Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Somos todos estúpidos

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Somos todos estúpidos

Escrito por: La Galerna11 octubre, 2016
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

Buenos días, galernautas. Ya lo cantaba Sparks. Somos todos estúpidos. Somos estúpidos por muchas razones, pero sobre todo porque nos tragamos la campaña de desagravio (desagravio al máximo agraviador de la vida pública nacional española, con perdón) que montó TODA la prensa en sus versiones online, por tierra, mar y aire, durante la jornada de ayer, así como la que prosigue hoy sobre el papel que a esta hora tenéis ya apilado en vuestras quioscos favoritos, queridos amigos.

Somos todos estúpidos porque no sabemos distinguir. Somos imbéciles porque se nos ocurre que si yo recorto las mangas de una camiseta es para evitar a toda costa ponerme su equivalente de manga corta, a la sazón completamente a mi disposición. Pero como somos todos idiotas, aparece el protagonista del asunto poniendo morritos y demostrando que no hay nada que le sobre a la camiseta de manga larga como para tener que recortar dicha manga, y a pesar de todo seguimos siendo tan imbéciles que mantenemos que el problema no es lo que le sobra a la camiseta de manga larga sino lo que le sobra a la de manga corta, tanto le sobra que preferimos cortar la de manga larga a optar por la solución por la que optaría cualquiera, esto es, ponernos la de manga corta.

Y somos tan completa y rotundamente idiotas, idiotas malintencionados en este caso, que hacemos como si lloviera sobre mojado cuando en el fondo todos sabemos que el protagonista del asunto tiene un inmaculado historial con la Selección y fuera de ella. Piqué ha sido siempre ejemplar con la selección, dice Relaño, director del medio barcelonista que se publica en Madrid, y como somos todos rigurosa y pormenorizadamente imbéciles borramos de inmediato de nuestras memorias el filardo sobre la nuca del Vicepresidente de la Federación en plena celebración de un Mundial, o el asqueroso juego de palabras ante los micrófonos para referirte a un compañero de éxitos en la trayectoria de España. Como somos todos idiotas, por ende, sabemos que la vida consta de compartimentos estancos y que, de cara a la selección, nada importa lo que hagas mientras no lo hagas con la camiseta de la Roja. Así, eres perfectamente respetable y por tanto seleccionable si tratas de humillar públicamente a tu gran rival una y otra vez siempre y cuando no lo hagas con la camiseta de la Roja. Mientras no lo hagas con la camiseta de la Roja, en nada debe afectar a tu seleccionabilidad el que insultes a diestro y siniestro porque tú eres "así". Piqué es "así" y nosotros somos también "así", queridos amigos, con la particularidad de que nuestro "así" es un "así" completamente distinto al "así" de Piqué. El nuestro, amigos, es el "así" de los imbéciles, mientras el "así" de Piqué es el "así" de quien no ya ejerce el perenne acto de tirar la piedra y esconder la mano, sino que además se dirige a continuación a la casa de socorro para decirle al apedreado, mientras le dan los correspondientes puntos en la cabeza, que de qué se cree que va, que si no ha reparado en el gran esfuerzo y "compromiso" requerido para coger la piedra del suelo y lanzarla por el aire, que quién se cree que es él para dudar de ese "compromiso" y que está harto, harto de que dudes de él y manches su inmaculada reputación dejándote dar esos puntos en la cabeza.

-Estoy harto. Dentro de dos años volveré a esta casa de socorro para decirte que no pienso volver a ajuntarte. Ya tenía pensado hacerlo, no creas, no es un calentón. Y ahora, por favor, agradéceme como es debido mi ejemplar compromiso o me voy a enfurruñar muy mucho. Y dime cosas como "Chapeau" para que además de imbécil seas un hortera de manual.

sport-750mundodeportivo-750No sólo "Chapeau" para Piqué sino también "Corte de mangas" por el mismo precio. ¿Corte de mangas para quién?, nos preguntamos con un atisbo de ingenuidad.

-Corte de mangas para todos vosotros- no dice pero sí aclara implícitamente Piqué a esta hora, muerto de risa ante estas portadas pero sobre todo (ay) muerto de risa ante el desagravio histérico de las portadas de Madrid. No te vayas, Piqué, no te vayas. Por favor, por misericordia, por amor de Dios: no te vayas. Perdónanos, Gerard, porque no sabemos lo que hacemos. Te mimaremos, te trataremos bien. No nos dejes, amor nuestro. No sabemos vivir sin ti. Mira, mira lo que te anunciamos en la parte superior de la Ouija como primer eslabón de la larga cadena de desagravios que plantearemos para que nos veas con otros ojos.

as-750Cariño, Gerard, cariño. Te daremos todo el cariño necesario para que olvides esta nueva, imperdonable muestra de ingratitud por nuestra parte. Pero no te lo daremos de manera desorganizada, sino como parte de una "estrategia" (¡estrategia!) "desplegada" (¡desplegada!) para hacer que vuelvas a querernos por mucho que sepamos no merecerlo, Gerard.

Dentro de que todos somos imbéciles, algunos somos más imbéciles que otros, y dentro de ese apartado destacamos sin duda alguna los madridistas, que no solo nos ponemos en fila para desagraviar de rodillas -al alimón con MD, Sport, As y Marca- a nuestro amado Gerard, sino que cedemos amigabilísimamente a la misma Federación que va a "desplegar" una "estrategia" de "cariño" a Piqué a nuestro capitán Sergio Ramos para que nos lo devuelva lesionado para mes y medio, justo a tiempo para reaparecer... con España.

marca-750"Otro roto para Zidane", sí, pero como somos idiotas no nos importa. No nos importa ni siquiera que Marca se una a la campaña de desagravio a Piqué. Ay, cómo lució marca.com todo el día de ayer en su "despliegue" de "cariño" al marido de Shakira. Hoy, recuadrito a modo de recordatorio. "Confianza en que Piqué dé marcha atrás". Sí, por favor, da marcha atrás, Gerard. Ponte la camiseta que te guste y como te guste, pero da marcha atrás, amor nuestro. Aunque sea, haz una marcha atrás diferida, como diferido fue el adiós de ayer. Di, por ejemplo, que en 2018 dejarás la selección para retomarla al día siguiente, y que seguirás con nosotros dos años más (2020) pese a que no nos lo merecemos. Di si quieres "hasta 2020 pero ni un minuto más". Lo abrazaremos con arrobo, aunque, claro, nos parezca insuficiente.

Somos todos estúpidos, queridos amigos. Pasad un gran día en vuestra (nuestra) idiocia.