Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
VAR AVAR VOR, VOR VAR VARAVAR

VAR AVAR VOR, VOR VAR VARAVAR

Escrito por: Fred Gwynne11 febrero, 2019
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Se decidió un sábado por la noche, escuchando aquellas extrañas (a la par que sugerentes) palabras en la radio. Tenía que hacer un esfuerzo, saber idiomas siempre le podría abrir nuevos horizontes laborales y él llevaba ya muchos años estancado en su trabajo. La elección no le resultó nada fácil: era un idioma que hablaba muy poca gente, complicado, que le iba a exigir mucho más esfuerzo que el inglés o el francés, pero que a cambio le ofrecía un gran futuro. Todavía no estaba de moda, pero en pocos años tendría una gran demanda.

Al día siguiente, a media tarde, después de salir del trabajo, decidió acercarse a la academia de idiomas para pedir información.

-Buenos días.

-Hola, ¿en qué puedo ayudarle?

-Quiero aprender VAR.

-Estupendo, excelente elección, últimamente es un idioma muy demandado, no se arrepentirá, muchos alumnos acaban ganando más de 300000 euros al año.

Dos meses más tarde había realizado grandes avances. El inicio fue lo más costoso, no acababa de entender ciertos tiempos verbales y las preposiciones le traían de cabeza.

-Interpretativa gris, hay penalti, José Luis.

-Bien, está bastante bien, pero te falta conjugar el Ok con José Luis. Tienes que prestar más atención.

-Pero, ¿no había cambiado el protocolo Iturralde para los atributos y sufijos?

-No, lo siento, es transitiva fronteriza, cambia un par de veces por semana, menos en Canarias, que cambia una hora antes.

Está claro que la primera academia que empiece a dar clases de VAR se va a hacer de oro. Nadie entiende nada, es todo un galimatías sin sentido, una explicación de Iturralde, un tuit de D’Alessandro, un jeroglífico, un Roberto Gómez cambiando de pueblo y pregón sobre la marcha, una Piedra de Rosetta.

Entre la jugada de Benzema partiendo solo desde el centro del campo y la de Griezmann haciendo exactamente lo mismo (dos jugadas prácticamente calcadas, al menos desde la perspectiva de los que no dominamos esta inescrutable lengua) hay una diferencia que solamente una persona (desgraciadamente no todos estamos capacitados para los idiomas) es capaz de entender: Isaac Fouto:

“Es lógico que tú no lo entiendas, Arancha”

Ni Arancha Rodríguez, ni nosotros, pobres e incultos madridistas, entendemos nada. Ya está, aquí tienes mi explicación: cuelgo el teléfono en antena como un niño malcriado, pongo un tuit del que más tarde me avergüenzo y, si los argumentos se me terminan, remato con un tonto, friki, ultra o forofo, sin pensar que un profesional se gana el respeto respetando a los demás.

Es todo un despropósito. Hay tomas que aparecen y desaparecen, censura, Radio Pirenaica, planos que solo se ven en América, circulares que van y vienen.

Oyes a Iturralde diciendo que hoy no se pita una jugada, pero dentro de 80 partidos sí se pitará y mañana escuchas lo contrario. Ves cómo le dan un rodillazo en la cara a un portero y te dicen (este nuevo reglamento es cada día más inesperado) que no es falta. Hay penaltis que son interpretables como el de Vinicius y otros que no lo son como el de Varane. Te puedes tocar la cara y llamar cagón con el protocolo en la mano, pero no puedes hacer un ridículo corte de mangas. Todo es fronterizo, gris. El protocolo muta.

Ayer se queja un equipo (todos tienen derecho a hacerlo menos el Madrid), hoy otro saca un tuit y mañana otro más sacará un comunicado. Nadie se aclara. La pantalla del campo, que supuestamente estaba ahí para que los arbitrajes fuesen más justos, no se usa, es un elemento casi decorativo. Y si criticas el funcionamiento del VAR (el VAR bien aplicado en una herramienta maravillosa) eres un friki forofo que no ve más allá de sus narices.

Personalmente sigo confiando en el VAR y, aunque sé que en esto que voy a escribir voy contracorriente, sigo confiando en Rubiales y Velasco Carballo. No son Villar y Arminio. No lo son. Afortunadamente. Y creo que buscarán una solución (lo de las academias ya lo ha patentado La Galerna) a todo este sinsentido.

Muchos días, después de salir de clase de VAR, solía ir a practicar por El Retiro con otros dos alumnos.  Allí, paseando alrededor del estanque, sin las ataduras del profesor, se dejaban llevar, soltaban frases sin medida, a lo loco, disfrutando.

-Fronteriza, fronteriza. VAR AVAR VOR, VOR VAR VARAVAR.

-Más despacio, más despacio, protocolo colo colo.

Incluso se lanzaban y hablaban en VAR con gente que desconocía el idioma.

-¿Me pones un café?

-¿Solo? ¿Con leche?

-Zonagris.

-Haber empezado por ahí, guapo.

Ven, anímate, lábrate un futuro, apúntate a la Academia de VAR “La Galerna”. No te defraudaremos.

 

 

 

Fred Gwynne
Soy un hombre hecho a mí mismo. El problema es que me sobraron algunas piezas. SOL O CONTIGO. Persigo playas.

12 comentarios en: VAR AVAR VOR, VOR VAR VARAVAR