Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Valverde y Camavinga, en un sistema con dos incógnitas

Valverde y Camavinga, en un sistema con dos incógnitas

Escrito por: Fernando Pulpillo13 abril, 2022
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hay jugadores capaces de voltear dinámicas. Se acaba de ver, sin ir más lejos, en la exitosa eliminatoria ante el Chelsea. Jugadores que, por sí mismos, le cambian la cara a su equipo. Es lo que sucede en el Real Madrid con Fede Valverde y Eduardo Camavinga. Ocurre cuando uno de los dos pisa el campo y, sobre todo, cuando ambos coinciden sobre él. Seguramente el contraste también ayuda, pues Casemiro, Kroos y Modric son legendarios pero también son otra cosa, futbolísticamente hablando. Quizá otra cosa mejor pero, a fecha de 2022, la partitura blanca agradece esas nuevas notas que aportan uruguayo y francés. Además, ya han jugado en casi todas las combinaciones posibles: solos en un doble pivote, más sueltos con Casemiro de guardaespaldas, guiados por la batuta del director de orquesta Kroos, liderados por ‘Benjamin Button’ Modric, o en un mediocampo de cuatro en el que, normalmente, solo ha entrado uno de los dos. En cada una de estas opciones, ambos aportan cosas algo diferentes y ajustan sus roles en función de las necesidades del equipo, si bien sus cualidades son tan marcadas que siempre salen a la luz. Dicho esto, ¿qué pack de centrocampistas les potencia más? ¿Cuál es capaz, a priori, de destacar más sus virtudes y ocultar sus posibles defectos?

Se trata de dos futbolistas muy versátiles, que se acomodan a varios roles y desde todos ellos aportan físico y dinamismo con pelota

Fede Valverde Chelsea

Lo primero que hay que resaltar es que Camavinga y Valverde aúnan aspectos en común que el Madrid necesita sobremanera. Lo que más se está comentando es su capacidad física, quizá lo más obvio, pero también aquello que Kroos y Modric más agradecen. Sus piernas y pulmones permiten al equipo presionar más alto, hacerse más fuerte en los duelos individuales y correr en repliegue si las líneas se separan en exceso. Desde sus roles individuales contagian al colectivo. Sin embargo, hay otro aspecto del que se habla menos y que es, como mínimo, igual de fundamental: su energía con balón. Tanto por conducción -Valverde- y desborde -Camavinga- como por dinamismo al jugarla, ambos agilizan la fluidez del fútbol del Real Madrid. Reciben y sueltan en pocos toques, priorizan acciones verticales si pueden y tienen un golpeo lo suficientemente tenso como para que llegue rápido a sus receptores. Todo ello provoca que, cuando están sobre el terreno de juego, las posesiones puedan ser más dañinas.

Por otro lado, tanto Fede como Eduardo también adolecen aún de ciertos defectos que deben pulir. Más Camavinga, que lleva menos tiempo instalado en la élite, aunque quizá en ambos casos sea más justo hablar de “puntos de mejora” que de “defectos” como tal. En el caso de Eduardo, el más claro probablemente sea su impaciencia sin pelota. Es un jugador que salta mucho a encimar al poseedor de balón, lo cual le hace en ocasiones llegar tarde, con la consiguiente falta o, en el peor de los casos, dejando un espacio goloso a su espalda. En cuanto a Valverde, es probable que su incidencia en la organización de juego sea el factor en el que tiene aún más margen de mejora. Él sabe que si puede correr marca diferencias, pero también tiene calidad para involucrarse en la gestión del juego desde la base. Un rol que con Uruguay sí está exhibiendo más y en el que se atisba un potencial de crecimiento que puede y debe dar.

Juntarles amparados por Toni Kroos o Luka Modric llevando la manija parece el escenario ideal para que sus virtudes se potencian y sus posibles defectos pasen desapercibidos.

