Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Opinión
Te quisimos

Te quisimos

Escrito por: Quillo Barrios17 junio, 2015
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Hace unos días, en Twitter, algunos desvelamos que éramos fans de Iker Casillas en el pasado. Era una manera de reconocer que algo cambió, pero no fuimos nosotros. Todo se cayó como un castillo de naipes, aunque lo cierto es que uno no sabe cuándo empezó tal derrumbe ni por qué. Lo único cierto es que Casillas ya no es uno de los nuestros.

Hay quien dice que la culpa fue de José Mourinho por hundir la carrera de una leyenda. Otros, sin embargo, pensamos que la leyenda se hundió sola al no aceptar ser uno más. Debe ser complicado dejar de ser único, pero Iker Casillas no entendió que él pertenece al Real Madrid y no al revés. Pasó de enamorar a traicionar.

Como madridista, duele ver al capitán de tu equipo poniendo a la selección por encima de todo o conservando sus amistades dentro de la prensa a base de puñaladas al club. Llegó un momento en el que a Casillas solo le pedíamos lealtad, y ni siquiera eso fue capaz de darnos. ¿Tanto suponía no fallar a esos que nunca te fallaron?

iker casillas con 18 años

Iván Ferreiro tiene una canción que dice que "el equilibrio es imposible cuando me hablas de nosotros dos". Casillas se debió quedar con lo crudo del mensaje en lugar de profundizar en él. Se empezó a sentir despechado porque en su entorno le decían que Florentino tenía un amante portugués con el que iría tras dejarle a él. De lo que no se dio cuenta es que el Real Madrid -y nosotros- también está por encima de presidentes y jugadores.

Alguien me dijo una vez que hay que quedarse con lo positivo de las cosas cuando una historia termina. Quizá lo haga el día que Casillas decida irse, pero lo cierto es que, hoy por hoy, navego entre el caos que él mismo ha provocado y no pretende frenar. Le ha hecho tanto daño a algo que quiero que me resulta imposible perdonarle. Y él, siendo realistas, no se arrepiente de nada.

Pero te quisimos, Iker. Te quise, vaya. Por cómo eras, por cómo parabas. Por aquella inolvidable noche de 2002 en Glasgow o aquellas -muchas- tardes en las que salvabas al Real Madrid y tu tímido gesto invitaba a que la cámara no te enfocase. Te quisimos porque nunca buscabas ser protagonista y siempre querías que lo fuera el escudo. Te quisimos porque fuiste el mejor y negarlo ahora sería de necios. Pero ya no te queremos. Porque no eres el mejor y no quieres que el escudo sea lo primero. Algo o alguien te hizo ver que tú eras el más grande. Y caíste. Caíste en un pozo del que solo saldrás para abandonar el Santiago Bernabéu por una falsa puerta que no esperabas ver abierta para ti.

Quizá en el futuro mires hacia atrás y te arrepientas de todo aunque en alguna entrevista bajo un larguero digas que no. Será demasiado tarde y los que te pusimos la cruz no abriremos nuestros brazos como si no hubiera pasado nada. Y a ti te dará igual porque tendrás tus millones, tu familia, tu gente y no necesitarás que cientos de desconocidos estén ahí aplaudiéndote. Te dará igual, sí, pero al menos nosotros tendremos la conciencia tranquila.

Pucelano de nacimiento y amante del Real Madrid. Asegura tener la virtud y el defecto de decir siempre lo que piensa. Siempre situará a Zinedine Zidane por encima del resto. Mourinhista, no cree en la objetividad y sueña con ver a su equipo levantar otras diez Copas de Europa. @quillobarrios

11 comentarios en: Te quisimos