso (sólo Liga, con miles y miles de personas deshaciendo huellas tuiteras del generalizadamente precipitado "una de ocho"). Hay una cuarta opción, claro: la opción de no ganar nada, la cual en este caso, a la luz del camino recorrido, es una nada perlada de algos teñidos de orgullo y esperanza, a saber: un equipo que recupera su esencia, el buen juego y la solvencia; un entrenador sobre el cual asentar un proyecto marcado por buenos augurios; un futuro que hoy miramos desde la confianza pase lo que pase ya, incluso si el desenlace final fuera esa nada que sería algo, esa nada que sería mucho. Sólo basta mirar atrás para calibrar la enorme diferencia en cuanto a estado de ánimo.

marca.750 (94)"Hasta el final", reza acertadamente la portada de Marca, en una primera plana que, por qué no decirlo, nos gusta en su enfoque y en su desglose de la realidad. Nos cuenta Marca que el Madrid está ahí, que el Atleti en cambio ha dejado de estarlo -el cholismo argüirá que este descabalgue de última hora viene a demostrar que la Liga estaba en efecto peligrosamente preparada para que la ganaran los blancos, tan sibilinamente preparada de hecho que cubrió las apariencias de tener terceros a los vikingos durante gran parte del tramo final del campeonato- y Arbeloa fue homenajeado por la grada y por La Galerna (esto último no lo dice Marca, pero aún tenéis en nuestros destacados gran parte de los textos que en las últimas horas le hemos dedicado al Espartano, desde Pepe Kollins a José María Faerna, pasando por Bengoechea y Fasltaff ).

Precisamente es la cobertura de ciertos medios al homenaje a Arbeloa lo que nos produce un íntimo disgusto y, si se nos permite, una íntima náusea.

as.750 (84)Ya veis: ni una sola palabra de tributo a Álvaro Arbeloa en la portada del diario As, que además se permite, en su edición digital, manipular unas declaraciones de Casillas en las que éste parece criticar (no lo hace) el que el club rinda al lateral un homenaje supuestamente mejor que el que él mismo recibió a su marcha. ¿Acaso hubo ocasión de que Iker recabase el aplauso del público, o de que se desplegara una camiseta gigante con su nombre, cuando su despedida tuvo lugar en verano y, por tanto, sin partidos en juego? La misma comparación enfermiza hemos leído hacer respecto a Raúl cuando las circunstancias fueron idénticas: también el 7 decidió su marcha en verano sin partidos en juego, lo que no fue óbice para que un tiempo más tarde tuviera en el Bernabéu el partido de homenaje que sin duda merecía... como sin duda lo merece y lo tendrá Iker. A todo esto, tanto el de Móstoles como el eterno capitán vieron cubierta gran parte de la ficha de sus nuevos clubes por parte del club de salida, lo cual no es exactamente lo que cualquiera entendería como portarse mal con el que se marcha.

Si las comparaciones son odiosas, las miserias lo son más. No tenemos más remedio que dejar de lado nuestra habitual ironía para señalar la ignominia de Diego Torres, otro reportero de Prisa que ha tenido la indecencia de llamar "maestro de la genuflexión" a Arbeloa por el hecho de haber dedicado una camiseta a Florentino Pérez, y por haber expresado en ella su agradecimiento. Es posible que haya que ser muy pero que muy ruin para no ser capaz de aparcar durante cinco minutos tus fobias antimourinhistas, antiflorentinistas y (probablemente) antimadridistas para desatar tu bilis sobre un jugador que se marcha del club de toda su vida, simplemente porque tú lo vinculas con Mourinho, con Florentino y (claro) con el Real Madrid. Es posible que haya que tener mucha pero que mucha podredumbre en la cabeza y en el alma para dedicar otros tuits sarcásticos hacia la figura del jugador mientras éste calienta para disputar sus últimos minutos en el estadio de su vida, ése al cual Diego Torres no tiene prohibida la entrada porque la ley (al parecer) le protege, pero del cual le querrían ver fuera muchos, muchísimos aficionados del Real Madrid que están harto de que entre en su casa para vomitar su bilis sobre los floreros y marcharse con su sonrisa de atorrante. Señor juez, no estamos llamando atorrante a Diego Torres, sólo decimos que su sonrisa parece la de una persona de esa condición, como no estamos llamando ruin a su persona: sólo señalamos que se comporta como el miserable más mezquino y canalla que jamás haya pisado la sala de prensa del Real Madrid, lo que sin duda le sitúa muy alto en el escalafón de tipos que han pisado el planeta Tierra y se han comportado como eso, como perfectos canallas (siéndolo o no, señor juez).

sport.750 (91)

mundodeportivo.750 (90)

Por último, os hacemos llegar las portadas de la prensa catalana, por si el próximo sábado a eso de las siete de la tarde procediera sacarlas a colación. "Vuelan hacia el título" es bonito recordatorio caso de no conseguirse un título (no digamos que vaya a pasar, pero puede pasar), aunque no nos produce la mitad de admiración que este comentario en Mundo Deportivo, un apunte que probablemente busca tranquilizar a sus huestes con dudoso resultado, pensamos: "Los blaugranas pueden ser campeones incluso perdiendo", en el caso, se entiende, de que no gane el Madrid.

Prueben a perder, prueben, prueben el sábado.

A ver qué pasa...