Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Un Madrid abusón

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Un Madrid abusón

Escrito por: La Galerna25 agosto, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

 

Hola a todos. El Madrid arrasó en los premios de la Gala de la UEFA de un modo que da incluso un poco de apuro, como cuando de pequeños ganábamos carreras de bici contra primos menores que nosotros y que además gastaban ruedas mucho más pequeñas. La superioridad actual del Real Madrid sobre todos sus rivales europeos es tan manifiesta que la comparación no nos resulta pedestre. Cristiano ganó dos premios a falta de uno, el de mejor delantero y el de mejor jugador, que es una cosa que recuerda un poco a esas ceremonias de los Oscar en las que coinciden el galardón al mejor director y a la mejor película.

-La verdad, no me sorprendí al ver que me nombraban por segunda vez. Si soy el mejor director habré hecho la mejor película, ¿no?

Aquí no es exactamente igual porque el mejor jugador de la temporada pasada podría haber sido el mejor lateral derecho, pero resulta que el premio gordo recae casi por definición en el mejor artista del gol, que es la unidad de medición en el fútbol como el plano lo es en el lenguaje cinematográfico. Cristiano arrasó en estos Oscars que nos sirvieron para saber también, por el mismo precio, que nuestros rivales en el grupo de Champions de este año serán Dortmund, Tottenham y Apoel, lo cual revela una profunda caída en el rendimiento de nuestro departamento calientabolas sin que este descenso llegue tampoco a inquietar.

Cristiano no dio opción a nadie más que a su propio mito, un poco como Spielberg con Schindler en 1994. La lista (la de premiados, no la del empresario benéfico) incluye otros madridistas, pero vale la pena detenerse en el doble entorchado del portugués, ese coloso al que nadie se aproxima ni por asomo, al que nadie se aproximará ni por asomo y que tuvo además hermosas palabras para el club que le paga, desterrando por si hiciera falta cualquier mal ambiente que pudiera derivarse de aquella serpiente veraniega alimentada el mes pasado por A Bola (¿y por Cristiano?: seguramente sí).

Pues sí. Rey de la Champions y rey del mundo. "Estoy feliz de estar en el Madrid". Feliz, debería quizá añadir, a pesar de la persecución del villarato en su versión más sarnosa que es la versión post-carcerem, persecución contra dicho club y contra él que se acaba de ver plasmada en una sanción por 5 partidos que ni siquiera se vio reducida a 4 a causa de la manifiesta injusticia de la expulsión a la que dio pie su caricia o toque (nos negamos a llamarlo empujón) sobre la espalda del árbitro De Burgos.

Pero Cristiano no fue el único madridista que triunfó ayer en la Gala de la UEFA. Hablamos de un Madrid abusón que arrasa allá donde va y que se come el bollicao del más pintado dejándolo en lacrimógenas súplicas por la presencia de mamá. Mamá es Villar y, aunque orange sea the new black, De Burgos es el nuevo Clos.  Así que mamá todavía decide mucho y ya viene al rescate. Pero ni siquiera mamá es suficiente ahora, de tan pronunciada como es la superioridad de ese bully gentil (si cabe la paradoja) en que el Madrid se ha convertido.

Poderío, sí. Modric, mejor centrocampista. Ramos, mejor defensa. No ha ganado Keylor porque estaba Buffon y no ha ganado Chendo porque no hay premio al mejor delegado. A Can Barça, entretanto, parece llegar cierto alivio con el fichaje de Dembélé, que se da por seguro. 105 millones + 45 en variables por un excelente jugador que, no obstante, marcó 6 goles en toda su campaña anterior en el Dortmund. Hemos dejado sendos mensajes en los buzones de voz del obispo de Barcelona y de Sor Lucía Caram, a quienes deseamos preguntar sobre este particular y su relación (si la hubiere) con el hambre en el mundo. A buen seguro que pronto nos responden, y no dudéis que os haremos partícipes de su -sin duda- enérgica protesta.