Por ello, en base tanto a sus cualidades como a estos puntos grises, hay dos combinaciones que, a priori, suenan con especial fuerza para llevarles al siguiente nivel. A gusto de quien escribe, un centro del campo de tres futbolistas, con ellos dos junto a Kroos o Modric parece el escenario ideal para sus intereses. Ya sea en una ecuación con Toni o Luka en el puesto de ‘5’, para gestionar la salida de balón y permitir a ellos estirar y apretar arriba, o en otra con Camavinga en ese rol más posicional y uno de los dos rubios con Valverde en los interiores, el fútbol de ambos se vería enormemente incentivado. Un Madrid con calidad para mover el juego y dominar con pelota, y también con un plus a nivel físico y de intensidad en duelos individuales que marca diferencias. Con Casemiro también han sido titulares pero esta elección de piezas les obliga a un rol en fase de creación de juego en el que aún no son pura élite y en escenarios con menos espacios pueden sufrir algo más. Sí son élite en muchos otros aspectos, por lo que, si se les acompaña de un compañero que comanden el timón, ellos pueden sacar a relucir toda su paleta de colores.

Ambos están para ya, lo demuestran sus minutos recientes en partidos de altura pero, especialmente, lo demuestra su personalidad. Juegan como auténticos jerarcas siendo todavía niños. Y eso en clave Real Madrid es un valor de peso. Fede Valverde y Eduardo Camavinga son las incógnitas del sistema blanco pero bien rodeados resultan no solo fáciles de despejar, sino que se convierten en soluciones del mismo. Sus presentes son tan estimulantes como necesarios, su fútbol conecta con el Bernabéu y no contar ya con ellos como protagonistas sería acortar innecesariamente el techo del Real Madrid que está por llegar.

 

Fotos Imago

¡Descárgate B+ y comenta este artículo!

Comenta y Participa con B+

11 comentarios en: Valverde y Camavinga, en un sistema con dos incógnitas

  1. Fernando estoy muy de acuerdo contigo. Fede además tiene la titularidad de la selección uruguaya , donde junto a Rodrigo Bentancur ( hoy en Tottenham oportunidad) son novel pareja de jugones y buena marca. Toda experiencia está asentando a Fede como jugador top. Hay que recordar que viene jugando hace tiempo cada 3 días sin descansar( Uruguay se jugó la clasificación al mundial) y Fede no está rindiendo a tope como a él le gustaría. Igualmente creo que está ya pronto para la titularidad del mejor equipo del mundo. Saludos desde Montevideo.

  2. Fede fue un titular para Zidane en todos los grandes partidos de la Champions. Es un jugador ultramoderno. Uno de los mejores del mundo. Pero no juega en la posición de Kroos, que es el más debile de la "CMK". Kroos ya no juega a un toque. Siempre para, mira al lado, gira y da un pase sin profundidad. Eso facilita la vida de los adversarios. Camavinga es todo lo contrario: siempre vertical, juega a un toque como en el gol de ayer donde la pasa rapidamente a Vini (si es Kroos , no la pasa en primera intención). Pero Camavinga aun no puede ser titular porque tiene defectos tacticos muy serios en las fases defensivas. Es normal en su edad. Con lo qual me parece que el Madrid deve ir al mercado buscar un jugador top para la posición de Kroos, pero que no sea muy joven para no ser un problema en la progresión de Camavinga. Un perfil Milinkovic-Savic.

    1. Yo también creo que para el futuro, tanto a Fede como a Cama les vendría bien un jugador más organizador y posicional cerca.

  3. Tchouameni es la pieza que debe cerrar el círculo. Si, como parece, llega Mbappé no esperen verle mucho defendiendo como Vini por su banda así que el centro del campo tendrá que ser un muro.
    Mbappé, Tchouameni, Rüdiger y un lateral derecho decente. No hace falta más.

    1. Físicamente seríamos intratables. Sí creo que quizá faltaría un puntito de creación de juego desde atrás. Perfil Kroos, vaya.

  4. Buen análisis. Y lo más importante, están mamando de la épica, se están impregnando de madridismo. Hay futuro para largo con estos dos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

homelistpencilcommentstwitterangle-rightspotify linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram