Las mejores firmas madridistas del planeta
Inicio
Portanálisis
Sin Aytekin no hay paraíso

Portanálisis: "Una mirada irónica sobre la prensa deportiva diaria"

Sin Aytekin no hay paraíso

Escrito por: La Galerna12 abril, 2017
VALORA ESTE ARTÍCULO
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas

El portanalista guarda un minuto de silencio antes de escribir el artículo de hoy. En su cabeza aparece la imagen de Lobo Carrasco celebrando que al Barcelona le tocase la Juventus en cuartos de final. Esboza una sonrisa. Después recuerda aquella mítica portada de 'Sport' diciéndole a Messi que caminar es de genios. Otra sonrisa. Y se acaba el minuto de silencio. Pone 'Youtube' para refrescar la memoria y ahí está Dybala, al que quería el Barcelona para ser el nuevo Messi, haciéndolo mejor que Leo y triturando a la defensa blaugrana. Mathieu parecía un alevín y Mascherano llegaba tarde incluso para cometer penalti, aunque bien es cierto que el argentino, un auténtico reloj para estas cosas, logró hacer uno, pero no lo pitaron. Con el 3-0 ya luciendo sobre Turín, gol mal anulado a Cuadrado porque las remontadas, si son con polémica, cuanto antes empiecen, mejor.

Y aquí estamos, juntando letras en el bar esperando que los culés pidan el VAR para que el resultado quede 4-0. En lo que nos traen el café iremos sumando frases para disfrutar de este miércoles negro en Barcelona. Se ha acostumbrado el equipo de Luis Enrique a salir humillado en Champions League y tener que recurrir a le épica, que en su caso se llama "árbitro desconocido para que pase de todo y nada a la vez". Fue Aytekin contra el PSG y ya veremos quién se come el marrón ante la Juventus en el Camp Nou. Sea como fuere, lo ocurrido en Italia sirvió para demostrar que sin el mencionado Aytekin no hay paraíso. Ni penaltis fantasmas. Ni nada de nada. A Luis Suárez le trataron como si fuera el chico nuevo del patio. Ni un metro, ni una broma, nada de nada. Chiellini le devolvió el mordisco con un partido memorable y un gol que puede valer su peso en oro. Mientras la 'Vecchia Signora' celebraba, la MSN agachaba la cabeza y aguantaba el chaparrón.

En 'Sport' ya meten con calzador la palabra "milagro", aunque reconoce que el Barcelona protagonizó "otro partido nefasto". Menos mal que lo dicen ellos. Nadie se había dado cuenta. "Faltó intensidad", escupió Luis Enrique en lo que es un dardo clarísimo hacia sus jugadores. Pero olvidadlo, eso sólo lo hacía Mourinho cuando entrenaba al Real Madrid. Si lo dice Luis Enrique es porque es verdad y la verdad se inventó en el entrenamiento de los miércoles en La Masía.

Cómo fue el baño que ni siquiera Lobo Carrasco le puso un pero a la victoria de la Juventus. Con lo romántico que es él y lo que le gusta el pensamiento único, este martes guardó silencio y hasta tiró de contragafe intentando que el movimiento nacido en Twitter salvase al Barcelona de un nuevo ridículo. Pero no pudo ser. Los culés no tienen a Petrelli. Y eso, en noches como la de ayer, se nota.

Menos mal que todavía queda la vuelta y en Can Barça pensarán que donde hubo 6-1 habrá 4-0 y donde pisó Aytekin crecerán la hierba y los milagros. Aunque 'Mundo Deportivo', por ejemplo, no se muestra muy optimista, al menos de momento, de cara al choque de vuelta. Un atraco histórico ya es mucho, por lo que dos sería para hacer las maletas y huir. Pero esto es el Barcelona y la última palabra la tiene el del silbato. O Piqué en Twitter, aunque últimamente escribe poco.

En Madrid, mientras tanto, la mirada puesta en ese partido contra el Bayern Munich que suena a final anticipada. Xabi Alonso y Carlo Ancelotti se reencontrarán con el equipo que les hizo levantar su última Copa de Europa. Todavía está fresco aquel 0-4 de 2014, aunque seguramente el choque de esta noche no tendrá nada que ver con el vivido por aquel entonces.

Así todo, y dejando a un lado el tono desenfadado del Portanálisis, queremos mandar un fuerte abrazo a la plantilla del Borussia Dortmund, que se quedó a muy poco de la tragedia en la tarde de ayer. Aquí no existen los colores, por lo que desde La Galerna esperamos que el susto se quede en eso y no se vuelvan a repetir escenas de miedo e incertidumbre como las vividas.