Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Tratado de arquitectura

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Tratado de arquitectura

Escrito por: La Galerna22 mayo, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Fue el arquitecto Mies van der Rohe quien fijó para la historia la frase "menos es más", según la cual la mínima expresión de elementos compositivos, la limpieza de las líneas rectas y la claridad de los espacios abiertos bastaban y sobraban para que una casa (y, por extensión, el arte en general) alcanzara su máxima virtud: la de servir de sana acogida a sus ocupantes y al mundo exterior que los circundaba, en un ejercicio de relación siempre en acto. Un formidable ejemplo de esta tesis fue el pabellón alemán que el propio van der Rohe diseñó con motivo de la Exposición Universal de Barcelona en 1929, hoy sede de la Fundación Mies van der Rohe en la Ciudad Condal.

Marca Portada Fútbol por bandera 22.05.16Podría decirse que hoy Marca quiere expresar con su portada aquella enseñanza del arquitecto alemán, centrándose nada más que en el fútbol y destacando que ese "nada más" ya es mucho, tanto como precisamente una casa que acoge a sus protagonistas (esta noche los dos equipos y las dos aficiones que disputan la final de la Copa del Rey) y al entorno que los circunda (el resto de aficionados a este deporte y aun no aficionados, cada uno con sus preferencias y su nivel de implicación, pero todos más o menos concernidos en un evento de tal relevancia). Al respecto es especialmente notable la importancia decisiva que otorgaba van der Rohe a los ventanales de sus construcciones, grandes vanos de luz por donde entraba, a través del sentido de la vista, todo lo de fuera, dotando a sus casas de un espíritu de acogida que también el fútbol expresa a su modo.

Así que "el fútbol por bandera", dice Marca, que casi es lo mismo que decir "el fútbol sin banderas", o solo con aquellas que tienen que ver directamente con el fútbol, con los distintos equipos que compiten y nada más (y nada menos). Por supuesto que todo acto es político, pero no se equivoquen; esto no quiere decir que deba ser un ejercicio, digamos de tosca política profesional (en demasiadas ocasiones, justamente lo más alejado del sentido noble y amplio de lo político). Al contrario. Lo político -ya lo dijeron griegos insignes- es fundamentalmente el arte responsable de ejercer la cuidadanía, y ello tiene indisociable vínculo con la ética, con el respeto, con la tolerancia, con las virtudes, con eso que se solía llamar buenas maneras, no ombliguistas por definición. En resumen y ya que hablamos de casas, lo político es no ir a casa de nadie con la firme intención de molestar, sino de sentirse acogido y de acoger, aun en las diferencias. En definitiva, tal vez prohibir banderas sea un acto torpe, errado e improcedente (ay, la política profesional), pero no sabemos si más que el hecho de no atender la máxima de van der Rohe que hoy Marca parece remedar en su portada.

Sport Portada Más que una copa 22.05.16Pero no. Pese a tener aún de pie la citada casa de van der Rohe en Barcelona (vayan a visitarla cuando puedan), el Sport mira para otro lado, en concreto exactamente para su ombligo. "Más que una copa", dice su titular, acompañado por el baño de color de las banderas catalanas difuminadas al fondo en la grada del Camp Nou. Ya ven, galernautas, todo es lo mismo, nada es importante por sí solo, sino solo si está puesto al servicio de unos ideales territoriales, nacionales o como quieran ustedes llamarlos. Sus ideales, solo de ellos y nada más que de ellos, sin la más mínima atención a aquello tan básico de mirar al otro si es que de política hablamos. Como si el mero fútbol no fuera ya suficiente y aun mucho, como si en lugar de una fiesta inclusiva y una disputa en buena lid tuviera que ser un espacio de fricción por asuntos no futbolísticos, el enésimo espacio de fricción que un ciudadano mínimamente sensible tiene que soportar. La casa de van der Rohe tapia sus ventanas y no mira ya hacia fuera. Todo lo importante está dentro.

Reconocemos nuestra pereza. Tal vez la misma pereza que pueden sentir no pocos aficionados culés que, incluso en Cataluña, no se sienten representados por el más allá político que en demasiadas ocasiones el més que un club se empeña en poner en primer plano. "Más que rabia dan tristeza", cantaba Aute en aquella mítica canción titulada La belleza, y disculpen si pensamos que eso de la belleza no es solo cosa del arte, no es solo cosa de la citada casa abierta de van der Rohe, sino también del acto político bien entendido.